Clío al Desnudo

Retomar a Marx en el Siglo XXI en pos de una Historia Crítica

Por Luis Arturo Sosa Barón*

Sólo tiene derecho a encender en el pasado la chispa de la esperanza aquel historiador traspasado por la idea de que ni siquiera los muertos estarán a salvo del enemigo si este vence…
Walter Benjamín, “Sobre el Concepto de Historia”

A la memoria de José Barrón Cardona

EL PASADO martes 14 de marzo se cumplieron 134 años del fallecimiento del pensador alemán Karl Marx, y para conmemorar a uno de los más grandes pensadores de la historia, el Movimiento Comunista Mexicano Sección Aguascalientes organizó una mesa de ponencias a la cual fui invitado, y en donde presenté un texto titulado: “Karl Marx y la Historia, ¿Sigue Siendo Vigente el Materialismo en el Análisis Histórico?” lo cual me permitió volver a reflexionar no sólo sobre la relevancia del pensamiento de Marx y del Materialismo Histórico, sino de la importancia de la historia para la humanidad, y en específico, una historia crítica.

¿POR QUÉ volver a reflexionar en torno a Marx y a la historia crítica? Bueno, más allá de que siempre las conmemoraciones son un momento idóneo para hacer reflexiones en torno a la historia, es importante entender que la historia, como ciencia que estudia al ser humano en sociedad a través del tiempo nos permite entender nuestra realidad al cuestionar el desenvolvimiento de los hechos actuales, lo cual sólo se puede lograr a través del buen ejercicio de la historia critica, que a su vez va de la mano del Materialismo Histórico, pero vayamos por partes.

EN PRIMER lugar, ¿qué podemos entender por una historia crítica? Es todo aquel ejercicio de reconstrucción del pasado que nos permite entender el desarrollo del presente a la vez que nos da herramientas para construir y modificar la realidad social en la que vivimos, para lo cual hay que seguir una serie de siete lecciones: 1) La consolidación y construcción de una historia científica, 2) Concebir la historia en todas sus dimensiones y temáticas como una historia social, 3) Toda historia debe concebirse materialista, 4) Tomar en cuenta la relevancia de los hechos económicos sin caer en un determinismo económico, 5) Desarrollar la capacidad de análisis desde la “totalidad”, 6) Enfocar los problemas históricos desde la dialéctica; finalmente el séptimo punto no es más que la construcción de la historia crítica a través de los puntos anteriores. (1)

COMO SE puede apreciar en las siete lecciones extraídas del Antimanual del Mal Historiador, la construcción de una buena historia crítica va de la mano con el Materialismo Histórico, ya que, retomando a Aguirre Rojas:

Friedrich Engels y Karl Marx, padres del Materialismo Histórico

Friedrich Engels y Karl Marx, padres del Materialismo Histórico

“[…] ES CLARO que ha sido Marx el que ha sentado los fundamentos de la historia crítica, tal y como ahora es posible concebir esta última, y tal y como ella se ha ido desarrollando a lo largo de los últimos ciento cincuenta años. Ya que no existe duda respecto al hecho de que, después de Marx y apoyándose en mayor o menor medida en el tipo de historia crítica y científica que él ha promovido y establecido, se han ido afirmando, a lo largo del siglo XX”. (2)

AHORA, EN segundo lugar, ¿Qué podemos entender por Materialismo Histórico? Bien pues es el termino conceptual con el que se denomina a la concepción de la historia desarrollada por Marx y utilizada por él y Engels para comprender precisamente el desarrollo de la misma, el cual consiste en que la explicación de la historia debe tener como punto de partida conceptos referentes a la base material de la sociedad y al conjunto de las relaciones sociales, las cuales, para Marx, se dividen en materiales e ideológicas siendo estas últimas la superestructura de las primeras. Con esto, Marx abandona los razonamientos hegelianos dando una estructura diferente a la Historia, en donde las relaciones de producción determinan la marcha de la historia partiendo de una forma comunitaria primitiva hasta una sociedad futura que se denomina comunista. (3)

EN ESTE punto cabe mencionar que al referirnos al Materialismo Histórico no lo hacemos desde la acartonada postura de los marxistas-leninistas, sino desde una postura crítica, como bien lo ejemplifican las palabras del doctor Josep Fontana:

“[…] EL MATERIALISMO histórico no es, como quiere la fórmula demasiado esquemática de Lenin, la suma de la filosofía clásica alemana, la economía política inglesa y el socialismo francés, unido a las doctrinas revolucionarias francesas en general. Como lo demuestra el hecho de que su acta de nacimiento se establece a través de una serie de trabajos en que Marx y Engels se separan explícitamente de los jóvenes Hegelianos, y que una de sus principales tareas posteriores va a ser la negación de la economía política inglesa”. (4)

HASTA AQUÍ podemos entender que el materialismo histórico es una corriente estrictamente política, en la que se recurre a la revisión del pasado a través de la historia, la crítica de la economía como forma de entender el presente y la militancia política como forma de asegurar el futuro, además de que en La Ideología Alemana (1932) se explican los conceptos básicos del materialismo histórico en dónde vemos un:

