COVID en Italia, más Casos y Baja Letalidad

Por Frank González

Muchos consideran una prueba de fuego para el gobierno de Giuseppe Conte esta etapa de convivencia con el virus (Foto: @GiuseppeConteIT)

Muchos consideran una prueba de fuego para el gobierno de Giuseppe Conte esta etapa de convivencia con el virus (Foto: @GiuseppeConteIT)

Agosto 29, Roma, Italia (Prensa Latina).- El aumento sostenido de nuevos casos, acompañado por la disminución de la leta­lidad y el promedio de edad de las personas infectadas, caracterizan hoy la epidemia de COVID-19 en Italia, seis meses después de su inicio.

Las estadísticas más recientes publicadas por el Ministerio de Salud indican que son 265 mil 409 los casos confirmados, 35 mil 472 los decesos, 206 mil 902 los curados y 23 mil 35 quienes permanecen bajo tra­tamiento, 10 mil 49 de los cuales están en aislamiento domiciliario, mil 178 en recu­peración y 74 en terapia intensiva.

Las norteñas regiones de Lombardía, con 40,1 por ciento, Piamonte, 13,2, Emilia Romaña, 12,7 y Véneto, 9,1, concentran las tres cuartas partes del total de casos, 113 mil 11 de ellos detectados en marzo, período de mayor propagación del SARS-CoV-2 en Italia.

Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas, la curva epidémica comenzó a mostrar una evolución favorable con 94 mil 257 casos en abril, debido a las medidas de aislamiento social, restricción a la movilidad y protección individual aplicadas para frenar la difusión del virus.

No obstante, la reapertura gradual de ac­tividades decretada por el gobierno a partir del 4 de mayo, el número de casos confirma­dos ese mes descendió a 21 mil 242 y siete mil 381 en junio, con cinco mil 179 y mil 292 decesos, respectivamente, comparados con 12 mil 394 nuevos contagios en marzo y 14 mil 812 en abril.

La curva descendió a su punto más bajo en julio, con seis mil 777 nuevos casos y 353 fallecimientos para repuntar en agosto, mes más caluroso del año y del tradicional receso laboral, en cuyos primeros 28 días el número de personas recién contagiadas llegó a 17 mil 577 y el de muertes a 326.

En un monitoreo del período comprendido entre el 17 y el 23 de agosto, el Instituto Superior de Salud (ISS) confirmó el au­mento de casos diarios por cuarta semana consecutiva, con una incidencia acumulada en los últimos 14 días de 19,93 por cada 100 mil habitantes, cifra similar a los niveles de inicios de junio.

El estudio señaló que la mayoría de los contagios fueron en el país, mientras el 20,8 por ciento importados, en lo que calificó de “una transición epidemiológica”, igual que en el resto del mundo, “con una fuerte disminución” de la edad promedio la cual se ubicó en 29 años, tres menos que la semana anterior.

Por otra parte, constató que “la circulación del virus se produce hoy con mayor frecuen­cia en los grupos de edades más jóvenes en un contexto de avanzada reapertura de las actividades comerciales, incluso lugares de aglomeración de personas, y de incremento de la movilidad”.

En ese sentido, precisó que existe un cambio en la dinámica de transmisión con la aparición de casos y brotes asociados a actividades recreativas tanto en el territorio nacional como en el exterior y una menor gravedad clínica de los infectados, la mayo­ría de ellos asintomáticos.

Según el informe, todas las regiones y provincias italianas reportaron nuevos contagios, el 36 por ciento de los cuales fue identificado a través de pesquisas y el 32 mediante el rastreo de contactos de personas contagiadas.

Por su parte, la Fundación Gimbe, espe­cializada en la promoción y difusión de la ciencia, publicó los resultados del monitoreo efectuado ente el 19 y el 25 de agosto, pe­ríodo en el cual comprobó un crecimiento de 92,4 por ciento de nuevos casos en com­paración con la semana precedente.

Al respecto, el presidente de esa insti­tución, Nino Cartabellotta, insistió en la necesidad de mantener alta la guardia ante la mayor circulación del virus y advirtió que las estadísticas actuales son incomparables con las de los primeros meses de la emergen­cia, porque las dinámicas epidemiológicas son diferentes.

En este complejo escenario, Italia apunta al reinicio seguro de las actividades docen­tes a partir del 14 de septiembre, en lo que muchos consideran una prueba de fuego para el gobierno liderado por el primer ministro, Giuseppe Conte, en esta etapa de convivencia con el virus.

Publicado en: Página 24

Comparta este material en