Grecia Vuelve a Caer en Manos de la Derecha

Por Mario Muñoz Lozano

La Habana, 8 jul (Prensa Latina) La derecha griega regresa al poder de la mano del líder del partido conservador Nueva Democracia (ND), Kyriakos Mitsotakis, investido hoy como nuevo primer ministro, luego de ganar las elecciones de este domingo por mayoría.

Con su juramentación para dirigir los destinos del país durante los próximos cinco años, Mitsotakis pone fin al gobierno de Alexis Tsipras y su coalición de la Izquierda Radical (Syriza).

Nueva Democracia ganó los comicios de ayer con el 39.85 por ciento de los votos y conquistó 158 escaños de 300, mientras Syriza obtuvo el 31.53 por ciento y 86 puestos en el parlamento unicameral.

Los resultados del hasta ahora partido gubernamental estuvieron por encima de lo que esperaban la mayoría de los sondeos, que colocaban a la formación de izquierda por debajo del 30 por ciento.

La gran diferencia de escaños, sin embargo, está relacionada con los mecanismos electorales griegos, que otorgan un bono de 50 asientos en el congreso al partido vencedor.

Mitsotakis gobernará con mayoría absoluta, y se espera que su equipo ministerial sea anunciado este lunes, asuma el martes y celebre el primer Consejo de Ministros el miércoles.

En su primera intervención pública como jefe del ejecutivo, manifestó su intención de “cambiar el país” con un programa cuyo principal pilar es la reducción de impuestos y la promesa de reanimar la economía de la nación más endeudada de la Unión Europea (UE) después de una larga década de crisis.

Para ganar estas elecciones, ND prometió revertir las subidas de los gravámenes que tuvo que aceptar Tsipras, obligado por las presiones de la UE, el Banco Central Europeo (BCE)y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Aunque no detalla cómo financiará estas reducciones, ND aseguró que lo logrará recortando gastos innecesarios y con la disminución del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), que bajará para las personas con ingresos inferiores a los 10 mil euros anuales.

Mitsotakis ha dicho que reducirá del 20 al 15 por ciento las cotizaciones a la caja de pensiones en un plazo de cuatro años y recortará en 30 por ciento el impuesto sobre bienes inmuebles (ENFIA), independientemente del valor de la propiedad.

El líder conservador ha proclamado que disminuirá el número de desempleados de 850 mil a 500 mil en un plazo de cuatro años, desmantelando trabas burocráticas y aplicando medidas de fomento de empleo.

Durante su campaña electoral, prometió que el salario mínimo en Grecia alcanzará los 730 euros brutos en tres años, frente a los actuales 650 euros, y que aumentará en 200 millones de euros anuales la partida presupuestaria para los desempleados.

Aclaró, no obstante, que la subida del salario mínimo irá sujeta al crecimiento económico del país.

Nueva Democracia propone una mayor incorporación del sector privado en la sanidad pública y la derogación de una ley aprobada por Tsipras que facilitó la excarcelación de presos que cumplieran una serie de condiciones con el objetivo de reducir la población de los centros penitenciarios.

Entre otras medidas, el nuevo Gobierno prevé también acelerar la descongestión de las islas del mar Egeo, donde viven más de 17 mil refugiados.

Mitsotakis se ha manifestado optimista en cuanto a la posibilidad de convencer a los acreedores europeos de Grecia de la conveniencia de rebajar sus exigencias fiscales, algo que expertos europeos ven muy difícil de lograr.

A cambio, el nuevo primer ministro ha mencionado la aplicación de un “paquete completo de reformas”, las cuales no aclaró.

Tsipras llegó al poder en 2015 con la esperanza de acabar con las políticas de austeridad impuestas por la UE, el BCE, y el FMI, como remedio a una crisis de deuda pública que contagió toda la economía y destruyó el 25 por ciento del Producto Interno Bruto nacional (PIB).

Sin embargo, pronto chocó con la realidad de un país dependiente, y en un giro de 180 grados negoció con sus acreedores un nuevo rescate económico que se tradujo en nuevos recortes salariales, subidas de impuestos, un cambio que muchos seguidores no le perdonaron.

Desde entonces, el país apenas logró recuperarse, con índices de crecimiento del 1,9 por ciento, en 2018, y de 1.4 por ciento, en 2017.

El desempleo en Grecia es el más alto de la Eurozona (19,2 por ciento en el primer trimestre), y la deuda asciende al 180 por ciento de su PIB, si bien este año se espera descienda a 167,8 por ciento.

Los conservadores ponen fin así a los cuatros años y medio de poder de Alexis Tsipras, quien este domingo prometió mantenerse a partir de ahora “activo en la oposición”, con sus 86 diputados.

Según el diario griego Ekathimerini, es la década de crisis la que alimentó el cambio de los votantes griegos hacia la derecha.

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en: