El Gobierno Federal Ofrece Disculpa Pública a la Periodista Lydia Cacho

Por Rodrigo Vera

Ciudad de México.- La periodista Lydia Cacho, durante la ceremonia en la cual el Estado Mexicano le pidió una disculpa, por la violación de sus derechos humanos cuando fue arrestada tras la publicación de su libro

Ciudad de México.- La periodista Lydia Cacho, durante la ceremonia en la cual el Estado Mexicano le pidió una disculpa, por la violación de sus derechos humanos cuando fue arrestada tras la publicación de su libro “Los demonios del edén, en la ciudad de Cancún, Quintana Roo, en donde es señalado del crimen de pederastía el empresario Jesús Succar Kuri y sus nexos con diferentes actores de la política mexicana (Foto: Andrea Murcia/Cuartoscuro)

Enero 10, Ciudad de México (apro).- La titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, ofreció una disculpa pública a la periodista Lydia Cacho por la violación a sus derechos humanos.

“Hoy estamos aquí para ofrecer disculpas a nombre del Estado mexicano a Lydia Cacho, pero también para reiterar que el gobierno de la República de Andrés Manuel López Obrador no estará supeditado a intereses particulares”, destacó la exministra durante un evento realizado en el Salón Revolución de la dependencia que encabeza.

Tras manifestar que dicho acto representa el inicio de una política de Estado comprometida con quien se dedica a informar, subrayó: “Este es un momento adecuado para reflexionar sobre el valor que para la democracia y la cuarta transformación representa la libertad de expresión. Nunca más en esta Secretaría de Gobernación la censura ha de tener cabida”.

En el mismo tenor, el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, pidió disculpas a Cacho “por la violación a sus derechos humanos en el marco del ejercicio de su derecho a la libertad de expresión”.

Tal violación, a manos de agentes del Estado Mexicano, consistió en la detención arbitraria, tortura e intimidación contra la periodista en diciembre de 2005, en represalia por ejercer su libertad de expresión.

“Asumimos la responsabilidad del Estado sobre los hechos ocurridos hace más de 13 años. El país ha cambiado, el gobierno ha cambiado. El gobierno de México dejará atrás la simulación y enfrentará de manera firme la crisis humanitaria y de los derechos humanos que encara el país”, recalcó Encinas.

Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación durante la ceremonia en la cual el Estado Mexicano le pidió una disculpa a Lydia Cacho, por la violación de sus derechos humanos cuando fue arrestada tras la publicación de su libro

Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación durante la ceremonia en la cual el Estado Mexicano le pidió una disculpa a Lydia Cacho, por la violación de sus derechos humanos cuando fue arrestada tras la publicación de su libro “Los demonios del edén, en la ciudad de Cancún, Quintana Roo, en donde es señalado del crimen de pederastía el empresario Jesús Succar Kuri y sus nexos con diferentes actores de la política mexicana (Foto: Andrea Murcia/Cuartoscuro)

Y mencionó que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador acatará los resolutivos emitidos por el Comité de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que piden realizar una investigación “imparcial, pronta y exhaustiva” sobre el caso.

De igual manera, se comprometió a “procesar, juzgar y castigar con penas adecuadas a las personas halladas responsables”, tal como lo pide la resolución emitida el 31 de julio del año pasado.

Presente en el evento, Lydia Cacho aceptó públicamente la disculpa y exigió que también se reparen los daños a miles de víctimas de violación a los derechos humanos que hay en el país.

Cada año, detalló, cuatro millones de niñas y niños en México son abusados sexualmente, y cerca de 10 por ciento terminarán cayendo en las redes de trata que hay en el país.

La detención de la escritora ocurrió después de que dio a conocer −en su libro “Los demonios del Edén”− las redes de trata que operan en México, en las que están involucrados empresarios y funcionarios públicos.

Durante su intervención, Cacho puso en el altavoz una grabación telefónica entre el exgobernador de Puebla, Mario Marín, y el empresario Kamel Nacif, donde hablaban de tomar represalias contra la periodista.

En la ceremonia también estuvo presente el canciller Marcelo Ebrard; el representante de México ante la ONU, Juan Ramón de la Fuente, y el excandidato presidencial Cuauhtémoc Cárdenas, así como familiares y amigos de la escritora.

 

 

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en: