Proclaman a Biden y Harris Como el Antídoto Para Contener la División Racial y Unir a EU

Por J. Jesús Esquivel

Joe Biden y Kamala Harris, la dupla presidencial de los demócratas (Foto: Tomada de Twitter @KamalaHarris)

Joe Biden y Kamala Harris, la dupla presidencial de los demócratas (Foto: Tomada de Twitter @KamalaHarris)

Agosto 17, Washington, EU (apro).– Joe Bi­den y Kamala Harris, la dupla presidencial de los demócratas, fue proclamada por figu­ras de ese partido, entre ellos Bernie Sanders y Michelle Obama, y algunos republicanos, como el antídoto para contener la división racial y unir a Estados Unidos.

La Convención Nacional Demócrata (CND), primer evento político nacional rea­lizado de manera virtual en Estados Unidos, se destacó por subrayar que Biden es la so­lución a todos los problemas que ha creado en el país el presidente Donald Trump.

“A todos, y a los que votaron por Trump hace cuatro años, el futuro y economía de nuestro planeta están en juego, debemos unirnos y derrotar a Trump y elegir a Biden y a Harris, presidente y vicepresidenta”, proclamó Sanders durante su participación en la CND.

“El precio del fracaso es muy grande para afrontarlo”, agregó Sanders –orador espera­do de la primera jornada de la CND–, quien vía satélite también destacó lo que Biden puede hacer Estados Unidos.

El senador independiente por el estado de Vermont aseguró que Biden como pre­sidente impedirá que se siga “demonizando a los inmigrantes” y se use de manera indis­criminada la fuerza policial, además de que aumentará a 15 dólares por hora el pago del salario mínimo.

“Tenemos un presidente incapaz de afronta las crisis que nos lleva al totalitarismo”, des­tacó en referencia a lo que considera ha lo­grado Trump como presidente en cuatro años.

“Necesitamos una respuesta sin precedentes, alguien decente… necesitamos a Joe Biden como presidente”, reiteró Sanders, hasta hace unos meses contendiente también a la nomi­nación presidencial del partido demócrata.

A sus millones de seguidores en la reciente campaña primaria demócrata y en la de hace cuatro años que perdió ante Hillary Clinton, el senador los llamó a dar el voto a Biden y prevenir la reelección de Trump y del vicepresidente Mike Pence.

“Nuestro movimiento continúa y se fortalece todos los días, las oligarquías nos consideran radicales… si Trump se reelige, todo lo ganado estará en riesgo; hay que recuperar la democracia”, declaró al dirigirse a sus millones de seguidores, la mayoría jóvenes.

Tras el mensaje de Sanders, la exprimera dama de Estados Unidos, Michelle Obama, hizo declaraciones similares, pero se con­centró en pedir a la ciudadanía que participe con su voto en los comicios del próximo 3 de noviembre.

La esposa del expresidente Barack Oba­ma, a quien la CND dio más tiempo para dar su mensaje, clamó por la urgencia de recuperar la esperanza en Estados Unidos, y hasta con voz quebrada por la emoción habló de la triste realidad creada por Trump.

“Si queremos ver a nuestros hijos a los ojos después de esta elección, debemos ele­gir a mi amigo Joe Biden como presidente de Estados Unidos”, subrayó la exprimera dama, quien en algún momento dio la impre­sión de que estaba a punto de llorar.

“Trump no puede ser quien necesitamos en este momento, es lo que es… las cosas pueden empeorar si no hacemos un cambio en esta elección. Necesitamos votar por Biden, porque nuestras vidas dependerán de eso”, agregó Obama en referencia al racismo y la crisis económica.

Tanto Sanders como la exprimera dama pintaron un escenario caótico para Estados Unidos si Trump gana la reelección, porque, de acuerdo con ambos oradores, el manda­tario ha demostrado estar incapacitado para afrontar la crisis económica y sanitaria por la pandemia de COVID-19.

“Esto no es normal y nunca habíamos sido tratados así, esto se está arraigando en el país; el totalitarismo destruye la democracia y la decencia”, acotó el senador Sanders.

En paralelo, la señora Obama resaltó que, como esposa de un presidente, conoce de cerca lo que se requiere en un liderazgo consciente y responsable para tomar deci­siones desde el poder ejecutivo.

