La Columna del Diablito

Vicente Fox Quesada ...él inició el huachicoleo...

Vicente Fox Quesada
…él inició el huachicoleo…

* UNA, DOS Y… ¡TRES! ¡COMENZAMOS!
TODOS CONTRA EL HUACHICOL…

El locutor José Luis Morales Peña “La Víbora” tiene varios días asegurando que uno de sus “siete mil millones de radioescuchas” le ofreció hua-chicol: gasolina y diésel para su flotilla de vehículos, pero que además el vendedor le dio pelos y señales de gasoli-neras y clientes particulares que le compran el combustible robado a Pemex.

Ayer mismo, el nieto predilecto de Teocaltiche, Jalisco, se enroscó en el micrófono de papi y en un diálogo con su reportero de policía, César Rojo, acusó insistente:

“No, pero aquí sí se vende César, a mí me ofrecieron el fin de semana, me ofrecieron diésel y gasolina y los litros que quiera ¿eh?

“Además –continúa “La Víbora” Morales– el que me los ofrecía me decía: ‘oye, no te preocupes es seguro, mira me compra fulano, me compra perengano, empresas de transporte, me compra el gasolinero’… todo me dijo”.

TODOS CONTRA EL HUACHICOL II…

Merced a lo que le comenta a su staff y a sus “siete mil millones de radioescuchas”, el locutor de marras será citado la próxima semana para que revele nombre y ubicación de ese impune huachicolero que le ofreció gasolina y diésel robado, así como los nombres de sus supuestos compradores, transportistas y gasolineros.

Estaremos al pendiente.

TODOS CONTRA EL HUACHICOL III…

En los últimos tres sexenios: Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, hubo en varias ocasiones desabasto de gasolina, sin embargo no se hizo tanto pedo como en el actual. Y eso que el desabasto sólo existe en nueve estados, entre ellos “Aguascalientes”.

Felipe Calderón Hinojosa ...siguió con el negocio...

Felipe Calderón Hinojosa
…siguió con el negocio…

No sé usted, caro lector, pero nosotros aquí, en Zacatecas y Jalisco, que es donde se editan nuestros periódicos, no tenemos ese problema y eso que por cuestiones fiscales sólo cargamos combustible en una gasolinera en cada estado.

Sin embargo, los expresidentes de México: el mariguano Vicente Fox y el alcohólico Felipe Calderón, han estado “chingando la borrega” con este tema y alentando a sus seguidores a unirse a la protesta contra el desabasto de gasolina, con la descarada intención de “desestabilizar el país”.

Pero la verdad es que la lumbre ya les está llegando a los aparejos y hasta pueden ser detenidos y encarcelados por su evidente complicidad en el susodicho huachicoleo, que le cuesta al país 60 mil millones de pesos anuales, al menos.

Y es que a Pemex la convirtieron en su caja chica para financiar elecciones electorales y, como escribió Denise Dresser “el oro negro que produjo manos manchadas. El patrimonio de los mexicanos (fue), mal utilizado, despilfarrado, estropeado. Y los responsables tienen nombre y apellido. Pululan impunes y perdonados cuando deberían ser investigados y sancionados:

“Todos los que han facturado a Pemex cajas de champaña Laurent Perrier, vinos Chateu Pontet Canet, whiskys cosecha especial Bourbon Early Times, óleos de Rufino Tamayo, joyas Cartier, y relojes Rolex de oro macizo. Todos los que han vendido plazas y ha hecho negocios ilegales con buques y camiones. Todos los que han sustraído gasolina, diésel, asfaltos, combustóleo, nafta…” (ver Página 24 del domingo 6 de enero), son un chingo, comenzando por los tres últimos expresidentes.

Carlos Romero Deschamps ... sin comentarios...

Carlos Romero Deschamps
… sin comentarios…

Por eso gritan, chillan, patalean, manotean. Así tendrían el pretexto de que “nos detuvieron por represalias, por hacer uso de nuestra libertad de expresión y denunciar el desabasto de gasolina”.

Y no. Si detienen a esa tercia de traidores a la patria, es porque la saquearon de manera vil, descarada e impune, además de entregar nuestros recursos naturales al extranjero.

HUACHICOLEO IV…

Las migajas del huachicoleo. Lo he visto: son muchas las personas que acostumbraban comprar 200, 300 pesos de gasolina, no más, pues decían que “como está muy cara, no me alcanza para más (sic)”.

Tal vez usted, caro lector, conozca a una o a varias personas que así le hacen e incluso, ni ocupan ni piden factura.

Sin embargo, hoy esa gente llega a la gasolinera y pide… ¡tanque lleno!

¡Ándele mi cabrón!

Pues ¿no que no tenía dinero? Esto es otra de las cosas que provocan los Foxes y los Calderones y Calderonas ¡Compras de Pánico!

HUACHICOLEO V…

Querido lector: ¿Cuándo había visto usted que expresidentes de México protestaran por el desabasto de combustible como ahora lo hacen los rabiosos Vicente Fox y Felipe Calderón y sus miles de bots?

Que no se hagan pendejos, en sus administraciones también hubo desabasto de gasolina. Con la diferencia de que a ellos se les pasó la mano y robaron combustible de más.

Pero en este gobierno el tema es diferente: Hay desabasto de combustible porque están reparando los ductos que los huachicoleros perforaron para “rodolfear” el combustible.

Así de sencillo, así de real.

Enrique Peña Nieto ...le explotó la bomba...

Enrique Peña Nieto
…le explotó la bomba…

Y si el ladrón Vicente Fox, el bandido Felipe Calderón y el ratero Enrique Peña Nieto, son juzgados y hechos presos, no será por protestar (Peña no lo ha hecho público) sino porque los desgraciados saquearon al país de la manera más infame y perversa que pueda existir.

Pero además, como dijo Porfirio Remigio: “¡Pa’mí que los tres son ojetes!”.

COMO DOS GOTAS DE AGUA…

No se parecen en lo físico, pero los dos son muy ojones pa’palomas.

Me refiero a los exgoberladrones Felipe González González y Carlos Lozano de la Torre, quienes en sus respectivas administraciones robaron a más no poder:

Y las evidencias ahí están: el primero con fabulosos negocios y sociedades por todas partes, casinos, hospitales con prestanombres y, el segundo, con una súper casa blanca que nunca soñó tener y con una hacienda a todo lujo con la que siempre soñó y campaneó. Pero es lo de menos “debe de tener una bodegota para guardar todo el efectivo que robó”, me dijo en una ocasión con respecto a otro político al que Carlos traicionó de manera vil.

Pero bueno. Le platicaba al lector que ambos exgoberladrones se parecen, pero por estar los dos, enfermos de poder.

Felipe, después de la gubernatura –que por cierto dejó inconclusa–, agarró hueso en la Secretaría de Gobernación, para después llegar al Senado de la República. Al ver frustrado su sueño de opio de ser presidente de México, el tristemente célebre abarrotero de “las nalgas al revés” anunció su retiro de la política “para dar paso a las nuevas generaciones”.

Y mandó a su muchacho, Felipe González Junior, a pelear la candidatura del PAN –sin siquiera ser panista–, pero resultó vergonzosamente derrotado.

Entonces el abarrotero montó en cólera y acusó de que a su muchacho le cometieron fraude y “sumamente encabronado”, bramó:

“No quieren a mi hijo, ¿verdad?, ¡pues entonces voy yo!”, y bolas don Cuco, que Toño Martín del Campo la vuelve a ganar, un hecho único en la historia en que un panista le dio en la madre, electoralmente hablando, al padre y al hijo. Hasta yo sentí gacho cuando vi salir del PAN a Felipe cabizbajo y derrotado, en el momento preciso en que un panista le gritó: “¡Felipe, chingas a tu madre!”.

¿Qué necesidad tenía el “abarrotero de las nalgas al revés” de imponer a güevo a su hijo de candidato a alcalde?

Ahí perdió todo su capital político Felipe González González. Bueno, no todo: las nalgas las sigue teniendo al revés. El castigo de Dios es perenne.

COMO DOS GOTAS DE AGUA II…

De Carlos Lozano de la Torre ¿qué podemos decir? Pues que fue muy vivo. Gente trabajadora y responsable, que supo hacer amigos y aliados: él nunca comulgó con la güeva. Era muy al estilo de Luis Echeverría: sus jefes Rodolfo Landeros Gallegos, Otto Gra-nados Roldán y Ricardo Monreal Ávila lo citaban a las 7 de la mañana y Carlos llegaba… ¡a las 5 de la mañana! Dos horas antes.

Así era “El Gran Charlie”, además de borracho y trovador de veras; sus amigos lo tení(amos) en buena estima. Muchos compartían su sueño de ser gobernador, no de su estado, pero sí de Aguascalientes, porque él no nació aquí sino en un pueblito de Estados Unidos, por lo que sus amigos senadores le llamaban “cariñosamente” El Gringo.

De larga trayectoria burocrática, Carlos se inició en la real polaca como candidato del PRI a la alcaldía de Aguas-calientes, con una derrota: se lo engulló Martín Orozco Sandoval.

De ahí pasó a la Presidencia del PRI local y luego al Senado de la República por la vía plurinominal, pero antes de terminar con su cargo, se estrenó como goberladrón de Aguascalientes, al ganar la elección por muy escaso margen.

Ahí se volvió loco. A sus amigos los hizo sus enemigos y a sus enemigos (como Felipe González) los hizo amigos. Volteó su mundo al revés: se convirtió en un energúmeno. Fantoche: sus esclavos paraban el tránsito para darle paso a su majestad con su lujosa camioneta.

Le gustaba lucir camisas al estilo Chapo Guzmán. Y cuentan que ya cuando andaba en la nube, pedía el helicóptero a La Casa Blanquita de Vergeles para ir al Oxxo de la Glorieta del Campestre a comprar una latita de Vick VapoRub.

Carlos disfrutó del  poder al máximo. Casi no dormía, gozaba haciendo la maldad, le arruinó la vida a su antecesor inventándole delitos, y hasta metió a la cárcel de alta seguridad a periodistas –que todavía sufren secuelas–, acusándolos falsamente de pertenecer al narco.

En los últimos meses de su poder, las lágrimas le fluían en cualquier acto de “despedida”, e intentó congraciarse con los amigos, quienes discretamente lo mandaron a la goma.

Carlos, al igual que Felipe, enfermó de Poder. Por eso en las pasadas elecciones mandó a su hijo José Carlos Lozano Rivera Rio, como candidato del PRI a una diputación federal y perdió la elección de calle: la raza de bronce lo vomitó.

Pero, loco al fin, ahora pretende imponer a su esposa Blanca Rivera Rio Flores como candidata del PRI a la alcaldía de Aguascalientes.

Carlos quiere ocupar, vía su mujer, la alcaldía que no ganó en 2004. Mucha gente coincide: Blanca sería apabulla-da. La raza no quiere saber nada de los Lozano Rivera Rio, la prueba está en que su junior, José Carlos, perdió la elección para diputado federal de fea manera.

Y los Lozano Rivera Rio lo mejor que pueden hacer es continuar viviendo en la Ciudad de México por el resto de sus vidas. En Aguascalientes pocos los quieren.

Salieron hinchados de dinero, pero perdieron amigos, el respeto y el cariño del pueblo: están, pues, cosechando lo que sembraron: abrojos.

Pero bueno, cálense. Cierto es que dinero les sobra y lo pueden tirar.

“La Víbora” Morales ya se frota las manos.

Y CON ESTA ME DESPIDO…
NO MAMES, HEDER…

¡Uta! Cómo estará de devaluada la chinche política que hasta el bisoño diputado Heder Pedro Guzmán Espejel quiere ser el candidato de Morena a la Presidencia Municipal de Aguascalientes, que porque, al igual que doña Blanca “la gente me lo ha pedido y, si lo requieren, con todo gusto”.

¡Ah cabrón! ¿Pos éste?

Primero son pañales, luego calzones y después los pantalones. Heder no puede con la pinchi diputación y ya están pensando en la alcaldía, no mames, pinche muchachito, no te burles de la inteligencia y la generosidad del pueblo.

Ahora sólo falta que “El Kike Moñitos” quiera ser el próximo candidato del PAN a la Presidencia de la República. ¡Por favor!

Lo que circula en redes sociales...

Lo que circula en redes sociales…

* (Columna publicada inicialmente en el semanario hermano TRIBUNA LIBRE el pasado jueves 10).

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en: