Urgente, que la Fiscalía Investigue a Carlos Lozano por los Terrenos Donados a Nissan: Heder Guzmán

“Hay que Modificar la ley Para Corregir Normas Absurdas”

Por Benny Díaz

Heder Guzmán Espejel, diputado local (Foto: Eddylberto Luévano Santillán)

Heder Guzmán Espejel, diputado local (Foto: Eddylberto Luévano Santillán)

“Es necesario que no quede en mera especulación o discursos banales para salir del paso y buenas intenciones, es necesario y urgente que se abra la investigación por parte de la Fiscalía General del Estado y de la Fiscalía Anticorrupción de cómo y por qué Nissan vendió los terrenos donados por el Gobierno del Estado. Es importante que los diputados y el pueblo en general tengan la información acerca de la operación de los fideicomisos públicos con respecto a sus bienes inmuebles, en la operación y destino de los mismos”, expresó Heder Guzmán Espejel durante un pronunciamiento que hizo en la sesión de la Diputación Permanente.

El legislador de Morena pidió también que se cite “a los titulares de las Secretarías de Administración, Finanzas y Desarrollo Económico para que informen acerca de todos los fideicomisos públicos y sus operaciones inmobiliarias”.

Además exhortó a los diputados de la actual Legislatura “para que asumamos el compromiso con la ciudadanía de modificar la ley para corregir esas normas absurdas que sólo han provocado discrecionalidad y corrupción en el servicio público”.

Guzmán Espejel señaló que lo que sale a relucir son “las acciones realizadas por el Gobierno del Estado con Carlos Lozano de la Torre al frente, con el aval de varios legisladores de la LXI Legislatura del Congreso del Estado, con el objeto de impulsar la instalación en Aguascalientes de la segunda planta ensambladora de Nissan. En aquel entonces, el exgobernador prometió que, con la instalación de la segunda ensambladora, se generarían más de dos mil buenos empleos para Aguascalientes, cosa que hasta la fecha no se ha visto, ya que, según entrevistas realizadas con los mismos trabajadores de dicha planta, en líneas de producción los puestos de trabajo son mal pagados y que ni siquiera les dan tiempo para sus necesidades básicas”.

Con ese pretexto, en el 2012, Lozano de la Torre junto con la mayoría de los diputados de la LXI Legislatura “acordaron modificar el artículo 14 de la Abrogada Ley Patrimonial del Estado, en donde se autorizaba al Poder Ejecutivo realizar donaciones sin la necesidad de contar con el aval del Poder Legislativo, como estaba estipulado anteriormente, y sin que se señalaran las condiciones de las donaciones; es decir, se le otorgó un cheque en blanco al Gobierno del Estado”.

El morenista recordó que “el mismo Congreso dio al Poder Ejecutivo un empréstito de mil 55 millones de pesos para la adquisición de poco más de 500 hectáreas de terreno de los Ejidos de Montoro, Peñuelas y Cotorinas, para posteriormente donarlas a la empresa japonesa para la construcción de la planta A-II de Nissan. El Gobierno del Estado, a través del Fideicomiso de inversión y Administración para el Desarrollo Económico conocido como el FIADE, se endeudó con ese dinero para la adquisición del terreno y aplanado del mismo, con el objeto de entregarle en bandeja de plata y sin condiciones las 500 hectáreas a la empresa japonesa, posteriormente, y según la investigación, la misma empresa realizó una venta de poco más de 100 hectáreas a la empresa COMPAS, venta que representó un costo de 17 millones de dólares”.

Su pronunciamiento fue más allá: “Aunado a lo anterior, entre agosto de 2017 y julio de 2018, el Gobierno encabezado por Martín Orozco Sandoval reservó, por cinco años, todas las actas del comité técnico, comisiones técnicas y subcomité de enajenaciones” del Fideicomiso de Inversión y Administración para el Desarrollo Económico del Estado de Aguascalientes (FIADE), todos los estados de cuenta, contratos de otorgamiento de apoyos y créditos entre el FIADE y particulares o entes públicos, y todos los documentos que forman parte de ellos, incluidos todos los contratos y convenios celebrados relativos a la adquisición de bienes inmuebles con entidades públicas y privadas; lo que generó un clima de total opacidad para conocer los detalles de la Operación Nissan II”.

Guzmán Espejel aseveró que “es evidente que todas estas acciones realizadas por la administración del Poder Ejecutivo de aquel entonces, combinadas con la opacidad del actual Gobierno, lo único que demuestran es que la discrecionalidad en los fideicomisos públicos es un perverso boquete en las finanzas públicas y una forma de hacer grandes negocios al amparo del servicio público”.

Publicado en: Página 24

Comparta este material en