Historia en Letras

Pasajes de la Historia Hebrea. Parte I

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas

La Reina del Shabat, de Ephraim Moses Lilien, pintada en 1901

La Reina del Shabat, de Ephraim Moses Lilien, pintada
en 1901

EL PUEBLO judío es una de las sociedades y religiones que más ha impactado sobre la historia de la humanidad. Ha estado vinculado con el antiguo Egipto, Roma, Siria; lo vislumbramos en el medievo y en el desarrollo de la Europa Occidental y Oriental. En el siglo XX estuvo ligado estrechamente al desarrollo de la Segunda Guerra Mundial y posteriormente a su regreso a Tierra Santa con la fundación del Estado Judío de Israel.

NORMALMENTE NOS interesa la historia de los hebreos por los sucesos que ocurrieron durante la Segunda Guerra Mundial (1938-1940), donde fueron perseguidos por la Alemania Nazi. Los testimonios y las narraciones son incalculables y en ocasiones difíciles de creer, los hemos visto en televisión, en documentales, en libros y películas. La problemática viene después, cuando a los sobrevivientes de este pueblo perseguido se les da la oportunidad de fundar su propio Estado, Israel en 1948; a partir de este momento su historia parece lejana a nosotros, ajena, fuera de nues­tro alcance, a pesar de que desde hace décadas vemos en nuestros noticieros y periódicos noticias sobre el conflicto entre Palestina e Israel, no comprendemos de fondo el por qué de esta guerra, el trasfondo o por qué se lleva a cabo.

POR ESTA razón, estimado lector, presentaremos una serie de artículos comenzando por el presente escrito, donde daremos a conocer distintos pasajes de la historia hebrea, tanto antes como después de la Segunda Guerra Mundial, así como aspectos culturales de los judíos que nos llevarán a comprender más sobre esta religión y porque ha sido tan importante para el desarrollo de la historia del hombre.

ANTE QUE nada, debemos saber que los judíos son des­cendientes de los antiguos hebreos. En un principio se les designaba “judíos” a los habitantes del reino de Judá, el cual se fundó 1000 a.C. con el paso de los siglos el termino judío se fue aplicando a todos los hebreos que fueron emigrando a distintas partes, así como a sus generaciones futuras.

EL JUDAÍSMO cree en el mismo Dios que la cristiandad. El Dios de Moisés, el de Abraham, el de los antiguos pro­fetas; también el mismo que liberó a los hebreos del poder del Faraón de Egipto. La diferencia fundamental con la cris­tiandad reside en que los judíos no creen en que Jesucristo haya sido el hijo de Dios, ni creen en él como profeta. Su fe, además, se fundamenta en las antiguas escrituras lo que la cristiandad conoce en la biblia como Antiguo Testamento.

EL ANTIGUO testamento no solo es una serie de ense­ñanzas, sino que constituye una serie de libros que cuenta la historia de los antiguos hebreos y su relación con su Dios Yahvé. Esta serie de libros abarca desde 1200 a.C. y es pieza fundamental para entender el andar hebreo y sus costumbres. Las reproducciones de las antiguas escrituras tienen, además, una traducción a cientos de idiomas, por lo que está al alcance de todo aquel que desee profundizar en la historia de este pueblo.

EN EL TRANSCURSO de los siglos los judíos han sido perseguidos y marginados. Si pensamos que esta situación solo se dio durante la gran guerra de 1938, estamos muy equivocados, un ejemplo, es la discriminación que vivie­ron durante más de un siglo en la Rusia Zarista, de 1795 a 1883, donde vivieron una marginación total y con leyes en su contra que inclusive limitaban los trabajos en los que se podían desempeñar, además no podían desplazarse con libertad por los territorios del Imperio por lo que se vieron recluidos en zonas específicas, llenas de privaciones y mala higiene. Esta serie de ataques se pueden ver de manera más intensa en las “Leyes de Mayo” proclamadas en 1882 que eran encaminadas a perseguir y deteriorar a los judíos.

EN TERRITORIO alemán se podía observar el mismo problema, antes de la década de 1930 los judíos ya eran vistos de mala manera, y el gobierno por medio de dis­tintas restricciones por medio de la ley buscaba mermar esta religión que además era también una sociedad con costumbres propias mal vistas por los demás sectores del imperio alemán.

EN EL MEDIEVO los judíos también sufrieron de esta persecución, debemos recordar que durante siglos los he­breos fueron marcados por la cristiandad como el pueblo culpable de la muerte del hijo de Dios, Jesucristo, por lo que en los tiempos de la Inquisición y sobre todo en territorios de la corona española los tribunales eclesiásticos juzgaban a aquellos que eran acusados de “judaizantes”. Si el Antiguo Testamento nos muestra un camino lleno de infortunio para el pueblo judío, éstos no dejan de aparecer a lo largo de los siglos posteriores hasta nuestros días.

MUCHAS SON las acusaciones en la actualidad contra Israel por la guerra contra Palestina y por su alianza con Estados Unidos. Muchos acusan al Estado judío de hacer con el pueblo palestino lo mismo que a ellos les hicieron en la guerra de 1938 la Alemania Nazi y todo lo que sufrieron siglos atrás. En la siguiente entrega sobre la historia hebrea profundizaremos más sobre el actual estado de Israel y pre­cisamente situaciones la guerra que desde hace décadas sos­tiene con Palestina y otras naciones de creencia musulmana.

Publicado en: Página 24

Comparta este material en