La Columna del Diablito

Gregorio Zamarripa Delgado ...suspira, pero por otra morena...

Gregorio Zamarripa Delgado
…suspira, pero por otra morena…

* UNA, DOS Y… ¡TRES! ¡COMENZAMOS!
EN LAS ENTRAÑAS DEL DINOSAURIO…

El pasado lunes 21, en el vetusto edificio  de la avenida Adolfo López Mateos esquina con la calle Cosío, se llevó a cabo una más de las ceremonias luctuosas del expartido aplanadora, a la que disfrazaron de “Convocatoria para la selección y postulación de la candidatura a las presidencias municipales por el principio de mayoría relativa, mediante el procedimiento de elección directa en su modalidad de miembros inscritos en el registro partidario, con ocasión del proceso electoral local 2018-2019”.

A ella acudieron tres personajes que, aunque pretendan disimularlo, no cesa de latirles su corazón tricolor por una candidatura en especial: La Presidencia Municipal de Aguascalientes, que tiene una bolsa de más de tres mil millones de pesos anuales, más los extra que acostumbra enviar la Federación para obras, entre otras muchas minucias.

Por esa bolsota, ahí estaban tres tiradores:

Lorena Martínez Rodríguez ...cuando ese animal pica...

Lorena Martínez Rodríguez
…cuando ese animal pica…

1.- La siempre ensabanable Lorena Martínez Rodríguez, que no hace muchos días dijo –pa’descontrolar al enemigo– que ya la política la había “jubilado”. Sin embargo, a un metro de distancia, su corazón se oía palpitar al ritmo de “¡volver, volver, volveeer!”, y es que cuando ese animal pica no hay remedio en la botica.

Blanca Rivera Rio Flores ...sin posibilidades, pero...

Blanca Rivera Rio Flores
…sin posibilidades, pero…

2.- La carta número dos es Blanca Rivera Rio Flores, esposa de ya saben quién, que estuvo muy concentrada en el evento luctuoso, pues ella, como Lorena, aspira a convertirse en la versión femenina de Jesús y decirle al partido de sus amores y desvíos: “PRI, levántate y anda… nos vamos de campaña, Carlitos quiere ser presidente del DIF Municipal”.

Carlos Lozano de la Torre ...al estilo Felipe González...

Carlos Lozano de la Torre
…al estilo Felipe González…

3.- Otra carta es el propio Carlos Lozano de la Torre “El Patrón del Mal”, que, por increíble que parezca, actuaría igual que su “querido amigo” Felipe González González, en aquella elección interna: “¡Ah! ¿No quieren a mí hijo? ¡Pues entonces voy yo!”, ¿lo recuerda el lector?

El otro tirador, aunque agazapado, (para no quemarse en caso de  que le digan “siempre no”) es el  loco de la radio, sí José Luis “La Víbora” Morales Peña, finísima persona por todos conocida y, según él, la más famosa pues “siete millones 500 mil radioescuchas lo adoran, lo aman, lo veneran”, y votarían por él para “desaparecer el del hambre que sufre mi pueblo y, después, como gobernador, meter a la cárcel a Martín, quitarle todo el dinero y dárselo a los pobres”; tal y como lo dice desde el micrófono todos los días “y se lo firmo”.

No hay más tiradores en el PRI, todos los demás hasta fuchi le hacen ¿verdad Goyo Zamarripa?; aunque el de Jesús María suspira, desde hace años por morena, no por la que se imagina el lector, sino por la cincuentona mujer que acompaña por todos lados a su “amante bandido”, Robolfo Franco González, perdón, Ramírez.

José Luis “La Víbora” Morales ...“por derecho de sangre”...

José Luis “La Víbora” Morales
…“por derecho de sangre”…

Así las cosas, sólo hay cuatro tirados para la candidatura del RIP  a la Presidencia Municipal de Aguascalientes: Lorena, Blanca, Carlos y José Luis “La Víbora”, priísta por derecho de sangre, dado que su padre, “don Viborón”, siempre ha sido de cuerpo, alma y corazón tricolor.

Haga el lector sus apuestas.

EL PANADERO CON EL PAN…

Es el PAN en dónde tienen candidatos para dar y regalar: “Son un chingo y dos montones”, diría mi inolvidable tía Jerónima.

Con la salvedad de que hasta los propios panistas no quieren bolillo, birote o cosa que se les parezca, sino un buen y azucarado “bizcocho”: Teresa Jiménez Esquivel.

Con ella, dice la mayor parte de los panaderos, el triunfo está asegurado, pues tienen la escalera grande; ya para la siguiente elección nomás le faltaría la chiquita (o sea el tiempo) para llegar al cielo, en el cual habita Martín Orozco Sandoval, o séase Palacio de Gobierno.

Sin embargo, hay moros en la costa: entre el mismo equipo de Tere, en el mismísimo Palacio Municipal, hay dos que tres monitos que le están toreando el toro al revés y ella sabe quiénes son, pero  tiene y debe tolerarlos hasta después de la reelección, no antes, porque se le vendría el “moñerío”, perdón, el avispero encima.

Tere, con todo y sus grandes ventajas, tiene, sin embargo, un contrincante de peso completo, en lo interno: es un panadero muy sagaz, decidido y con harto billete: José Ángel González Serna alias “Paquín”, que sacrificó la presidencia del Patronato de la Feria Nacional de San Marcos, para contender por la Presidencia Municipal de Aguascalientes, un anhelo de muchos años, aunque los expertos en estos menesteres dicen que la Tere (remember Mauricio Morales) lo hará morder el polvo nuevamente.

Pero “Paquín” no se da por vencido y ha dicho a los dueños de la panadería: “¡Déjenme ser, no sean gachos, me la deben, ojetes!”;  pero en caso contrario el millonario empresario no le haría el feo a una propuesta indecorosa de Morena (el partido, no la de Goyo Zamarripa), que este año pretende llevarse el carro completo que viene manejando con tremendo éxito Andrés Manuel Lopez Obrador.

 ANTORCHA CAMPESINA…

Mover masas es la especialidad del vetusto Arturo Córdova Morán, propietario de la organización política llamada Antorcha Campesina, parida en 1974 para “combatir la pobreza”, pero que años más tarde, en 1988, chafeó y  se vinculó al PRI.

Así, aquella organización formada por estudiantes y profesores de la Escuela Nacional de Agricultura, 14 años después perdió la virginidad, la esencia y la vergüenza.

Antorcha, en la actualidad, es un feudo como el del extinto líder petrolero Joaquín Hernández Galicia “La Quina”, comandado por Arturo Córdova, quien se ha enriquecido a lo bestia, olvidando que Antorcha Campesina nació por y para los pobres.

Pero el pasado martes  “la caca volvió a flotar” cuando Aleida Ramírez Huerta, dirigente del Movimiento Antorchista de Yucatán, se abrió de capa y dijo que el feudo del ingeniero agrónomo Arturo Cordova es dueño de 40 gasolineras, dos hoteles, centros recreativos, restaurantes, tiendas de abarrotes, entre otros negocios diseminados por todo el país .

Y a pesar de que esto ya se sabía, “la caca volvió a flotar”. Así las cosas, Pedro Pérez Gómez, dirigente en Aguas-calientes del “Movimiento Antorchista”, en conferencia de prensa reconoció que eso de la pobreza no va con ellos, que es cierto que tienen un chingo de negocios por todo el país, pero que para ellos es un honor y no una vergüenza porque toda su fortuna proviene de las cuotas que pagan sus afiliados (¡no mames!).

Bueno, pero “¿qué le pasa a este güey, acaso cree que los periodistas somos pendejos?”,  susurró uno de los reporteros a otro.

El tipo éste, Pedro Pérez, dice que aquí en Aguascalientes tienen 30 mil miembros y que todos pagan cuota, tsttt… ¿te cae?

Y mientras más hablaba, más se ensartaba con sus propias palabras: “No nada más nosotros tenemos gasolineras, sino también tiendas de abarrotes, hoteles, balnearios, constructoras, restaurantes”. Y criticó al gobierno que “sólo da las sobras al pueblo”. Órale.

Y CON ESTA ME DESPIDO…

Ya está tras las rejas del Cereso de Aguascalientes Arturo Solano López, titular del Órgano Superior de Fiscalización del Gobierno del Estado, en la extinta administración del tristemente célebre Carlos Lozano de la Torre “El Patrón del Mal”.

Arturo es el hilo más delgado del régimen lozanista y por eso se rompió. Le buscaron los millones por todas partes, se hablaba que el hombre “rodolfeó” 400 millones de pesos, pero no se los pudieron comprobar, pero sí, un millón 900 mil varos.

¿Cómo fue que los rodolfeó?

Hizo una nómina especial, para un proyecto especial, en el que había empleados y trabajadores fantasmas, en donde aparecía hasta “Gasparín”. Obvio, lo cacharon y vas para adentro.

Hay otro monito más grueso, quien por cierto anda fugado, es Francisco Javier Chávez Rangel alias “El Chato”, director de Instituto de Educación del Estado (IEA), uno de los que llevaron a cabo la famosa “Estafa Maestra”.

Según eso, el importe de esa transa abarca alrededor de  400 millones de pesos, que vaya usted a saber si “El Patrón del Mal” recibió o no su mochada.

Lo cierto es que “El Chato” gastó en su campaña electoral por la alcaldía de la capital, algo así como 100 millones de pesos, dinero del pueblo tirado a la basura porque el ganón de esa lid fue Juan Antonio Martín del Campo.

Eso sí: “El Chato” se dio vida de Jeque Árabe, y cargaba pa’todos lados con dos que tres nalguitas, no juntas, pero graneaditas, a las que les obsequió carrazo del año y algunos otros detallitos, pretextando que amor con amor $e paga.

“El Chato”, presume, fue el hombre más feliz del sexenio de Carlos Lozano y que lo único que lamenta es no haber ganado la Presidencia Municipal de Aguascalientes, a pesar del billete que le metieron y de la persecución policiaca que padeció su contrincante, a quien pretendían asociar con el narco para dejarlo fuera de la elección, pero se la pelaron, no obstante de contar con el apoyo de “La Víbora” Morales.

Pero bueno, todo principio tiene un final y hoy “El Chato” anda a salto de mata por no se sabe dónde chingaos, aunque Jorge López Martín, el flamante presidente del Patronato de la Feria de San Marcos asegura que el “maestro” está escondido en el “Nido de Víboras”, perdón, en el edificio inteligente de su gran amigo José Luisnnn “La Víbora” Morales.

¿Será?

* (Columna publicada inicialmente en el semanario hermano TRIBUNA LIBRE el pasado jueves 24).

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en: