El Agua de la Llave se Puede Beber, no Causa Enfermedades Renales: Jiménez

“La UAA ha Hecho Estudios y no ha Concluido Nada”

Por Benny Díaz

Octavio Jiménez Macías, director de Regulación Sanitaria del ISSEA (Foto: Eddylberto Luévano Santillán)

Octavio Jiménez Macías, director de Regulación Sanitaria del ISSEA (Foto: Eddylberto Luévano Santillán)

Octavio Jiménez Macías, director de Regulación Sanitaria del ISSEA, aseguró en entrevista colectiva que “no hay contaminación en el agua que tenga implicación con enfermedades renales, no se ha demostrado y la Universidad Autónoma de Aguascalientes, junto con otras instituciones, ha realizado estudios y no ha concluido nada de eso”.

Los casos que se han destapado sobre este padecimiento sólo se han focalizado en algunos lugares, como Calvillo por ejemplo, “y se está monitoreando por cualquier cosa que encontremos, seremos los primeros en decir qué se va a hacer o que no”.

Aseguró que de ninguna manera se le puede decir a la gente que no puede beber agua, “se generaría un caos. Se pidió apoyo para ver en qué condiciones está, pero sí se puede tomar el agua de la llave perfectamente bien y si alguna persona tiene problema, le damos acceso a la información de los estudios y monitoreo que estamos haciendo”.

En otro tema, el funcionario fue cuestionado sobre la alerta sanitaria que se emitió sobre que el producto lácteo Danonino y que las salsas catsup no deben ser consumidas por las altas cantidades de azúcar que contienen, dijo:

“Haya una nueva norma en la modificación de la etiqueta en donde debe estar toda la información clara y precisa, para nadie es un secreto la cantidad de azúcar que contienen las bebidas gaseosas y todos esos productos y que la gente sepa que lo que está comiendo es un cuarto de azúcar que está dañando su organismo”.

Aseveró que la información se le debe dar a la población para que tenga conciencia, y a la pregunta de Página 24, de si el azúcar causa adicción, dijo:

“Se genera un círculo vicioso: comes carbohidratos y se te baja, y ese bajón te incita a que sigas consumiendo, ese es el problema, que esos insumos concentran demasiados carbohidratos”.

Por eso la importancia de que la gente aprenda a leer las etiquetas de los productos, porque luego cuando tienen diabetes e hipertensión, o enfermedad renal, es cuando ya andan al pendiente de eso, y no, debe ser desde antes.

Las frituras, refrescos y productos enlatados deben tener la información de la cantidad de azúcar y todo lo que contienen para que la gente decida si corre el riesgo de consumirlos, o no.

Desgraciadamente -dijo- los mexicanos “no tenemos esa cultura de leer ni las etiquetas, y a veces se andan comiendo productos caducados y no se dan cuenta”.

 

Author: Página 24

Share This Post On