“Ser presidente no cambia lo que eres, revela lo que eres… en esta presidencia no hay liderazgo ni consuelo, obtenemos de esta presidencia apatía y división”, remató.

Andrew Cuomo, gobernador del estado de Nueva York, se encargó de enfatizar que la presidencia de Trump es una fuerza divisoria y ejemplo del fracaso ante la lucha contra el COVID-19, la pandemia cuya magnitud –dijo– minimizó y posteriormente politizó.

“La división no la creó Trump, él la empeoró”, soltó Cuomo, afirmando que seis meses después de que la pandemia se expandiera entre la sociedad estadunidense, la nación por culpa de Trump y sus políticas sigue vulnerable y dividida.

“Hemos visto en esta crisis que el gobierno y el liderazgo importan; necesitamos un líder que nos una, no que divida… conoz­co a ese hombre, he trabajado con él, ese hombre es Joe Biden, él puede restaurar el alma del país y eso es lo que Estados Unidos necesita”, añadió.

“Estoy preocupado por el camino en que el vamos, de división e irresponsabilidad. Si continuamos por esta ruta tendremos terribles consecuencias”, afirmó a su vez John Kasich, exgobernador republicano por el estado de Ohio.

“En tiempos normales esto no hubiera pa­sado, pero éstos no lo son”, agregó Kasich, quien junto con otras tres figuras del partido republicano formaron parte de la primera jornada de la CND en la que apelaron a la  ciudadanía a votar por Biden.

La excongresista Susan Molinari, la exgo­bernadora de Nueva Jersey Christine Todd Whitman y la empresaria Meg Whitman proclamaron su afiliación republicana, pero indicaron que ante lo que ha hecho Trump no tienen alternativa, más que apoyar a Biden por el bien del país.

Catherine Cortez Masto, senadora federal demócrata por el estado de Nevada, abordó el tema de la insistencia de Trump de negarle el presupuesto al Servicio Postal de Estados Unidos para prevenir la votación a través del correo.

La senadora por el estado de Nevada, de origen latino, indicó que aun con la interven­ción del presidente, estados como Nevada y todo el país no evitarán el derecho a votar de los estadunidenses, y para ello el servicio postal es esencial e irremplazable.

“Necesitamos su voto no sólo para cam­biar el liderazgo en el país, sino también para cambiar la mayoría en el Senado”, manifestó Cortez Masto, recordando que el 3 de noviembre también se llevará a cabo una elección general y no nada más la presidencial.

La CND arrancó con la actriz Eva Lon­goria Bastón como conductora del evento y quien, desde Los Ángeles, California, realizó entrevistas virtuales con pequeños empresarios y agricultores que, afectados por los efectos negativos de la pandemia, clamaron votar por Biden.

Sin los aplausos de los miles de delegados y asistentes a las tradicionales convencio­nes políticas, en la de los demócratas se transmitió vía satélite un video resaltando la unidad de los estadunidenses en torno a Biden, con una canción en voz del jefe, Bruce Springsteen.

El lema de “nosotros la gente” fue enmar­cado a su vez por el minuto de silencio que guardaron quienes por televisión o internet siguieron la CND, en honor a George Floyd, el afroamericano asesinado por policías, y otras víctimas de la discriminación racial en Estados Unidos.

“Nosotros necesitamos un líder que nos una y no que nos divida”, resaltó el mensaje transmitido desde Milwaukee, Wisconsin, que oficialmente se había nombrado como sede del evento para celebrar la candidatura de Biden y Harris.

En un acto concentrado en destacar la división racial generada por las políticas del presidente Donald Trump, la CND transmi­tió un video en el que Biden directamente encabezó una conversación con líderes afroamericanos sobre como unir a la nación.

“La mayoría de los policías son buenos, pero los malos tienen que ser identificados”, dijo Biden a Gwen Carr, madre de Eric Gamer, un afroamericano asesinado por policías, en el video para abordar el racismo sistémico que afecta al país.

La primera jornada de la CND se recordará no sólo por haber sido la primera realizada virtualmente y casi en la soledad de sus correligionarios, sino también por exponer el racismo, división y abuso de poder que en estos momentos refleja la presidencia de Estados Unidos con Donald Trump al frente.

Publicado en: Página 24

Comparta este material en