La Columna del Diablito

Así quedan: Nomás sopla el viento fuerte y los camiones ATUSOS solitos se desarman, vea usted

Así quedan: Nomás sopla el viento fuerte y los camiones ATUSOS solitos se desarman, vea usted

* UNA, DOS Y… ¡TRES! ¡COMENZAMOS!
35 AÑOS 35

Hoy 20 de diciembre se cumplen, exactamente 35 años de que esta su TRIBUNA LIBRE La Voz del Pueblo salió por primera vez a la luz pública. Fue un 20 de diciembre, pero de 1983, cuando nuestros “papeleritos” se desgañitaban gritando por toda la ciudad: “¡Ya salió TRIBUNA LIBRE, ya salió TRIBUNA LIBRE!”.

Y desde entonces aquí seguimos, gracias a usted querido lector. Entonces: “Celebremos señores con gusto…”.  Que esto, que lo otro, ¡Salud! Un güisquito en las rocas no hace daño. Y… otra vez ¡salud!

P.D Aquí estamos y no nos vamos.

 UNA, DOS Y...
 ¡TRES! ¡COMENZAMOS! TRANSPORTE URBANO...

 Martín Orozco Sandoval está decidido a enterrar el viejo sistema con que los dueños de ATUSA medran, a lo cañón, con las necesidades de la raza de bronce, que ya está hasta la coronilla de esperar, durante horas, un destartalado y maloliente camión que lo lleve y regrese de su casa al trabajo.

Sí, la raza ya está hasta la madre de esos camiones (ATUSOS) destartalados, convertidos en ataúdes rodantes, con tarifas altas.

Fue el propio gobierno priísta el que le dio vida y mantuvo por decenas de años este sistema anacrónico de servicio de transporte público, dándoles a los camioneros una patente de corso que hoy se resiste a morir.

En los tiempos en que el RIP era invencible, los camioneros se hicieron de un poder excesivo, criminal: si de algún accidente de tránsito se trataba, los líderes hacían valer sus influencias y el contrario era el pagano, no el culpable.

Pero lo más cañón sucedía cuando uno de esos orangutanes al volante atropellaban a un cristiano: “¡Mejor mátenlo –era la orden de los patrones– me sale más barato comprarle su cajón que atenderlo en el hospital!”, orden que los choferes cumplían al pie de la letra, son pena de quedarse sin chamba.

Así de simple eran los “razonamientos” de los concesionarios en aquellos años en que el tricolor era la reata más gruesa y larga del país.

Claro está que los dueños de los destartalados camiones tenían que pagar un precio: Facilitar sus armatostes para transportar, como sardinas, a miles de acarreados a los actos del PRI-gobierno.

Si de recibir al recién candidato a gobernador de Aguascalientes se trataba, ahí tenían a “Juanito”, listo para organizar la recepción al nuevo Mesías que llegaba de la capital del estado con la escritura en sus manos que lo convertiría en el dueño de Aguascalientes en los próximos seis años.

Y más: Camiones repletos de votantes para llevar a cabo el voto corporativo a favor del RIP.

Y más: Camiones repletos de gente, todos con su torta y refresco, para vitorear los actos del o los candidatos del RIP.

Y más: Camiones repletos de gente para aplaudir los informes del gobernante del RIP en turno.

Y más: Camiones llenos de gente para anunciar los triunfos “legítimos, arrolladores”, de los candidatos del RIP.

De esta manera ambos ganaban y ganaban bien, ¿quién era el pagano? Pues la raza de bronce que, a alto precio, pagaba y sigue pagando para trasladarse a su chamba en los destartalados camiones de la hoy ATUSA.

 LOS TIEMPOS CAMBIAN, LA RAZA TAMBIÉN...

 Hoy los tiempos han cambiado, ya la raza no dice aquella frase triunfalista de: “¡A ver, gánale al PRI!”. Ahora ya podemos presumir que los “ratones locos”, “la operación tamal”, “embarazo de urnas”, “compra de votos”, “operación despensas”, dejaron de ser efectivos gracias a que la raza de bronce dijo “¡basta!”, al grito de: “¡Triquitití, triquitití, chingue a su madre el PRI!”.

 ASÍ LAS COSAS...

 Los vientos del cambio no paran.

Hoy la raza pide que ATUSA chupe Faros, no importa que el exgoberladrón Carlos Lozano de la Torre “El Patrón del Mal”, le haya dado respiración boca a boca (cochinotes) al autorizarles un aumento a la tarifa cuando ya tenía un pie en el avión de la amargura, o sea, al final de su mandato, que tanto extrañan en el Nido de Víboras y Viborones allá por la Quinta Avenida.

 TROMPO A LA UÑA...

 Hoy el gobernador Martín Orozco Sandoval está empeñado en sepultar a ese Frankenstein (ATUSA) –que tanto ha explotado y dañado a la raza de bronce– con un nuevo proyecto, en el que los inversionistas no sólo serán los ganones, sino también la raza:

1.- Camiones nuevos, flamantes, modernos, recién salidos de agencia y rechinando de limpios.

2.- Reordenamiento y apertura de nuevas rutas.

3.- No habrá dueños de camiones, sino socios, accionistas.

4.- Tampoco habrá dueños de rutas “las mejores para mí, los peores para los otros”: si hoy les tocó una buena ruta, mañana les tocará otra diferente, pues serán roladas.

5.- De todo todo el billete que entre, y una vez que se hayan deducidos gastos: mantenimiento, sueldos, impuestos, etcétera, las utilidades se repartirán entre el número de camiones. Ejemplo: Si fueran 10 y las ganancias netas fueran 10 mil pesos, a cada camión le tocarían mil varos. Pero si uno de los socios tiene tres, pues se le entregarán 3 mil pesotes.

6.- Otra cosa buena es que los socios no se preocuparán de nada ni por nada: su billete les será depositado en el banco de su predilección.

7.- Y ¿qué con la raza? Pues de entrada la raza sale ganando con los camiones nuevos, flamantes, sin olor a patas y salidos de agencia. Su mantenimiento está asegurado en tiempo y forma, y cuando haya cumplido su ciclo, otro nuevo ocupará su lugar. Habrá más y mejores rutas en su beneficio.

 LA COLA AL TIGRE...

 De esta jalada de cola al tigre se encargará el gobierno de Martín Orozco Sandoval, pues son varios los dueños del pulpo camionero que se oponen.

Pero hay dos cosas que esos propietarios opositores deben de recordar: el PRI ya chupó de hoja, la raza quiere más y mejor servicio, son concesionarios del transporte y si incumplen les quitan la concesión con la mano en la cintura. Y otra: Los Mora, que tienen camiones hasta en la cola (me salió verso) ya se afilan las uñas para entrarle a este proyecto con cientos de camiones nueve- ci-tos. Así las cosas, a esos ATUSOS más les vale no seguirle buscando ruido al chicharrón.

 Y CON ESTA ME DESPIDO...

 Pero, y ¿los choferes de camiones urbanos? Pues fíjese que también ellos saldrán beneficiados.  Tendrán mejores sueldos y ya no se chutarán 16 horas diarias tras el volante, como lo han venido haciendo toda su vida. Pero esto es comunismo, dirán las buenas conciencias, MOS hará de Aguascalientes una nueva Venezuela.

“Naaa”, diría doña Petra de Chalchihuites, Zacatecas: sería algo así como un cooperativismo moderno, acorde a las necesidades de la raza.  Así de simple, pues ya está hasta la madre de arriesgar su vida todos los días en esos ataúdes rodantes que se quedan varados en cualquier calle por una u otra falla.

Y que muchas de las veces, hasta solitos se desarman. (Ver foto).

* (Columna publicada inicialmente en el semanario hermano TRIBUNA LIBRE el pasado jueves 20)

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en: