Productores de Leche Celebran la Decisión de Gobierno Federal

“Al fin nos Escucharon Sobre el Fraude con Quesos y Yogures”

El veto a determinadas marcas y productos que se venden al por mayor beneficiará a productores de leche del sector social, pues además se evitará la adulteración de quesos y yogures/Foto: Cortesía

El veto a determinadas marcas y productos que se venden al por mayor beneficiará a productores de leche del sector social, pues además se evitará la adulteración de quesos y yogures (Foto: Cortesía)

Guadalajara, Jal.- Productores de leche del sector social de 20 estados de la República aplaudie­ron que luego de 25 años de denunciar que una cantidad considerable de productos de leche y sus derivados en tiendas de autoservicio y convencionales eran un fraude económico y un ries­go sanitario para los consu­midores, instancias guber­namentales se animaron a confirmar y sancionar estas irregularidades, señaló Ál­varo González Muñoz, di­rigente del Frente Nacional de Productores y Consumi­dores de Leche.

González Muñoz lamen­tó que la producción y co­mercialización de productos falsos o adulterados en un periodo de 25 años –a partir de la firma del Tratado Co­mercial con EU y Canadá en 1994—causó grandes pérdi­das económicas para más de cien mil pequeñas unidades de producción lechera que desaparecieron por incostea­bles.

“Es decir, se abrió el co­mercio de leche y sus deriva­dos vía las compras masivas de leche en polvo descrema­da, a precios relativamente bajos pero catastróficos para los productores nacionales de leche auténtica, natural mexicana”, dijo.

De ahora en adelante, añadió, “los pequeños y me­dianos productores de leche, alrededor de 150 mil, vemos un futuro menos escabroso para nuestra actividad, en vir­tud de que esperamos recu­perar un ritmo de producción al alza y un mercado de leche y sus derivados que beneficie a una economía lechera que sufrió embates de alto riesgo de desaparecer”.

González Muñoz lamen­tó que la producción y co­mercialización de productos falsos o adulterados en un periodo de 25 años –a partir de la firma del Tratado Co­mercial con EU y Canadá en 1994—causó grandes pérdi­das económicas para más de cien mil pequeñas unidades de producción lechera que desaparecieron por incostea­bles.

“Es decir, se abrió el co­mercio de leche y sus deriva­dos vía las compras masivas de leche en polvo descrema­da, a precios relativamente bajos pero catastróficos para los productores nacionales de leche auténtica, natural mexicana”, dijo.

De ahora en adelante, añadió, “los pequeños y me­dianos productores de leche, alrededor de 150 mil, vemos un futuro menos escabroso para nuestra actividad, en vir­tud de que esperamos recu­perar un ritmo de producción al alza y un mercado de leche y sus derivados que beneficie a una economía lechera que sufrió embates de alto riesgo de desaparecer”.

Publicado en: Página 24

Comparta este material en