“[…] MARCO materialista aportado por Marx y una concepción de los estudios históricos que constituye la contribución de Engels… [Además de que] el desconocimiento que de este texto se tuvo hasta 1932 impidió que los fosilizadores del marxismo pudieran reflexionar a tiempo… sobre el uso que debe hacerse de sus esquemas generales…”. (5)

A LO QUE se refiere el historiador español es por un lado reducir la obra de Marx a un economicismo que determina pero no explica, y en segundo lugar a una abstracción sobre una filosofía de la historia aislada de la reflexión en torno a la influencia económica. Ya que, de esta forma: “[…] el método materialista se volvía contraproducente si, en lugar de adoptarlo como hilo conductor del estudio histórico, se usaba como esquema fijo e inamovible con el cual clasificar los hechos históricos”. (6)

AHORA QUE ya tenemos idea de qué es lo que se quiere decir al hablar de historia crítica y Materialismo Histórico, es momento de resolver la pregunta formulada al principio de estas líneas: ¿Por qué volver a reflexionar en torno a Marx y a la historia crítica? O mejor aún ¿Por qué retomar a Marx? Bueno, repasemos un poco: sabemos que la historia tiene la función de ayudarnos a entender el presente recurriendo al pasado para resolver preguntas y obtener herramientas críticas para mejorar la realidad social, lo que puede interpretarse como actuar en pos del futuro, a su vez entendemos que esto se logra a través de la historia crítica, la cual para serlo necesita recurrir a la concepción de la historia propuesta por Marx a la que se le denomina Materialismo Histórico, bien, pues para responder la pregunta formulada, hay que formular una más, ¿Cuál es el panorama actual en el Mundo?

A NIVEL internacional vivimos un contexto que salvando proporciones, recuerda al periodo de entreguerras del siglo XX, (7) en donde gracias a una serie de crisis económicas –destacando principalmente la de 2008–, sociales y políticas vemos el resurgir de grupos de ultraderecha que se empoderan a través de recursos supuestamente democráticos, véase el caso de Macri en Argentina, Trump en Estados Unidos, Le Pen en Francia, Viktor Orbán en Hungría y Beata Szydlo en Polonia, todo esto a través del resurgir de un nacionalismo recalcitrante lo que a su vez ha permitido que la disputa por el poder colonial se transfiera hacia oriente representado por el Grupo BRICS, que por más que su discurso sea antisistema, en la realidad sólo se trata de la disputa por el control de recursos.

A NIVEL nacional vemos que tanto el Senado como la Cámara de Diputados están discutiendo una serie de leyes como la de Seguridad Interior, las reformas a las Leyes Laborales, la Ley General de Archivos, que en conjunto representan un retroceso político en México, y todo mientras tienen el descaro de conmemorar el centenario de la Constitución de 1917, la cual en su momento se destacó por ser la más avanzada en cuanto a reivindicación de derechos, como los laborales, los de educación y los de la cuestión agraria, mientras que a nivel local, los grupos conservadores salen a las calles a manifestarse en contra de los derechos humanos, los cuáles han sido obtenidos mediante la lucha social.

AHORA BIEN, ¿por qué retomar a Marx en pos de una Historia Crítica? Porque “[…] mientras el capital siga oprimiendo a millones de individuos, mientras sus guerras, sus tropelías y sus orgías continúen manteniendo a la mitad de la población mundial en la pobreza extrema, Marx seguirá vivo, porque ofrece una crítica radical a esta situación y continúa indicando a los hombres que el porvenir está, si ellos lo desean, en sus manos”. (8) Y para conseguirlo, basta con voltear hacia la historia, pero hacia la buena historia crítica.

Notas

El presente texto es un pequeño extracto adaptado de mi ponencia: “Karl Marx y la Historia, ¿Sigue siendo vigente el Materialismo Histórico en el Análisis Histórico?, además de que en el presente abordo aspectos que no toqué en el texto referenciado.
1. Aguirre Rojas, Carlos Antonio, Antimanual del Mal Historiador o ¿Cómo hacer hoy una buena historia crítica?, México, Contrahistorias, 2011. En este pequeño manual, el teórico Carlos Aguirre Rojas nos da las pautas que debe seguir un historiador que pretenda ser crítico, en especial el capítulo III titulado: “En los orígenes de la Historia Crítica”. Recomiendo ampliamente su lectura.
2. Ibídem, p. 42.
3. Cabe mencionar que el concepto como tal fue acuñado por el marxista soviético Gueorgi Plejánov.
4. Fontana, Josep, Historia: Análisis del Pasado y Proyecto Social, Barcelona, Austral, 2013, p. 139.
5. Ibídem, p. 144.
6. Ibídem, p. 147.
7. Se conoce como periodo de entreguerras al que va de 1919 a 1939 en el que principalmente por la crisis económica generada a raíz del crack de 1929 permitió consolidar en Europa y otras partes del mundo movimientos de ultraderecha, destacando el Fascismo en Italia y el Nazismo en Alemania.
8. Pérez Cortés, Sergio, Karl Marx. Invitación a su lectura, México, Universidad Autónoma Metropolitana, 2010, p. 12.

*Historiador, entre sus líneas temáticas de interés se encuentran: La Historia Social, Cultural, la Historiografía y la Teoría de la Historia. luis.arturo.sbh@gmail.com

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *