La Columna del Diablito

José Luis Morales Peña ...“allá está tu papá”...

José Luis Morales Peña
…“allá está tu papá”…

* UNA, DOS Y… ¡TRES! ¡COMENZAMOS!
EL PRI YA TIENE CANDIDATO A LA ALCALDÍA…

El PRI está en terapia intensiva, los propietarios de la antiquísima franquicia, desesperados, rayan en la histeria, porque hasta el pasado martes 15 no tenía a candidato alguno para la alcaldía de Aguascalientes, porque hasta connotados empresarios con marcada filiación tricolor le han estado haciendo el fuchi, porque lo ven en vías de extinción.

De sus filas sólo dos personas, ambas mujeres, podrían participar como candidatas a la alcaldía de Aguascalientes: Blanca Rivera Rio Flores de Lozano, y Lorena Martínez Rodríguez, para al menos intentar conservar el registro… y las prerrogativas.

Blanca Rivera Rio de Lozano ...desprestigiada...

Blanca Rivera Rio de Lozano
…desprestigiada…

Pero la primera no tiene arrastre entre la raza, pues además de ser la mujer del odiado gobernador Carlos Lozano de la Torre, se le considera una mujer “Fifí”; en cuanto a Lorena, ella ya ha declarado públicamente que no le va a entrar porque la política “ya me jubiló”.

Lorena Martínez Rodríguez ...“me jubiló la política”...

Lorena Martínez Rodríguez
…“me jubiló la política”…

¿Dónde pues hallar un candidato que, al menos, pudiera ayudarles a conservar su registro? Pues ayer miércoles 16, gracias al Juez Segundo Civil Antonio Piña Martínez, lo reencontraron: el locutor José Luis Morales Peña “La Víbora” –de familia priísta de origen– muy dado a la diatriba y al insulto: “¡A mí me la pela el presidente!, ¡me la pela el gobernador!, ¡me la pelan los narcos!, ¡me la pela el obispo! Y ¿saben qué?, ¡chinguen todos a su madre!, menos Dios, porque a él sí le tengo miedo, es al único, pero con los demás sí me aviento un tiro y me la pelan ¿verdad Merino?”.

Para nadie es desconocido el pleito que tiene casado con el gobernador Martín Orozco Sandoval, por cuestiones netamente económicas, que se han convertido en odio por parte del locutor que todos los días lo insulta y lo reta desde la comodidad y seguridad que le da su micrófono.

No hay día que no lo insulte y que no le miente la madre: “¡Me gustaría verlo frente a frente para decírselo cara a cara, a mí no me faltan güevos, es un hijo de la chin… su campaña a la gubernatura se la financió el narco!, él trajo aquí a ‘El Mencho’, Martín es el gato de ‘El Mencho’, por eso Aguascalientes es de los estados más violentos de México, todos los días hay asesinatos, nadie lo dice porque todos los periodistas y los periódicos están vendidos menos yo”.

Y más: “¡Martín acabó con Aguascalientes, no hay empleo, nadie quiere invertir, no hay salud, no hay educación, no hay nada, Martín se lo acabó todo, él sólo se dedica a robar a hacer negocios con pasos a desnivel que nadie le pidió!”.

Y más: “Se los dije, pero pinche pueblo agachón, miedoso, cobarde, no tiene dignidad, ahí está que vendió su voto por 200, 500 pesos y hoy sé que está arrepentido!”.

Y más: “¡Ahora todos están arrepentidos, hasta el obispo, los curas, la gente del Campestre, todos están arrepentidos, se están yendo a otros estados, se están yendo todos los capitales, Aguascalientes están destrozado!”.

Y más: “¡Se los dije, se los advertí, aguas, con Martín viene el narco, es un burro de los cañones de Zacatecas, no es cierto que es de Jalisco, es de Zacatecas, hasta en esto nos mintió, él es de los cañones de Zacatecas, de allá donde están los narcos, se los confirmo y se los firmo!”.

“El Comandante Rojo” ...“se lo echaron”, acusa...

“El Comandante Rojo”
…“se lo echaron”, acusa…

Y la cantaleta de los últimos días: “¡A mí no me la pegan, ‘El Comandante Rojo’ no se suicidó, lo suicidaron, porque él sabía muchas cosas de los negocios de Martín, del Cártel de Martín, Martín, eres un asesino!”.

Y más: “¡Pero vas a ver: Me voy a lanzar para Alcalde y luego para gobernador para quitarte todo el dinero que le robaste a mi pueblo y meterte a la cárcel, borracho infeliz, burro zacatecano, porque tú ni siquiera eres de Aguascalientes!”.

Y más: “¡Voy por ti, Martín, yo sí te chingo… ¡y te lo firmo!”.

Así han sido sus diatribas, sus insultos todos los días y durante todo el gobierno de Martín Orozco.

