Negociaciones Post-Brexit Entre Reino Unido y UE Están en Terapia Intensiva

Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido (Foto: Archivo/Xinhua)

Boris Johnson, primer ministro del Reino Unido (Foto: Archivo/Xinhua)

Octubre 17, Londres, Inglaterra (Prensa Latina). – Las pláticas entre el Reino Unido y la Unión Europea (UE) sobre un acuerdo comercial post-Brexit penden hoy de un hilo, tras recientes acusaciones mutuas de inflexibilidad, y nuevas amenazas del primer ministro británico Boris Johnson.

Según el gobernante conservador británi­co, a menos que el bloque ponga fin a sus exigencias sobre las cuotas pesqueras y las reglas para evitar la competencia desleal, no tendrá sentido seguir con las negociaciones.

En lo que nosotros concierne, las conver­saciones están terminadas, aseveró la víspe­ra un vocero del gobierno británico, pocas horas después de que el primer ministro anunciara en televisión que el Reino Unido debía prepararse para un divorcio en malos términos con la UE a partir del 1 de enero.

El gobernante había dado de plazo hasta el 15 de octubre para firmar el tratado de libre comer­cio, pero luego dijo que esperaría a la terminación de la cumbre de la UE la víspera en Bruselas.

En su breve discurso a la nación, Johnson acusó a los líderes europeos de oponerse a que Bruselas y Londres firmen un pacto co­mercial similar al que la alianza de 27 países rubricó con Canadá en 2017.

Al parecer, nuestros socios de la UE no quieren eso, sino que pretenden seguir con­trolando nuestra libertad legislativa y nuestra pesca, de una forma obviamente inaceptable para un país independiente, aseveró.

Desde Bruselas, la presidenta de la Comi­sión Europea, Úrsula von der Leyen, quien días atrás había acordado con Johnson in­tensificar las negociaciones, le ripostó que el bloque continuará trabajando para llegar a un acuerdo, “pero no a cualquier precio”.

Como está planificado, nuestro equipo negociador irá a Londres la semana próxima para intensificar estas negociaciones, aseveró von der Leyen quien al parecer no se dejó impresionar por la nueva bravata de Johnson.

La UE considera, sin embargo, que el gobierno británico debe mostrar más flexibi­lidad y creatividad para poder solucionar los asuntos más complicados y sellar un acuerdo antes de que termine el llamado periodo de transición a finales de año.

Aunque el Reino Unido abandonó el blo­que europeo el 31 de enero pasado como parte del proceso del Brexit, ambas partes se dieron un plazo de 11 meses para negociar los términos de su futura relación comercial.

En caso de no firmarse un pacto antes de fin de año, el comercio entre los dos antiguos aliados tendrá que regirse por las reglas de la Organiza­ción Mundial del Comercio, lo que supone la aplicación de tarifas y controles aduaneros para las mercancías británicas que entren a la zona europea, y viceversa.

 

 

Publicado en: Página 24

Comparta este material en