Paloma Amézquita, Apasionada Defensora de la Familia y la Vida

Por Benny Díaz | Fotos: Eddylberto Luévano Santillán

Paloma Amézquita Carreón tiene retos y objetivos por cumplir

Paloma Amézquita Carreón tiene retos y objetivos por cumplir

Mujer sensible, trabajadora, incansable; así es Paloma Amézquita Carreón, diputada del distrito XIII y presidenta de la Comisión de la Familia. Fiel a sus principios se declara defensora de la familia y la vida. Ha sido la primera mujer legisladora en ser reelecta. Su objetivo es cumplir lo prometido a sus representados y continuar adelante, porque tiene metas y objetivos que cumplir.

Paloma abrió las puertas de su casa a Página 24, y en la terraza de su hogar, habló de su historia, familia y sueños.

–¿Quién es Paloma Amézquita?

“Una mujer de familia, trabajadora, que le apasiona lo que hace: ayudar. Está a favor de la familia y la vida, en lo que trabajo desde que la ciudadanía me eligió como diputada”.

–¿Dónde nació?

“Nací en Aguascalientes. Mis padres son de aquí y son 100 por ciento trabajadores. Mi madre es ama de casa y mi padre un gran emprendedor. Son los pilares de mi vida”.

–¿Cuántos hermanos tiene?

“Dos. Yo soy la mayor, Cristina es la de en medio y Ana Karen es la más chica”.

–¿Qué y dónde estudió?

“En la Universidad del Valle de México, la licenciatura en Mercadotecnia. Ahora estoy haciendo una maestría en Administración Pública y Gobierno”.

–¿Qué le llamó la atención para elegir esa carrera?

“El marketing. Enfocarme en la necesidad de las personas, sobre todo eso. Como legisladores es lo que hacemos: vamos con la ciudadanía y vemos qué necesita para tener un buen ambiente, sobre eso nos enfocamos y luego, hacer iniciativas para resolver sus problemas”.

–¿Cómo ingresa a la política?

“Ahí en la Universidad del Valle de México. En la carrera hacíamos gestorías de contacto con la ciudadanía. Íbamos a las comunidades más vulnerables a dar el servicio social. Estaban compañeros como Carlos de Anda Casillas, un compañero muy querido. Éramos un equipo que íbamos a las colonias, como Pericos, y me acuerdo que ayudábamos a una familia a remodelar su casa. En la universidad nos enseñaban a dar la mano a los más necesitados y de ahí me nació que la familia era un tema político. Mi padre también tuvo acercamiento con políticos, y me identifiqué sobre todo con Acción Nacional, porque comparto su ideología y principios”.

–¿Cómo comenzó en el PAN?

“Fui adherente, luego pasé a miembro activo. Estuvimos mi hermana y yo un tiempo en el tema de la adherencia. En ese tiempo era cursar un año de antigüedad para pasar a miembro activo de Acción Nacional. Me identifiqué con sus principios y valores. Seguí en la etapa juvenil y tuve la fortuna de ser secretaria de Promoción Política de la Mujer en el Comité Directivo Municipal. Ahí fue donde me pude percatar de que hacían falta cuadros y perfiles de mujeres en el PAN; en ese momento no se daban las facilidades que se tienen ahora y nos unimos a ellas para abrir brechas y que hubiera mayores espacios para mujeres en el primer nivel de gobierno”.

–¿Qué otros cargos ha ocupado?

Paloma Amézquita: Soy una mujer de retos y estoy para servir a Aguascalientes

Paloma Amézquita: Soy una mujer de retos y estoy para servir a Aguascalientes

“Fui jefa de prensa de Rubén Camarillo en la senaduría y como diputado federal. Estuve apoyando a muchas figuras del partido con videos, informes, campañas publicitarias, volantaje, toca toca. Estuve 100 por ciento metida en campañas de tierra, luego, como secretaria de Promoción Política de la Mujer, tuve la oportunidad de capacitar y tener mayor acercamiento con las mujeres del partido. Fue enriquecedor porque compartimos experiencias con otras mujeres, como Laura López Carreón, que tenía una gran experiencia; de Tere Jiménez, con quien estuve en campaña y ha representado mucho para nosotras las mujeres panistas porque fue un parteaguas, rompió paradigmas. Nadie creía en las mujeres ni en los jóvenes. Siempre se le dijo que no iba a ‘llegar’ y ella insistía y era perseverante, y llegaba. Era de admirarse”.

–¿Qué satisfacción le ha dado la política?

“Para mí, llegar a la diputación no fue fácil. Contender por el distrito XIII fue complicado; iba dos mil 500 votos abajo, porque era priísta y se conforma de Cumbres, Rodolfo Landeros, Ejido Cumbres, Santa Anita, La Estrella y es conocido electoralmente como uno de los distritos switcher, en donde el candidato es fundamental para la votación. Nunca había ganado Acción Nacional y no sólo lo ganamos, lo refrendamos. Soy la primera mujer en ganar una reelección para el PAN en la capital. Y el compromiso es mayor, la gente volvió a confiar en nosotros, por eso les cumpliré desde el Congreso.

“La satisfacción más grande fue cuando hice el recorrido, en el toca toca, en mis reuniones vecinales para la campaña y siempre el tema fue la familia, su defensa y el derecho a la vida; y no ha sido de cambiar de opinión.

“Porque ha pasado que cuando son candidatos dicen una cosa y como diputados, una vez que ganan, esas promesas se olvidan y se convierten en otra persona cuando llegan al curul. He tratado de que no sea así, depende de nosotros, del partido al que perteneces, la agenda legislativa para impulsar a lo que me he comprometido. De la mano del DIF Estatal se hizo la Secretaría de la Familia, fue un compromiso del gobernador y de los candidatos que contendimos en el 2016, y se lo cumpliré a la gente.

“Eso me permitió volver a dar la cara porque cuando se vuelve a pedir el voto hay que decir: en esto cumplí y esto me falta, dame otra oportunidad para completar todos los compromisos. Tres años es poco y por eso, con los dos años y cachito (de su segundo periodo), es importantísimo mostrar lo que hicimos”.

–Usted es firme y defiende sus posturas.

“No sólo eso, cuando tuvimos que elegir cuál comisión presidir, nadie tomaba en cuenta la de la familia. Jamás imaginé que tenía temas tan polémicos, pensaba que sólo eran cosas del DIF, protección a niños y niñas… Cuando vi los temas en cartera y de qué se trata, dije: me gustan los retos, vamos haciéndolo porque coincide con la agenda que traía en campaña y está perfecto cumplirle a la gente.

“Sacamos temas de la congeladora y me he caracterizado por decirles que no tenemos por qué tener temas guardados, necesitamos llevarlos al debate y hay que hacerlo, que no nos dé miedo generar polémica”.

–¿Dónde y cuándo conoció a su esposo?

“En Acción Nacional en Ciudad de México. Trabajaba para un diputado de Chihuahua como asesor jurídico y yo en ese entonces era la jefa de prensa de Rubén Camarillo. Nos mandaron a un curso de la Asociación Demócrata Cristiana en estrategia electoral, con Manuel Espino. “Nos conocimos y empezamos a interactuar con el diplomado. En Facebook hay gente en común como amistades y comenzó a darse la relación. Vino a verme cinco veces, en la quinta habló con mis papás, dijo que quería algo más serio y se quedó a vivir aquí. Luego de dos años de noviazgo nos casamos y tenemos dos niños: Uno de cinco años, Miguel Ángel, y la más pequeña tiene año y medio, Constanza”.

–¿Planea tener más hijos?

“Ya no. Tuve dos embarazos de alto riesgo y dos preclampsias. El embarazo no es un obstáculo, es una motivación para seguir adelante, pero el ritmo de trabajo no disminuyó. Con Constanza estaba en la mesa directiva y era presión aparte. Mi organismo hacía que la presión subiera muchísimo y retenía líquidos, aumentaba de peso y mis hijos en lugar de aumentar de tamaño, disminuían. Por la preclampsia no puedo tener más hijos, por eso decidí quedarme con dos”.

–¿Cómo combina su carrera y preparación académica con sus labores de esposa y mamá?

“Igual que todas las mujeres. Actualmente nos faltan horas al día para completar la jornada laboral, no sólo somos profesionistas, esposas, amigas, mamás, psicólogas, médicos, porque cuando enferman en la noche, ahí estamos. Creo que el amor a la familia impulsa a seguir adelante. Actualmente hay quien depende de mí y no podemos dar marcha atrás, hay que darle para adelante. Soy mujer de retos y objetivos, y para llegar a ellos hay que trabajar duro”.

–¿Qué le gusta y admira de su esposo?

“Su profesionalismo, y sobre todo, su calidad humana. Como hombre, es muy de familia; no es golpeador, tomador o amiguero. Es una persona hogareña, es dedicado a su trabajo, que ama lo que hace, es muy leal y honrado.

Lleva ocho años de casada con Jaime Beltrán Martínez

Lleva ocho años de casada con Jaime Beltrán Martínez

“Hay una admiración y respeto, es lo que nos ha mantenido juntos. Tenemos ocho años de casados y nos preguntan que cómo le hacemos para compaginar, ya que no nos vemos en todo el día. Hay amor y respeto. Él lo hace en lo que yo hago. Nos impulsamos mutuamente y me encanta que sea trabajador. Que yo tenga objetivos y busque llegar a ellos, creo que eso lo enamoró de mí. Me compagina mucho y nunca me dice que no a lo que tenemos planeado, al contrario; cuando nos enfocamos en la primera campaña no teníamos mucho dinero para inyectarle, fue de sudor, saliva y zapato como jamás se había realizado en el oriente, donde hay mucha demanda y la gente quiere que vayas a escucharla. Mi esposo estuvo de la mano conmigo, trabajando”.

–¿Qué hace para relajarse?

“El ambiente familiar no es solamente una bandera política, me encanta estar con mi familia, convivir con ellos me relaja. Tener tiempo con mis hijos, no necesito irme con las amigas, nada más estar con mi gente. Mi casa es mi refugio y mis hijos mi paz”.

–¿Qué le gusta hacer con ellos?

Sus hijos Miguel Ángel y Constanza

Sus hijos Miguel Ángel y Constanza

“Con Miguel Ángel es dibujar, jugar a la pelota con el cachorro que tiene, hacer las tareas con él. Constanza es un remolino, creo que hago de todo. Nos ponemos a gatear, jugar a las muñecas, le encantan los osos de peluche y es andar detrás de ella, no tiene sosiego, es muy activa”.

–¿Le gustaría que Constanza siguiera sus pasos?

“Puedo asegurar que sí. Es una niña muy activa, la veo apasionada y tiene carácter firme, a pesar de su edad”.

–¿Cocina?

“¡Me encanta!, y dicen que lo hago bien”.

–¿Cuál es su mejor platillo?

“Tengo una hermana a la que le gusta cocinar postres, es la más chica, Cristina. Con ella hago pasteles, también hacerles sopitas a mis hijos; me gusta que coman en casa”.

–¿Quién le enseñó a cocinar?

“Mi mamá. Cuando era soltera, soy honesta, no me metía para nada, no hacía de comer, sólo labores personales como mi recámara y hasta ahí. Mi mamá siempre tuvo quien le ayudara y se dedicaba al hogar. Yo sólo a trabajar al 100 por ciento, salía a las 8:00 de la mañana y regresaba a las 12:00 o 1:00 de la madrugada.

“Cuando decido casarme, fue de sabes qué mamá, vente un día a enseñarme cómo se lava, plancha y cocina. Me he dedicado al hogar y cuando se tiene que hacer, lo hago. En la cocina no hay nadie que me ayude, en lo demás sí, pero de vez en cuando le entro a todo”.

–De las labores domésticas, ¿qué le gusta más y qué es lo que no le gusta?

La familia Beltrán Amézquita con las hermanas de la diputada, Ana Karen y Cristina

La familia Beltrán Amézquita con las hermanas de la diputada, Ana Karen y Cristina

“Lo que no me gusta es planchar. Sí lo hago, pero no me gusta. Lo que me encanta es cocinar, me relaja; y me gusta que me digan que les gusta lo que cocino”.

–¿Cómo es la relación con sus papás?

“Son mi pilar. Mi mamá es mi refugio, y mi papá mi impulso, mi ejemplo a seguir. Es muy trabajador y me empuja en todo, los amo”.

–¿Con cuál se identifica más?

“Definitivamente con mi papá. Es un hombre de carácter, muy luchón. Me parezco a él en muchos aspectos”.

–¿A quién admira?

“Si no admiramos a nuestros padres, no podemos admirar a nadie. Son los que nos forjan y nos hacen. Admiro a mis padres que han salido adelante, tienen 33 años de casados y mi papá ha tenido subidas y bajadas, pero es muy firme. Nos ha dado una vida. Respeto a los políticos que dicen que no tuvieron que comer, yo no, vengo de una familia normal, con altas y bajas. Mis padres tuvieron que trabajar para tener lo que tienen y para que sus hijas tuvieran un buen nivel de vida”.

–¿Qué deporte le gusta?

“Caminar. Me distrae y relaja, por eso me gusta, también contemplar la tierra y el contacto con la gente”.

–¿Cómo le gustaría que recordaran su gestión?

“Definitivamente me voy con un buen sabor de boca. He hecho las cosas bien, he metido 60 iniciativas, de ellas 45 han sido aprobadas en estos años y creo que definitivamente como una persona honesta y congruente. A pesar de las críticas, dimes y diretes, nos hemos mantenido en nuestra postura”.

–¿Buscará la presidencia municipal?

“Buscaré lo que Acción Nacional me dé la oportunidad. Veo ahorita oportunidad para todos y hay que aprovechar las coyunturas. Soy mujer de retos, lo que nos pongan, vamos a trabajar. Estoy para servirle a Aguascalientes; y al electorado agradezco el voto, la confianza y la oportunidad de estar en el Congreso del Estado”.

 

 

Publicado en: Página 24

Comparta este material en