Historia en Letras

Una Reflexión Sobre la “Marcha de la Lealtad”

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas

Francisco I. Madero durante la marcha de la lealtad

Francisco I. Madero durante la marcha de la lealtad

EL PASADO 9 de febrero se conmemoró el 106 aniversario de la “La Marcha de la Lealtad, hecho en el cual, el entonces presidente de la República Francisco I. Madero, fue escoltado por cerca de 300 cadetes del Heroico Colegio Militar desde el Castillo de Chapultepec hasta Palacio Nacional. Esto como símbolo de lealtad y fidelidad al entonces presidente, este acontecimiento da inicio a lo que conocemos como la “Decena Trágica”, 10 días que terminaron con el derrocamiento de Madero y una de las primeras etapas de la Revolución Mexicana.

A PESAR de que la Marcha de la lealtad se celebra año con año muchos mexicanos no tenemos conocimiento de la misma ni de las dimensiones que esta tuvo para el desarrollo de la Revolución Mexicana. Una Revolución que apenas inicia con la caída del régimen de Porfirio Díaz y el triunfo electoral de Madero. En el ideario popular la Revolución se vuelve confusa y poco entendible a partir del asesinato de Madero.

FRANCISCO I. Madero había triunfado en las elecciones celebradas en noviembre de 1911, como vicepresidente había sido elegido José María Pino Suárez. Para febrero de 1913 Madero había cumplido un poco más de un año en la presidencia, y la situación de su gobierno no era nada favorable. Para muchos Madero solo había pactado con los actores del antiguo régimen, para otros, había que darle tiempo, lo cierto es que aquellos que habían buscado un cambio rápido en la vida social y cotidiano se habían desencantado rápidamente. Era un momento de gran tensión en donde los generales Bernardo Reyes, Manuel Mondragón y Félix Díaz (sobrino de Porfirio Díaz), buscaban tomar Palacio Nacional para darle fin a la presidencia de Francisco I. Madero.

FUE EN la madrugada del 9 de febrero que se inició la sublevación en la Ciudad de México, Mondragón y Reyes fueron apoyados por tropas del cuartel de Tacubaya. El asalto a Palacio Nacional no rindió frutos este fue defendido exitosamente por el general Lauro Villar, por esta ocasión los atacantes tuvieron que retirarse a la “Ciudadela”, no sin antes dejar un aproximado de 100 muertos entre soldados y civiles.

EL PRESIDENTE Madero fue informado de los acontecimientos y en el transcurso del mismo día fue escoltado por los cadetes del Heroico Colegio Militar desde el Castillo de Chapultepec a Palacio Nacional con la intención de demostrar la lealtad que el ejército tenia hacia su presidente, en el evento se pudo ver cómo Gustavo Madero, hermano del presidente demostró su apoyo, así como el general Victoriano Huerta quien fue nombrado comandante de la plaza debido a que Lauro Villar fue herido durante el asalto.

ESTE FUE el inicio de 10 días llenos de tensión, los cuales terminarían con el derrocamiento y muerte de Madero, con una traición que se da el 19 de febrero por parte del general Huerta, y el asesinato de Madero el 22 de febrero a un costado del “Palacio Negro” de Lecumberri. El llamado “apóstol de la democracia” había perdido la vida traicionado por parte del ejército por una gran parte de aquellos hombres que le habían jurado fidelidad como comandante de las fuerzas armadas. Solo aquellos cadetes del heroico colegio militar habían permanecido fieles a su presidente.

DESDE ENTONCES se celebra esa fidelidad de aquellos cadetes a su presidente cada año, bien podemos opinar si el derrocamiento de Madero fue correcto o no, sin embargo, la traición y la tragedia rondan por este acontecimiento de la historia de México. Por otra parte, esta muerte significa el fin de tan solo una etapa en la Revolución, consecuentemente viene la breve presidencia de Victoriano Huerta y la lucha activa de Obregón, Carranza, Villa y Zapata.

LOS ACONTECIMIENTOS del 9 de febrero de 1913, reflejan las tensiones que se vivían en aquella época, son hechos históricos que nos sirven para reflexionar también sobre el presente que tenemos, es una invitación a la vez para investigar más sobre nuestra historia, una historia que en la actualidad está al alcance de la mano con tan solo buscar en la red o en los libros. Con esto terminamos esta edición de este Historia en Letras estimado lector, en la próxima entrega veremos el papel que tuvo el general Victoriano Huerta durante la Revolución Mexicana.

*Historiador, escritor y docente. Egresado de la Universidad Autónoma de Aguascalientes

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en: