Canadevi Buscará que Gobierno Municipal Reduzca Impuestos Para las Constructoras

Para Promover el Movimiento de Viviendas Sociales: Antonio Rodríguez 

Por Gabriel Soriano

Antonio Rodríguez Mirelles, presidente de la Canadevi

Antonio Rodríguez Mirelles, presidente de la Canadevi

Para la construcción de viviendas sociales, un 42 por ciento del costo total de la obra corresponde a impuestos para el gobierno municipal y estatal. En dicho contexto, y después de que este año se desplomara en un 30 por ciento la vivienda social, miembros de la Cámara Nacional de la Vivienda (Canadevi) en Aguascalientes, buscarán entablar reuniones con las autoridades municipales para negociar una reducción en los impuestos y así seguir promoviendo este tipo de hogares.

“El valor de una casa, el 42 por ciento se paga en impuestos. Desde que compramos el terreno pagamos impuesto por requisición de inmuebles, los prediales, los permisos, pagamos el seguro social de los trabajadores, Infonavit. Aquí lo que más pega es el impuesto municipal, principalmente el costo por los derechos de conexión al sistema de agua”, detalló el presidente de Canadevi en Aguascalientes, Antonio Rodríguez Mirelles.

Por ello, reiteró que se busca negociar con las autoridades municipales, ya que es precisamente el Gobierno Municipal quien se lleva gran parte de los impuestos que pagan las constructoras.

“No están resultando tan fáciles (las negociaciones), pues todo el mundo andamos tras el dinero. Los municipios están que quieren dinero para hacer más obra; entonces no está resultando tan fácil que los puedan bajar, es complejo. Tenemos que buscar una mecánica de ganar para todos, para que todo pueda funcionar bien”, aseguró Rodríguez Mirelles.

“Estamos buscando (apoyos) a nivel nacional. Aquí, yo mismo con el gobernador estoy tratando de ver si puede darnos un apoyo, un subsidio, y no a nosotros, sino a los trabajadores afiliados al instituto”, agregó.

En dicho sentido, se le cuestionó cómo están trabajando las constructoras de vivienda en el estado, a lo que aseguró que están funcionando “a medio gas”, debido a que algunas empresas han realizado muy pocas casas de interés social, pues no hay una fuerte demanda que les asegure recuperar lo invertido.

“Muchos tenemos reservas, pero no podemos arriesgarnos a invertir si no tenemos certeza de que vamos a poder vender. Porque el negocio de la vivienda social es como los bolillos, se gana poco, pero se vende mucho, pero ahorita no se vende”, señaló Antonio Rodríguez, quien agregó que ante dichas medidas, algunas empresas se han visto obligadas a despedir trabajadores.

 

Author: Página 24

Share This Post On