Multimillonarios Incrementan sus Fortunas y Pagan Menos Impuestos, Acusa Oxfam

 “Si el 1 por ciento más rico pagase solo un 0.5 por ciento más de impuestos sobre su riqueza, podría recaudarse más dinero del necesario para escolarizar a los 262 millones de niñas y niños que actualmente no tienen acceso a la educación, y proporcionar asistencia médica que podría salvar la vida de 3.3 millones de personas” (Foto: Archivo/ Saúl López/Cuartoscuro)

“Si el 1 por ciento más rico pagase solo un 0.5 por ciento más de impuestos sobre su riqueza, podría recaudarse más dinero del necesario para escolarizar a los 262 millones de niñas y niños que actualmente no tienen acceso a la educación, y proporcionar asistencia médica que podría salvar la vida de 3.3 millones de personas” (Foto: Archivo/ Saúl López/Cuartoscuro)

Enero 21, Ciudad de México (apro).- La fortuna de los milmillonarios aumentó en 12 por ciento en el último año, es decir, dos mil 500 millones de dólares diarios, mientras que la riqueza de la mitad más pobre de la población mundial, que equivale a tres mil 800 millones de personas, se redujo en un 11 por ciento, de acuerdo con un informe de la organización civil internacional Oxfam.

En un comunicado, la ONG con sede en Reino Unido dio a conocer los puntos principales del reporte titulado ¿Bienestar público o beneficio privado?, cuya publicación coincide con el Foro Económico Mundial de Davos, en Suiza.

El informe “muestra cómo la creciente brecha entre las personas ricas y pobres está poniendo en peligro la lucha contra la pobreza, perjudicando nuestras economías y alimentando la indignación de las ciudadanas y ciudadanos en todo el mundo”.

Revela además cómo los gobiernos están exacerbando la desigualdad al no dotar los servicios públicos –como la educación y la salud– de la financiación necesaria, al conceder beneficios fiscales a las grandes empresas y a las personas más ricas, y al no frenar la elusión fiscal.

El informe, señala Oxfam, también constata que la creciente desigualdad económica afecta especialmente a las mujeres y las niñas.

Al respecto, en el capítulo relativo a la igualdad de oportunidades, el informe menciona que en México, las niñas nacidas entre el 20 por ciento más pobre de la población tienen el doble de probabilidades de seguir siendo pobres que los niños en su misma situación, y tienen tan sólo una cuarta parte de las probabilidades que un niño igual de pobre de llegar a formar parte del 20 por ciento más rico de la población.

El informe también menciona a México en el apartado de lucha contra la corrupción, la cual considera fundamental para que la universalización de los servicios públicos y la protección social sea una realidad.

En ese contexto cita un estudio realizado en México que reveló que la policía tiende a exigir sobornos sobre todo a las personas pobres, ya que los ricos tienen mayor voluntad y capacidad de tomar represalias.

“Además, estos sobornos constituyen un porcentaje mucho mayor de los ingresos de las familias más pobres, lo cual significa que contribuyen a aumentar la desigualdad de ingresos”, explica.

Más Ricos, Menos Impuestos A pesar de que el número de milmillonarios prácticamente se ha duplicado desde el inicio de la crisis económica (entre los años 2017 y 2018 surgía un nuevo milmillonario cada dos días), las élites económicas y las grandes empresas tributan a los tipos impositivos más bajos de las últimas décadas, señala el informe.

Para efectos del estudio, un milmillonario (traducción al español de la palabra inglesa “billionaire”) es una persona que posee una fortuna de mil millones de dólares.

Basándose en la lista de la revista Forbes del año pasado, 26 milmillonarios poseen la misma riqueza que los tres mil 800 millones de personas que componen la mitad más pobre de la humanidad. En 2017 había 43 personas consideradas en la élite de los más ricos.

“Si el 1 por ciento más rico pagase solo un 0.5 por ciento más de impuestos sobre su riqueza, podría recaudarse más dinero del necesario para escolarizar a los 262 millones de niñas y niños que actualmente no tienen acceso a la educación, y proporcionar asistencia médica que podría salvar la vida de 3.3 millones de personas.

“En 2015, tan solo cuatro centavos de cada dólar recaudado a través de impuestos correspondían a impuestos sobre la riqueza, como el impuesto sobre sucesiones o sobre la propiedad. Estos tipos de impuestos se han reducido o incluso eliminado en un gran número de países ricos y apenas se aplican en los países en desarrollo”, advierte.

Oxfam acusa que se han reducido drásticamente los tipos impositivos aplicables a las grandes empresas y a las grandes fortunas.

“Por ejemplo, en los países ricos, el tipo marginal máximo en el impuesto sobre la renta personal se ha reducido, pasando del 62 por ciento en 1970 al 38 por ciento en 2013.

En los países en desarrollo, el tipo marginal máximo en el impuesto sobre la renta personal se sitúa, en promedio, en el 28 por ciento.

“En algunos países, como Brasil, el 10 por ciento más pobre de la población dedica al pago de impuestos un porcentaje mayor de sus ingresos que el 10 por ciento más rico”, detalla.

El equipo de Oxfam señala que también realizó cálculos para América Latina y el Caribe, donde mientras aumentó la riqueza de los milmillonarios, la pobreza extrema continuó creciendo, alcanzado su nivel más alto desde 2008 y afectando a 62 millones de personas (10.2 por ciento de la población).

La fortuna de los milmillonarios, expone el informe, aumentó en un 10 por ciento en el último año, es decir, 36 mil millones de dólares, mientras el 20 por ciento más pobre de la población, que equivale a 130 millones de personas, vio aumentar sus deudas.

“La fortuna acumulada de los milmillonarios asciende a 414 mil millones de dólares, un monto mayor al PIB de casi todos los países de la región, excepto Brasil, México y Argentina.

“El 10 por ciento de los más ricos paga sólo un 4.8 por ciento de impuesto sobre la renta, aunque debería pagar en promedio un 28 por ciento”, añade.

Con el dinero que las empresas dejan de pagar cada año por beneficios fiscales en el impuesto sobre la renta, se podría contratar a 93 mil médicos en Guatemala o 349 mil en Brasil, construir 120 mil viviendas en República Dominicana o 70 mil en Paraguay, y contratar a 94 mil docentes en Bolivia o 41 mil en El Salvador.

Las mujeres dedican 38 horas semanales al trabajo de cuidados no remunerado, mientras los hombres dedican 16 horas. En comunidades rurales de Colombia, las mujeres dedican en promedio 14 horas diarias a cuidar de sus familiares.

“El tamaño de tu cuenta bancaria no debería determinar los años que permaneces en la escuela ni cuál es tu esperanza de vida. Lamentablemente, esto es una realidad en demasiados países del mundo. Las grandes empresas y los súper ricos disfrutan de bajas facturas fiscales mientras a millones de niñas se les niega su derecho a la educación y muchas mujeres pierden la vida por la falta de acceso a servicios de atención materna”, acusa Winnie Byanyima, directora ejecutiva de Oxfam Internacional.

El informe también señala que los servicios públicos sufren un déficit crónico de financiación o se subcontratan a empresas privadas que excluyen a las personas más pobres. En muchos países, los servicios de educación o salud de calidad se han convertido en un lujo que solo se pueden permitir las personas ricas, asegura Oxfam.

“Cada día mueren 10 mil personas por no poder pagar la atención sanitaria. En los países en desarrollo, una niña o niño de una familia pobre tiene dos veces más probabilidades de morir antes de alcanzar los cinco años que una niña o niño de una familia rica”.

Asimismo, destaca que las bajadas de los tipos impositivos en el impuesto sobre la riqueza benefician sobre todo a los hombres, quienes poseen un 50 por ciento más de riqueza que las mujeres a nivel global y controlan más del 86 por ciento de las grandes empresas.

“En cambio, cuando se descuidan los servicios públicos, son las mujeres y las niñas en situación de pobreza las que más sufren las consecuencias. Por ejemplo, las mujeres dedican horas no remuneradas para cuidar de sus familiares enfermos cuando los servicios públicos de salud fallan.

“Oxfam estima que, si una única empresa se encargase de realizar el trabajo de cuidados no remunerado que llevan a cabo las mujeres de todo el mundo, su facturación anual ascendería a 10 billones de dólares, 43 veces más que la de Apple, la mayor empresa del mundo”, expone Oxfam en el comunicado.

“En todo el mundo hay cada vez más personas que se sienten frustradas y enfadadas. Los Gobiernos deberían actuar inmediatamente para lograr cambios reales asegurándose de que las grandes empresas y las personas más ricas paguen los impuestos que les corresponden justamente, e invirtiendo este dinero en servicios gratuitos de educación y salud que satisfagan las necesidades de toda la población, incluidas las mujeres y las niñas, que se ignoran con demasiada frecuencia.

Los Gobiernos pueden construir un futuro más prometedor para todas las personas y no solo para una minoría privilegiada”, concluye Byanyima.

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en: