¿Y Nuestro Patrimonio Funerario?

Por Luis Arturo Sosa Barrón*

Daños en un mausoleo del Panteón de Los Ángeles, causados durante el espectáculo “Mitos y Leyendas” que realiza el Municipio de Aguascalientes (Fotografía: Red de Cementerios Patrimoniales del Centro de México.)

Daños en un mausoleo del Panteón de Los Ángeles, causados durante el espectáculo “Mitos y Leyendas” que realiza el Municipio de Aguascalientes (Fotografía: Red de Cementerios Patrimoniales del Centro de México.)

 “…el turismo, que se inició como actividad dominante… no solo consume sino que también construye sus paisajes, destruyendo los lugares; genera hoy efectos muy preocupantes por la influencia que tiene sobre las comunidades que lo acogen. Es difícil lograr que no provoque daños irreversibles tanto al patrimonio material como a las costumbres y cultura de sus habitantes…”

Joaquín Ibáñez Montoya (1)

 “EL AYUNTAMIENTO de Aguascalientes impulsa con mucho orgullo y entusiasmo el programa ‘Barrios Mágicos’, mediante el cual se recupera la historia y tradición del Corazón de México, fomentando en la ciudadanía el sentido de pertenencia y fortaleciendo el patrimonio histórico, las actividades turísticas y económicas de Aguascalientes… Para lograr el impacto turístico y social… es necesario rescatar no solo su arquitectura y trazado urbano, sino también su historia y tradiciones con el fin de estimular el sentido de pertenencia entre sus habitantes…” (2)

 CON ESTAS palabras la alcaldesa de Aguascalientes, María Teresa Esquivel Jiménez, intenta convencer a la ciudadanía sobre sus afanes de “rescatar” y “valorar” el patrimonio histórico del “Corazón de México” o al menos es lo que aparenta en su suerte de informe de actividades concretado en el libro Rescatando Nuestros Barrios Mágicos, el cual fue obsequiado a la población para convencer que ha cumplido uno de sus propósitos de campaña, como ella misma lo indica en la presentación. Sin embargo, pongo en duda que realmente le preocupe nuestro patrimonio, por los daños recientes ocurridos en el Panteón de los Ángeles, producto de la negligencia del Municipio, como lo explico en las siguientes líneas.

EN EL ANTIGUO Barrio de Guadalupe –uno de los denominados “Barrios Mágicos”– se ubica el Panteón de los Ángeles, el cual fue puesto en servicio el 15 de diciembre de 1875 sustituyendo al antiguo Panteón de Guadalupe que se ubicaba a un costado del templo del mismo nombre. En él se conservan alrededor de 105 monumentos funerarios catalogados como históricos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

 ESTE PANTEÓN, junto con su vecino de La Cruz, han sido escenarios para la difusión de la historia a través de recorridos históricos en los que se suele explicar la iconografía, los estilos arquitectónicos de los monumentos y reseñas biográficas de algunos de los personajes ahí sepultados. Así mismo, desde hace 16 años se realiza la puesta en escena “Mitos y Leyendas” la cual supuestamente comparte los mismos objetivos que los recorridos de corte histórico, pero que de unos años a la fecha realmente parece más un espectáculo de terror.

ESTE AÑO, la Secretaría de Servicios Públicos municipal abrió un concurso para la realización de “Mitos y Leyendas”, y entre los requisitos de participación, además del consabido guión literario, se debía entregar “dramaturgia, diseño de vestuario, así como la descripción de la iluminación, escenografía y audio”. El ganador sería elegido por el jurado calificador que lo integrarían la presidenta municipal, el regidor presidente de la Comisión Permanente de Ecología, Parques, Jardines y Panteones, el secretario de Servicios Públicos, representantes del Instituto Municipal Aguascalentense para la Cultura, la Secretaría de Economía Social y Turismo Municipal y la Secretaría de Comunicación Social.

EL PROYECTO elegido fue anunciado a través del “Miércoles Ciudadano” el 10 de julio, asegurándose que se presentaría un “gran espectáculo” de poesía, teatro y terror, recopilando “narraciones vivas”, dejando entre los espectadores “nuevos conocimientos y degustaciones culinarias”. La función de inauguración se realizó el 16 de octubre, con la asistencia de reporteros, regidores y la propia alcaldesa, quien ordenó censurar la puesta en escena, en específico la recreación de un suicidio y palabras “altisonantes”.

DÍAS MÁS tarde, en un portal de internet se dio a conocer que Cynthia Viridiana LE, como se identifica en Facebook una actriz organizadora de “Mitos y Leyendas 2019”, acusó que Teresa Jiménez reemplazó a los participantes que habían sido elegidos: “[es] una falta de respeto para los actores que trabajamos durante meses en este proyecto. Ganamos el concurso y el derecho de estar. Qué falta de respeto al público que pagó por un espectáculo con actores y de calidad. Rescatamos las tradiciones de Aguascalientes. Trajimos un espectáculo que representaba la situación actual de Aguascalientes. Qué triste que no soportaran la crítica social. Qué triste que censurara la realidad. Eso es tapar el sol con un dedo.”

EN EFECTO, se trata de un reprobable acto de censura y autoritarismo por parte de la presidenta municipal. Me pregunto si Teresa Jiménez no leyó la propuesta de guión para esta representación a pesar de ser integrante del comité seleccionador, que como ya señalé, dictaminó que el proyecto elegido cumplía con los requerimientos, por lo que cabría suponer que sabía perfectamente qué se iba a presentar y por lo tanto las modificaciones de última hora no se entienden ni se justifican.

 PERO ESTAS decisiones son pequeñas ante el atentado patrimonial cometido en el Panteón de Los Ángeles, lo cual dio a conocer el pasado 29 de la Red de Cementerios Patrimoniales del Centro de México. Mediante su página de Facebook, la agrupación denunció que durante el espectáculo improvisado de “Mitos y Leyendas” fue seriamente dañado una pintura mural en el interior de un mausoleo que data de finales del siglo XIX, debido al uso de antorchas sin la autorización de especialistas en protección del patrimonio. Además, en los comentarios en esa publicación, se acusó a trabajadores del panteón y elementos Protección Civil de ser los responsables directos. (3)

 ESTOS FUNCIONARIOS, por cierto, tienen mala fama por su actuar arbitrario: el pasado 22 de octubre, en el marco del XX Congreso Internacional de Antropología Física Juan Comas que se llevó a cabo en Aguascalientes, se tenía planeada una visita guiada a los referidos panteones, pero fue abruptamente cancelada debido a la prepotencia de Víctor Manuel Gómez, quien dijo ser director del panteón, y de personal de Protección Civil, dejando un muy mal sabor de boca para los asistentes provenientes de distintos puntos del país y el extranjero. (4)

ANTE ESTAS muestras de autoritarismo y falta de interés por el patrimonio histórico-funerario de Aguascalientes, me uno al llamado de la Red de Cementerios Patrimoniales del Centro de México para el Centro INAH Aguascalientes y a la Dirección de Monumentos Artísticos del Instituto Cultural de Aguascalientes, y en especial al Ayuntamiento de Aguascalientes, para que se tomen cartas en el asunto, con acciones que de verdad protejan al panteón de Los Ángeles.

NO ES LA primera vez que se hace un señalamiento semejante. En septiembre la Fundación Amigos de la Historia de Aguascalientes pidió poner fin a los espectáculos ajenos a la difusión histórica que se realizan en el panteón de La Salud, el más antiguo en funciones puesto que su origen es cercano a 1776 lo que lo convierte en uno de los pocos ejemplos que sobreviven de antiguos camposantos anexos a templos y capillas, mismo que ya sufrió una intervención fallida durante el sexenio del gobernador Miguel Ángel Barberena Vega: con el pretexto de “dignificarlo”, se construyó una rotonda de aguascalentenses ilustres que rompe con la composición original del lugar.

 PARA FINALIZAR pregunto a la alcaldesa Teresa Jiménez: ¿En qué habíamos quedado? ¿No decía usted que para fortalecer el sentido de pertenencia de la población así como las actividades económicas y turísticas era necesario rescatar la arquitectura, el trazado urbano y la historia? Porque por lo referido en este texto se evidencia lo contrario, ya que la protección y fomento del patrimonio no es únicamente la entrega de unas cuantas obras públicas ¿Y nuestro patrimonio funerario?

Notas

  1. Joaquín Ibáñez Montoya, “La resistencia del tiempo” en Patrimonio Cultural y Turismo, Cuaderno N° 6, Congreso iberoamericano sobre Patrimonio Cultural, Desarrollo y Turismo, Morelia Michoacán. Citado en Manuel Sánchez Martínez, El Panteón Municipal de Santa Paula y sus Célebres Huéspedes, León, Universidad de Guanajuato, 2014, p. 80.
  2. María Teresa Jiménez Esquivel, “Presentación de la Alcaldesa de Aguascalientes” en Víctor Manuel Solís Medina y Laura Elena Méndez Martínez, Rescatando nuestros Barrios Mágicos, Aguascalientes, H. Ayuntamiento de Aguascalientes-Secretaría de Obras Públicas, 2018, p. 7.
  3. “Denuncia pública urgente” en Red de Cementerios Patrimoniales del Centro de México disponible en https://www.facebook.com/pg/cementerioscentromexico/posts/?ref=page_internal Consultado el 29 de octubre de 2019.
  4. “Extrañamiento y denuncia pública…” en Red de Cementerios Patrimoniales del Centro de México disponible en https://www.facebook.com/pg/cementerioscentromexico/posts/?ref=page_internal Consultado el 29 de octubre de 2019.

*Pasante de Licenciado en Historia por la Universidad Autónoma de Aguascalientes. luisarturoSB1992.historiador@gmail.com @92Sozzy

Author: Página 24

Share This Post On