Conacyt Presume Vacuna Patria, Pero Ignora Otros Cinco Proyectos de Vacuna Desarrollados en México

Fotografía relevante a la nota.

El canciller Marcelo Ebrard es quien está coordinando los seis proyectos de vacuna contra covid-19, incluido el de Avimex, a través de su consultora científica, la química Esther Orozco Orozco (Foto: Mario Jasso/Archivo/Cuartoscuro)

Ciudad de México (apro).— Durante la conferencia mañanera de este martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador, junto con la directora del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), María Elena Álvarez-Buylla, solamente reconocieron el proyecto de vacuna mexicana impulsado por la empresa privada Avimex, ignorando los otros cinco proyectos de vacuna que están realizando distintas universidades del país, entre ellas la UNAM.

Álvarez-Buylla indicó que la vacuna de Avimex –en la que participa el Conacyt y la empresa estatal Birmex— es realmente la vacuna “Patria”, como la bautizó López Obrador desde el pasado 14 de febrero.

Y agregó que a ese biológico ya se le han invertido 150 millones de pesos en su desarrollo, adelantó también que está por empezar su fase de experimentación con humanos, la cual se realizará en la ciudad de México, donde ya se empieza a reclutar a un grupo de entre 90 y 100 voluntarios.

López Obrador afirmó por su parte: “Nosotros pensamos que sí debemos hablar y defender a la Patria, por eso el nombre (de la vacuna)”.

Y recordó al poeta zacatecano Ramón López Velarde, autor del poema “La suave patria”, lo mismo recomendó leer los libros de Paco Ignacio Taibo que hablan sobre la patria y el periodo de transformación liberal de la época juarista.

En la conferencia mañanera se mencionaron también los nombres de algunos científicos que participan en el proyecto de vacuna de Avimex, entre ellos el del doctor Peter Palese, especialista en diseño molecular de la Universidad de Viena; Adolfo García-Sastre, biólogo de la Universidad de Salamanca e integrante de Monte Sinai de Nueva York; así como Florian Krammer, doctor en Biotecnología y Virología de la Universidad de Recursos Naturales y Ciencias de la Vida, de Viena.

Además, Felipa Castro Peralta, doctora en biología molecular de la Universidad Autónoma de Nuevo León; Marta Torres Rojas, investigadora en Inmunología del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias, entre otros.

Pero López Obrador y Álvarez-Buylla no mencionaron que, aparte del de Avimex, existen otros cinco proyectos de vacuna, todos ellos están terminando su “fase preclínica”, que es la de experimentación con animales, paso previo para experimentar con humanos.

Estos cinco proyectos son emprendidos por las siguientes universidades:

La UNAM, que cuenta con dos proyectos (el del Instituto de Biotecnología y el del Instituto de Investigaciones Biomédicas), la Universidad Autónoma de Querétaro, el Instituto Politécnico Nacional y el proyecto conjunto emprendido por la Universidad Autónoma de Baja California y el Tecnológico de Monterrey.

El canciller Marcelo Ebrard es quien está coordinando los seis proyectos de vacuna, incluido el de Avimex, a través de su consultora científica, la química Esther Orozco Orozco.

En su actual edición, la revista Proceso entrevistó a Orozco, quien relata cómo logró juntar a los seis grupos de científicos que están desarrollando sus respectivas vacunas, habla también de las reuniones que dos veces al mes sostienen entre ellos para hablar de los avances de sus trabajos. En estos encuentros participa Ebrard.

Esther Orozco incluso señala que pueden ser dos vacunas las que pasen las pruebas requeridas para ser aprobadas, esto es, concluir satisfactoriamente la fase III de experimentación con humanos. Así, quizá podrá haber dos vacunas mexicanas.

Proceso también recogió testimonios de científicas que encabezan algunos de estos proyectos de vacuna, como el de Teresa de Jesús García Gasca, rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro y quien empuja el proyecto de esta institución educativa.

García Gasca afirma que cada proyecto “está luchando por conseguir sus propios recursos”, pues la Secretaría de Salud no tiene una “estrategia nacional” para apoyar los proyectos.

De esta manera, a la comunidad científica mexicana le causó sorpresa el hecho de que para López Obrador y Álvarez-Buylla solo exista el proyecto de Avimex, cuya vacuna –festinan— estará lista este 2021 y será la tan pregonada vacuna “Patria”.

Author: Página 24

Share This Post On