Se Suicidan dos Personas

En lo que fue su casa ubicada en calle Alfredo Muñoz 1212, escapó por la puerta falsa Rubén Alférez Córdoba, que contaba con 21 años de edad

En lo que fue su casa ubicada en calle Alfredo Muñoz 1212, escapó por la puerta falsa Rubén Alférez Córdoba, que contaba con 21 años de edad

Un joven y un padre de familia, en casos separados, protagonizaron los suicidios 34 y 35 de este año.

Se trata de Rubén Alférez Córdoba, que contaba con 21 años de edad y Marcelino Rodríguez Landeros, de 59, ignorándose los motivos que los orillaron a tomar la fatal decisión.

Suicidio 34

La noche del lunes, Rubén Alférez, quien era adicto a las drogas, se fue a dormir a su habitación de la casa situada en calle Alfredo Muñoz 1212, en el fraccionamiento Villas de Nuestra Señora de la Asunción, Sector Alameda.

Alrededor de las 5:00 horas de ayer, cuando su progenitor Rubén “N” “N”, de 48 años de edad, se levantó para hacer de sus necesidades fisiológicas, se dio cuenta que estaba encendida la luz del cuarto de su vástago.

Al asomarse, grande fue su sorpresa al encontrarlo suspendido del cuello, con un cable sujeto a la protección de una ventana que da hacia la calle.

De inmediato pidió ayuda a sus vecinos para descolgar a su hijo y lo acostaron en una cama, acudiendo, previo reporte al servicio de emergencia 911, policías preven­tivos y paramédicos, quienes confirmaron el deceso.

Suicidio 35

Cerca de las 13:00 horas de ayer, en la vivienda ubicada en calle Hacienda La Estancia 219, en el fraccionamiento Ha­ciendas de Aguascalientes, una mujer arribó sin sospechar que una tragedia se había consumado.

Al ingresar, encontró ahorcado a su esposo Marcelino, y rápidamente llamó al número de emergencia 911.

Pronto llegaron policías preventivos y socorristas de la Coordinación Municipal de Protección, quienes comprobaron que el quincuagenario carecía de signos vitales.

En ambos casos, elementos de la Fiscalía General del Estado acudieron a dar fe los hechos y trasladar los cadáveres al Servicio Médico Forense para practicar las necrop­sias de ley.

Publicado en: Página 24

Comparta este material en