COVID Presiona al Sistema Sanitario en Italia

Por Frank González

Italia acumula un millón 107 mil 303 casos, con incrementos de 32 mil 961, 37 mil 978 y 40 mil 902 en los últimos tres días y 623, 636 y 550 decesos, respectivamente, para un total de 44 mil 139

Italia acumula un millón 107 mil 303 casos, con incrementos de 32 mil 961, 37 mil 978 y 40 mil 902 en los últimos tres días y 623, 636 y 550 decesos, respectivamente, para un total de 44 mil 139 (Foto: Archivo/Xinhua)

Noviembre 14, Roma, Italia (Prensa Latina).– El aumento sostenido de la presión sobre la red hospi­talaria y un creciente número de decesos, caracterizan hoy la emergencia sanitaria generada en Italia por la pandemia de CO­VID-19.

La más reciente evaluación realizada por el Instituto Superior de Salud (ISS) y el Ministerio de Salud, indicó que 12 de las 20 regiones del país superaban el 11 de noviembre el nivel crítico de ocupación en salas de recuperación o cuidados intensivos.

El informe alertó que de mantenerse el nivel actual de transmisión del contagio, casi todas las regiones tienen una posibili­dad superior al 50 por ciento de sobrepasar al menos uno de esos dos límites antes de diciembre.

Asimismo, apuntó que la cifra de pacientes atendidos en unidades de cuidados intensi­vos y salas de recuperación, creció de mil 939 a tres mil 81, y de 18 mil 902 a 29 mil 444, respectivamente, en los primeros 11 días de este mes.

Por otra parte, el monitoreo efectuado por ambas instituciones del 2 al 8 de noviembre, mostró cómo a pesar del mayor impacto de la epidemia sobre los servicios asistenciales, se observó una ligera reducción del índice Rt de transmisión respecto a la semana anterior, con valores inferiores a 1.7.

En tal sentido, apuntó que aunque ese indicador es aún alto, con un promedio de 1.43 en casos sintomáticos, el descenso “po­dría constituir una señal precoz” del efecto positivo de las medidas adoptadas por el gobierno, a partir del 14 de octubre último, a nivel nacional y regional.

Un análisis comparativo publicado por www.ilpost.it comprobó una sensible reduc­ción en el número de nuevos casos en las dos últimas semanas, los cuales pasaron de 150 mil 869 del 23 al 29 de octubre, a 208 mil 284 el cinco de noviembre y 241 mil 522 el 12 del mismo mes.

El medio atribuyó ese descenso al impacto de las medidas restrictivas y al cambio de hábitos de las personas en el último mes y, al mismo tiempo, a las crecientes dificulta­des para identificar las fuentes de contagio, con lo cual son cada vez más los pacientes asintomáticos obviados por las estadísticas.

Al margen de la disminución en el diag­nóstico de nuevos casos, el estudio destacó que el incremento de las muertes confirma el agravamiento de la situación, con un cre­cimiento de mil 154 en la semana del 23 al 29 de octubre, a dos mil 70 en la siguiente y tres mil 397 en la del 6 al 12 de noviembre.

Según datos publicados este viernes por el Ministerio de Salud, Italia acumula un millón 107 mil 303 casos, con incrementos de 32 mil 961, 37 mil 978 y 40 mil 902 en los últimos tres días y 623, 636 y 550 decesos, respectivamente, para un total de 44 mil 139.

Ante la nueva oleada, la Sala de Control creada para la gestión de la epidemia decidió pasar al área roja de máximas restricciones a las regiones de Campania y Toscana, a partir de mañana.

Con el ingreso de esos dos territorios suman siete los ubicados en el nivel más alto de prioridad del sistema de aplicación progresiva de medidas según el grado de deterioro de la situación epidemiológica, junto con las regiones de Calabria, Piamon­te, Lombardía, Valle d’ Acosta y la provincia autónoma de Bolzano.

La ordenanza firmada por el ministro de Salud, Roberto Speranza, dispuso también el traslado de Emilia Romaña, Firuli-Venecia Julia y Las Marcas, a la zona naranja don­de ya estaban Abruzo, Basilicata, Liguria, Umbría, Sicilia y Apulia.

Por su parte, se mantienen en el área amarilla las regiones de Lacio, cuya capital es Roma, Véneto, Molise, Cerdeña y la pro­vincia autónoma de Trento en las cuales la situación es grave, pero aún manejable con regulaciones más ligeras.

Para las incluidas en el segmento rojo, las restricciones prevén la prohibición de en­trada y salida, además de limitaciones a los desplazamientos internos, así como el cierre del comercio minorista, excepto farmacias, negocios de alimentos, tabaquerías y puntos de venta de periódicos y revistas, entre otros.

En la naranja rigen medidas similares, aunque con normas más flexibles para ac­tividades comerciales, mientras en la ama­rilla se exige el cumplimiento de medidas vigentes para todo el país.

En un mensaje publicado en Facebook, el ministro Speranza reconoció que “estamos pidiendo aún más sacrificios, pero no hay otro camino si queremos reducir el número de decesos, limitar el

Publicado en: Página 24

Comparta este material en