La injuria, la amenaza han sido sus herramientas y, claro, sus bots radiales a los que les paga un sueldo y les proporciona celulares para que afirmen lo que él les ordena. Es una acción burda, reconocen en el PRI, pero que sin embargo le ha dado “resultado” (sic).

 LA RESPUESTA…

 Ante la cascada de denostaciones e insultos, el gobernador Martín Orozco respondió con una demanda por la vía civil, que cayó a manos de Antonio Piña Martínez, Juez Segundo, acusando a “La Víbora Morales” de “daño moral”.

 CRÓNICA DE UN ARRESTO ANUNCIADO…

 Enterado de la demanda en su contra, desde hace unos meses, “La Víbora” inició una contraofensiva, ahora en contra del juez Piña Martínez, a quien de vendido y pendejo no lo baja: “¡Es un gato de Martín, lo reto que venga aquí al edificio inteligente y me detenga, aquí lo espero, o le tengo miedo, que venga con los policías que quiera, lo reto a que me detenga”.

Y “La Víbora” Morales abre los micrófonos de “La Mexicana” a su bots: “¡José Luisnnn, ese juez es culero, no te dejes!”.

“¡Ese pinche juez está comprado por Martín, pero no tengas miedo, todo el pueblo estamos contigo!”.

“¡Manda a chingar a su madre a ese juez, José Luis, lánzate para presidente municipal, Tere no la hace contigo!”.

 Y LLEGÓ EL DÍA…

 Sí, llegó el día: ayer miércoles por la mañana, Carlos Merino, el segundo de abordo de “La Víbora”, anunció que el titular del noticiar de “Radio Mexicana” había sido arrestado por policías ministeriales:

“Hace unos instantes –inició Carlos Merino al aire– cuando se da hace 10 minutos, que de pronto recibo yo un WhatsApp de José Luis Morales donde me dice: ‘Márcame de cabina, urge’, y al marcar entra al aire César Rojo dando a conocer que está detenido, que en ese momento lo estaban deteniendo a las afueras de su casa, ahí en Pulgas Pandas, donde hablaba de cinco ministeriales que, bueno, pues siempre guardaron el respeto y se portaron a la altura y, bueno, pues obviamente estaban cumpliendo órdenes”.

César Rojo, el reportero de policía, dijo al aire: “Es una medida cautelar, por decirlo así, porque, obviamente, no es una orden de aprehensión, digo así como ejemplificándolo ¿no?, cuando de repente te manda a hablar un juez y no vas a ninguna audiencia y te giran una orden de arresto y estas cinco horas pues ya te dejan en libertad, es justamente lo qué pasó con José Luis, ¿no?, pero digo finalmente yo a lo que voy, Carlos, es el origen ¿no?, o sea, el no poder hablar de una persona que es pública, yo lo entendería de una persona que no está en una posición pública, pero…”.

 EL LLAMADO DE “LA VÍBORA”…

 Pero, ¿qué le dijo “La Víbora” a Carlos Merino, cuando le pidió “márcame a cabina, urge”? César Rojo lo narra así:

José Luis Morales: …cautelares que si volvía a hablar del gobernador me iban a meter a la cárcel 5 horas.

 César Rojo: Sí.

 José Luis Morales: Estoy afuera de mi casa, saliendo de Pulgas Pandas, esto es histórico, esto jamás había ocurrido en la historia del periodismo, te ruego que tengan cobertura, aviso a los medios de comunicación, esto es un atentado a la libertad, en donde los ministeriales no tienen nada que ver, el juez segundo civil, el juez Piña acaba de girar una orden de arresto y es increíble, en medio de los escándalos que hemos denunciando, lo que pasó en la propia Policía Ministerial, toda la corrupción que he denunciado el gobernador, es increíble que estén deteniendo a José Luis Morales, estoy afuera de mi casa, saliendo de Pulgas Pandas rodeado de 5 elementos muy amables de la Policía Ministerial que me dicen ‘pues me da mucha pena, pero es nuestro trabajo’, voy a la Policía Ministerial, voy arrestado 5 horas por hablar del gobernador y la corrupción del peor gobernador de toda la historia.  “Es una denuncia que te pido le llegue a nuestros compañeros de México, López-Dóriga, Ciro, te pido Merino que esto se denuncie cuanto antes, es un atropello, esto nunca había pasado en México, esto es de verdad histórico, entonces pues yo hago de verdad un llamado a la sociedad que no me dejen solo, 30 años yo me la he jugado por ustedes, me he jugado la vida por ustedes, no me dejen solo, voy a la Policía Ministerial, pueblo de Aguascalientes no me abandonen, yo me la he jugado siempre, hasta la muerte por ustedes, la vida, cuántas carreras, cuántas fundaciones, a esos miles que he ayudado no me dejen solo, voy 5 horas detenido a la policía ministerial, mi único pecado es haber hablado del gobernador.

 César Rojo: Oye, ¿ya vas en la patrulla?

José Luis Morales: No, no voy, me dieron la oportunidad de hacer esta llamada en lo que pues, muy accesibles, de verdad debo de reconocer ni violencia, ni estoy esposado, pero César, Víctor Romo, amigos de La Mexicana, señor Merino, le encargo que conduzca el programa, es lo único que les pedí avisar porque no voy a poder conducir el programa, estaré, cálculo, de 7 a las 12 del día, bueno en cuanto llegue a la Policía Ministerial, ahí estaré detenido por hablar del gobernador, es el peor atentado a la libertad de expresión, esto es inaudito, esto es histórico, esto es increíble, me avergüenza vivir en este estado, no puede ser, voy a hablar con el Presidente López Obrador, saliendo a las 12 del día lo voy a buscar personalmente, porque yo tengo protección federal, estoy dentro del programa de protección a periodistas y a pesar de ello, entonces te pido denle cobertura, dedíquese a esto César por favor.

 César Rojo: Claro que sí José Luis, ya nos estamos moviendo.

 José Luis Morales: A la Policía Ministerial no vas a poder entrar, estoy avergonzado, estoy triste, me siento muy mal y bueno pues ni modo, me dicen que tengo que cortar la llamada porque estoy oficialmente detenido, voy arrestado 5 horas a la Policía Ministerial por haberme atrevido a hablar de un gobernador, algún día hasta estos elementos me lo van a reconocer y una vez más confirmo, me voy a aventar Martín, con esto que me acabas de hacer Martín, me voy a lanzar y firmo que seré el próximo… (se corta audio).

 César Rojo: Híjole ahí se cortó la comunicación…

 José Luis Morales: Los delincuentes van a estar donde deben de estar y los inocentes como yo que pagamos impuestos, yo que tengo familia, que mi hija acaba de pasar por aquí, esto es vergonzoso, esto es un insulto al periodismo, no se vale lo que me están haciendo César, me toca subir a la patrulla, voy detenido y bueno pues buen día para todos y le pido gente no me dejen solo, voy a la Policía Ministerial, no me abandonen taxistas, pueblo de Aguascalientes, no me dejen por favor.

 César Rojo: Y estamos contigo José Luis.

 José Luis Morales: ¿Puedo seguir hablando? No ya no puedo seguir hablando, porque ¿tengo que entregarlo o lo apago? Tengo que entregar mi teléfono, no tengo comunicación, entonces lo tengo que entregar al comandante Antillani y pues ni modo, una vergüenza, qué desgracia, César ojalá lo que puedan cubrir, lo que puedan reportar a nivel nacional por favor.

 César Rojo: Claro que sí José Luis, estamos contigo… a partir de este momento le damos una cobertura de este atentado en contra de la libertad de expresión…”.

 Y CON ESTAS ME DESPIDO…

 Todo el noticiaro se la pasaron hablando del “arbitrario” arresto cautelar por cinco horas que el Juez Segundo Civil, Antonio Piña Martínez, ordenó contra el locutor de marras, mientras que el Partido Revolucionario Institucional (PRI), experto en el manejo de masas, acarreó a cientos de desempleados de diferentes colonias populares para exigir que “José Luis sea liberado, porque si no, vamos a entrar por él, y al que vamos a meter a la cárcel es al pinche gobernador” (sic).

Para “liberar a José Luis”, el PRI le echó toda la carne al asador: fueron cientos de personas las que llegaron para amagar con sacarlo de la cárcel, pero a las 12 del día, “La Víbora” Morales, al cumplir las cinco horas de arresto, fue liberado.

Así las cosas, el PRI ya tiene candidato a la alcaldía de Aguascalientes: José Luis “La Víbora” Morales Peña, para luego ir, según presumen, por la gubernatura de Aguascalientes”.

Mejor orquestado no pudo haber estado.

Y allá, en el edificio de la avenida López Mateos y la calle Cosío, ya sueñan con regresar a Palacio de Gobierno, con “La Víbora” Morales en hombros.

Agustín Morales abraza a José Luis ...“hijo de mi vida creí que te fusilarían”...

Agustín Morales abraza a José Luis
…“hijo de mi vida creí que te fusilarían”…

Entre los cientos de personas estaba el jefe del clan de Los Morales: Agustín Morales Padilla “don Viborón”, el magnate de la radio que, muy “orgulloso por la respuesta del pueblo, que tanto ama a su hijo José Luis”, lo abrazó efusivamente al tiempo que le dijo: “¡Eres mi orgullo, tú serás el que dirija todos los negocios de la familia cuando yo me vaya!”.

* (Columna publicada inicialmente en el semanario hermano TRIBUNA LIBRE el pasado jueves 17).

 

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en: