La Columna del Diablito

Los años felices: Eduardo Medina Mora, Genaro García Luna, Felipe Calderón Hinojosa y Juan Camilo Mouriño Terrazo

Los años felices: Eduardo Medina Mora, Genaro García Luna, Felipe
Calderón Hinojosa y Juan Camilo Mouriño Terrazo

UNA, DOS Y… ¡TRES! ¡COMENZAMOS!
CRONICA DE UNA DETENCIÓN…

Largamente esperada.

Genaro García Luna, el “súper policía” de todas las confianzas de los expresidentes Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, fue detenido la mañana del martes 10 en Grapevine, Texas, Estados Unidos, y compareció, esposado de pies y manos, ante un juez en Dallas, acusado de tener relaciones con los capos de, narcotráfico, Ismael “El Mayo” Zambada García y Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, de quienes recibía sobornos multimillonarios en dólares, por proteger envíos de cocaína a la Unión Americana, en el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012).

Pero antes de trabajar a las órdenes de Calderón Hinojosa, García Luna lo hizo para el entonces presidente Fox Quesada (2000-2006), como “Director de Planeación de la Policía Judicial Federal”.

Meses después, Fox ordenó la creación de la Agencia Federal de Investigación (AFI), y nombró a García Luna director del AFI.

El súper policía le había pegado al premio mayor de esa área tan codiciado.

Pero, ¿quién demonios es Genaro García Luna? Genaro nació en la Ciudad de México el 10 de julio de 1968 (tiene actualmente 51 años), es ingeniero mecánico por la Universidad Metropolitana (UAM), donde se graduó en 1994, a la edad de 26 años.

Chavalón todavía, a Genaro le interesó más la carrera policiaca y estudió el curso de Formación y Especialización en Seguridad Pública en el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), donde laboró, para después, en 1999, integrarse a la Policía Federal Preventiva.

Pero en diciembre de 2000, el general Rafael Macedo de la Concha, procurador general de Justicia (2000-2005), nombró a Genaro director de Planeación y Operación de la Policía Judicial Federal, para luego ser nombrado por el propio Vicente Fox, titular de la AFI.

Pronto, Genaro se convirtió en uno de los colaboradores del hombre de las botas de charol.

Y de ahí pal’real, pues pronto llegó la cosecha de millones y millones de billetes verdes que, a la de a güevo, tuvo que rendirle cuentas a Vicente Fox, como mandan los cánones.

En 2004, Genaro terminó un diplomado en Planeación Estratégica por la Facultad de Contaduría y Administración en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

O sea, Genaro trabajaba y estudiaba para ponerse al tiro en eso de la contaduría y administración, tan necesario para manejar, de la mejor manera posible, los billetes que desde años anteriores le comenzaron a llover, según las claras evidencias que se narraron en aquellos años.

El resto el lector ya lo sabe: Lo pepenó la policía y lo entregó a un juez en Dallas, Texas, donde tiene un lujoso restaurante y una agencia inmobiliaria que le permite hacer millonarias transacciones.

Para eso estudió ¿qué no? Sin embargo, el destino lo alcanzó y es muy probable que Genaro García Luna, a sus 51 años de edad, no vuelva a ver la luz del día en libertad.

Y en este momento los que tiemblan de miedo, porque podrían ser llamados a comparecer ante la justicia de Estados Unidos, son sus exjefes: Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa.

 EL GENERAL MACEDO DE LA CONCHA...

Por cierto, uno de los impulsores de Genaro, general Rafael Macedo de la Concha, cuando era procurador general de la República, ordenó investigar a nuestro conocido y tristemente célebre Felipe Muñoz Vázquez, por su descarada “relación” con el narcogobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid “El Chueco”.

Incluso, Felipe duró unos años en el limbo, pues según investigaciones, Muñoz Vázquez le dio el pitazo a “El Chueco” de que agentes de la PGR iban por él, y huyó del estado.

El lector preguntará: ¿Y que hijoeputa, andaba haciendo “El Torturador de Aguascalientes”, en ese paradisiaco estado? Bueno, pues Felipe de Jesús era subdelegado de Procedimientos Penales en Quintana Roo, cuando el dueño de esa plaza era el famosísimo Amado Carrillo Fuente “El Señor de los Cielos”, y “El Chueco” le lavaba billetes verdes al por mayor.

Fueron varios añitos los que Felipe de Jesús Muñoz Vázquez estuvo “apestado”, pero en el gobierno de Enrique Peña Nieto, lo reivindicaron y en 2010 trabajó en la Procuraduría General de Justicia (PGJ) del Estado de México, como subprocurador Regional de Justicia de Ecatepec, y subprocurador de Atención Especializada.

Pero en diciembre de ese mismo año, Felipe aceptó la invitación que le hizo su maestro de preparatoria, Carlos Lozano de la Torre “El Patrón del Mal”, flamante gobernador de Aguascalientes (2010-2016), para regresar a su tierra como procurador general de Justicia del Estado, pero en 2015 ya no aguantó más el carácter agrio de “El Patrón del Mal” y abandonó a su maestro cuando éste andaba de gira por Europa y regresó a la Ciudad de México donde encontró cobijo.

Meses después le ofrecen chamba como procurador general de Justicia de Colima, pero al cabo de los meses fracasó rotundamente, pues se incrementó la narcoviolencia y la inseguridad, además de recibir acusaciones de tener nexos con uno de los cárteles del narco, de aquella entidad.

Así es que, con la cola entre las patas, Felipe de Jesús retorna a la Ciudad de México, donde agarra hueso en la PGR.

Sentado en la silla principal, de la Subprocuraduría Especializada en Investigaciones Federales (SEIDF), Felipe recibe un nuevo ramalazo: la PGR lo investiga por corrupción y hechos delictivos, se dijo que “El Torturador de Aguascalientes” tenía su propia banda de secuestradores, y que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), mediante una larga y exhaustiva investigación, lo había encontrado culpable de tortura y fabricante de delitos.

Pero además, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que también lo investigaba por torturar a decenas de detenidos, lo había encontrado culpable.

Así es que Muñoz Vázquez se vio obligado a “renunciar” para apaciguar las embravecidas aguas, la noche del domingo 2 de junio de 2019.

Tal vez su último crimen fue amañar una carpeta de investigación, en mi contra, iniciada el 2 de enero de 2019, con toda la mala leche del mundo, asegurando que los dueños de los títulos de TRIBUNA LIBRE y Página 24, eran los testaferros del exgoberladrón Felipe González González: Rodolfo Franco Ramírez (su condiscípulo en la Preparatoria de Petróleos) y su “socia” Ma.

 del Refugio Martínez Guardado, de quienes el lector tiene amplias referencias, merced al rosario de delitos por robo y fraudes, que tienen en su haber y que harían ruborizar al propio Al Capone.

Fue entonces que la madrugada del 8 de julio, agentes de la Fiscalía General de la República (FGR) llegaron armados a La Catedral del Periodismo para catearla, saquear cientos de ejemplares de TRIBUNA LIBRE, sellar puertas y clausurar, además, los talleres de impresión: desde entonces, Página 24 Aguascalientes, Página 24 Zacatecas, TRIBUNA LIBRE azul –que el próximo 20 de diciembre celebrará su 36 aniversario– y TRIBUNA LIBRE roja, no se ha podido imprimir, sin embargo continuamos saliendo en Internet.

¿Dónde radica la fuerza criminal, delictiva, de Felipe de Jesús Muñoz?, dicen que dejó a su banda incrustada en la propia FGR, otros dicen que su “renuncia” fue puro cuento pues sigue trabajando bajo las órdenes del Fiscal, Alejandro Gertz Manero, aunque el morenista Fernando Alférez Barbosa tiene otros datos: “trabaja” de soplón para la DEA.

Cierto o falso, la verdad es que en la Fiscalía General de la República lo siguen investigando y que la ONU está a punto de terminar sus investigaciones que comprueban que, efectivamente, Felipe de Jesús Muñoz Vázquez es culpable de torturar a decenas de detenidos, a los que en su mayoría les fabricó el delito de “narcotráfico” y cosas de esas, por lo que la cárcel lo espera.

Esto que le vuelvo a recordar al lector, es motivado por la detención en Estados Unidos del súper policía, Genaro García Luna, quien trabajó –reitero– muy, pero muy cerca, de los expresidentes de México Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa.

Y el optimismo también invade a las víctimas de “El Torturador de Aguascalientes”: Si ya cayó Genaro García Luna, ¿no caerá Felipe de Jesús Muñoz Vázquez? Tiempo al tiempo.

 “EL CAMORRAS” VS ”LA VÍBORA MORALES”

Nunca creyó el locutor de “rancho”, José Luis “La Víbora” Morales, que el “enanito” Jorge López Martín “El Camorras”, exdiputado federal y actualmente presidente del Patronato de la Feria Nacional de San Marcos y secretario estatal de Turismo, le iba a propinar tremedales madrizas, pero así ha sido la tónica: va por la tercera, y tal vez última caída.

La primera “caída”, como dicen en el argot de la lucha libre, que tanto le gusta a José Luis Morales, fue de pura botana, para abrir boca, pues. José Luis se le lanzaba pero Jorge se le escabullía entre las piernas y lo sorprendía por el chiquilín boy.

Y así fue la primera caída: José Luis se lanzaba agachando la cerviz, moviendo sus brazos y abriendo las piernas… Jorge se le escabullía entre ellas y el “enanito”, por detrás, le daba cran.

Puede ser que a José Luis le haya gustado desde un principio, porque no cambió la táctica ordenada –dicen– por su manager y sobrino Kike Hernández Morales quien, lógico, es amante de esa práctica.

Así es que “La Víbora” Morales perdió la primera “caída” de manera escandalosa.

Pero todo indica que le gustó y mucho.

Así las cosas, “La Víbora” Morales de inmediato comenzó a programar la siguiente lucha (caída): “Pinche enanito, me agarró en frío, mientras él se daba unos “toques”, al güey le gusta golpear a las mujeres, pero a mí me la pela…

¡y se los firmó!, hace unos días me lo encontré saliendo de un juzgado, nomás le grité ¡Buuu! Y huyó como una niña, es putito, decía desde su cómoda cabina.

Hijo de la chingada, para la siguiente vez le voy a partir su madre, no importa que se dé sus toques, yo también aspiro y respiro del polvito que me dejó mi “Pariente”.

Y llegó el día: La segunda caída se protagonizó en el Palenque de la Feria: Llega José Luis acompañado de su manager: César Rojo y su segundo de abordo “El Zuly”

Mira al Jorge “Toques”, viene con su manager Enrique Moran Faz y Manuel Appendini Carrera, cargando quesos y galletas de miel… mira, le está dando una galleta doble y una rebanada se queso…

-¡Chingao!, y ustedes, par de pendejos, no me trajeron ni una pinche rebanada de “pitza” y, p’acabarla de chingar, se les olvidó el polvito vacilador, no sean ojetes, cuando menos échenme porras.

-A la bio, a la bao, a la bin bon va, “¡La Víbora!” “¡La Víbora!” ¡Ra, ra, ra..! El ambiente se calienta, las porras pa’l camorras superan las de “La Víbora”, César les reclama a los seguidores del doble de “Brad Pitt, el locutor más valiente, hermoso e inteligente de la radio, en el centro del país… ¿qué digo? ¡No, de todo el mundo!”.

-¿Qué pasó con esas pinches porras? ¡No la caguen! -¡Cabrón!, es lo que yo digo, ¿dónde está los 200 varos y las tortas que nos iban a dar? Ya hace hambre y tenemos reseca la garganta.

-Ahí después, p’lotra, hemos perdido un chingo de audiencia y un madral de anunciantes.

-Pues por pendejos, todos los días el patrón se pone a mentar madres, que todos somos putos, ojetes y culeros, vendidos y que nos a partir la madre.

Pinche mamón, pero además el güey no puede con Jorge López.

-Ya te oí, pinche Merino –dice “La Víbora”– y acabando la lucha renuncias o te renuncio.

-Suena la campana y ambos luchadores abren sus manos… se miden, al tiempo que Jorge López se engulle una galleta se miel y una rebanada de queso “menonita”…

-¡Te voy a hacer garras, cabrón, me la pelas güey, aviéntate, te voy a pulverizar, te lo firmo, pinche panista ojete, todos los panistas son una basura; y mirando al público, “La Víbora” lanza al aire una de sus tantas amenazas: pinches vendidos, también para ustedes tengo, culeros, bájense para rajarles toditita su madre, bola de culeros, jodidos…

-¡Buuu… buuu… buuu pinche víbora pedorra, no estás en tu edificio inteligente, ni siquiera en tu cabina y ni traes micrófono, es más, Lucerito ya se va con los Rivas a la BI, ¡fififififi!.

Fernando Rivas, el réferi, le dice a “La Víbora”, calla boca, o luchas o pierdes por default.

-Es entonces que “La Víbora” reacciona, se tira al piso y comienza a arrastrarse: -Esta vez no me vas a agarrar por detrás… y “La Víbora” comienza a zigzaguear.

Jorge retrocede un poco y pide a la banda municipal le toquen la “pelea de gallos”.

“El Camorras”, que en vez de tenis calza zapatos mineros, comienza a zapatear y “La Víbora” de inmediato sufre los estragos: pisotones le llueven por todos lados.

-¡Paren esa música, paren esa música!, exige “La Víbora”, pero no le hacen caso y aquello es una masacre, “La Víbora” sangra hasta por la cola, César Rojo tira la toalla, el refere hace que no ve…

“La Víbora” Morales emprende la huida y allá va Jorge López tras él…

“La Víbora” se frena en la primera “caseta naranja” que encuentra y le habla a su carnal Mauricio Morales: -¡Carnal, carnal!, me están madreando, llámale al comandante Carrillo.

-No manches, estoy rezando, una señora murió y ya le hablé al padre para que venga a darle los santos óleos.

-Para entonces, a Jorge López ya le hicieron efecto las galletas de miel y el queso: su figura se agiganta, arranca de tajo la “caseta naranja” y la lanza…

“La Víbora” se arrastra zigzagueando, y a los pocos metros encuentra otra “caseta naranja”: ¡Carnal Mauri! ¡háblale al comandante Carrillo!, el pinche Jorge López se hizo grandote y me quiere dar chicharrón.

Jorge López arrancar la “caseta naranja” y se la lanza…

-¡Muere, pinche “Víbora” maldita, maldita, arrastrada…

En su residencia de Pulgas Pandas, donde cohabita con los ricos que tanto odia, José Luis Morales se cae se la cama y grita: ¡Auxilio, Jorge López me quiere dar chicharrón, creció, creció y creció, esas galletas y esos quesos tienen muchas vitaminas y lo hicieron crecer de volada!..

José Luis despierta, ya es muy tarde, yo también me quedé dormida y…

-¡Ay, gracias, bendito sea mi Padre Dios… Liliana, cielito –le dice a su esposa– tuve una horrible pesadilla, estaba soñando que los quesos y las galletas de miel, de Apendini habían hecho crecer a Jorge López y que nos había arrancado todas las “casetas naranja” y con ellas me quería matar, me puso una chinga y una corretiza muy cabrona.

-Mi amor, no fue una pesadilla, es verdad, Rocío acaba de entrevistar a Jorge López y dice que quitaron todas las casetas del área ferial, que porque no pagas impuestos, no tienes los permiso permisos y que va por todas.

-Y tú ¿pa’qué andas oyendo la pinche BI, Liliana? -Es que tus hijos ya se cansaron de oír tus insultos y majaderías y…

-Pues que chinguen a su madre todos, pinches mantenidos, si no fuera por mí ya se hubieran muerto de hambre los cabrones.

-Pero José Luis

-Nada, nada, nada. En esta casa ya hasta mis hijos me ven mal, me voy con Lucero, ella es la única que me comprende, ya hasta el pinche de Merino me renunció.

-¿Merino, Carlos Merino? Mi amor, tenías una pesadilla, Carlos ya está conduciendo el programa, óyelo…

-Y en otras noticias –dice Carlos Merino–, anoche Jorge López arrancó del área ferial, más de cuarenta “casetas naranja”, y…

-Hijo de la chin… lo voy a destrozar, lo voy a arruinar, soy la comidilla del día, de mí no se burla nadie, soy el rey de la radio, el número 1, el más chingón y te lo firmo Liliana: ¡lo voy a correr! -Vas a exigir la renuncia de Jorge López

-No, la de Carlos Merino, esas noticias no deben de salir al aire, me ridiculizan, me madrean mi ego, son chingaderas.

-Pero José Luis, ¿qué culpa tiene Merino? -No me digas que estás de su parte, pinche Liliana, ¡chilanga tenías que ser! -Pero José Luis tranquilo, no estás en tu cabina de radio.

-Perdón Liliana, pero este pinche gobierno ya me tiene hasta la madre, hasta el pinche obispo no me quiere… soy una basura, soy de lo peor; y este pinche pueblo tiene la culpa, se lo cogen pero siguen votando por el PAN.. ¡ora se lo tragan los malditos, por eso están jodidos! (No se pierdan el próximo capítulo: “Tú eres mi hermano”).

 Y CON ESTA ME DESPIDO...
 DE RISA LOCA...

 Para Mauricio Kuri, senador panista, la detención de Genaro García Luna fue como una puñalada en el corazón, pues para él, el súper policía es un connotado panista que no merece esa suerte, y al ser entrevistado por los chicos de la prensa que cubren el Congreso de la Unión, con respecto al arresto del ex director de la Agencia Federal de Investigación (AFI), esto fue lo que Kuri les respondió: “Habrá que ver de qué se trata (sic) y, por supuesto, que se investigue, que se vaya a juicio y que sea un juicio justo y que se determine la responsabilidad de cada quien, en ese y en todos los casos.

“El que roba poco o el que roba mucho, hay un tema que investigar, adelante, tanto sea un embajador en argentina o ya sea una persona por corrupción”.

Así la comparación de delitos que hace el panista Kuri: un embajador de México en Argentina, Ricardo Valero Recio, que lo sorprendieron robando un libro y el exdirector de la AFI, acusado de varios delitos en Estados Unidos, entre estos recibir sobornos de, al menos, ocho millones de dólares por parte de Ismael “El Mayo” Zambada, y Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, líderes del Cártel de Sinaloa.

¿Qué os parece?

* (Columna publicada inicialmente en el semanario hermano TRIBUNA LIBRE el pasado jueves 12).

Publicado en: Página 24

Comparta este material en