En Promedio, Registran 100 Mordidas de Perro al mes Ante la Secretaría de Salud

Debe Fomentarse la Crianza Responsable: Claudia Edwards

Por Cristina Zareth Hernández Gutiérrez

Claudia Edwards, directora de Programas de Humane Society International México

Claudia Edwards, directora de Programas de Humane Society International México

En promedio se registran 100 casos al mes ante la Secretaría de Salud de personas en Aguascalientes que han sido mordidas por algún perro, apuntó la especialista Claudia Edwards, directora de Programas de Humane Society International México, quien destacó la importancia de saber cómo prevenir ese tipo de sucesos, partiendo de la crianza responsable por parte de los propietarios, así como también de la interacción y reacción de las personas ante un perro que muestra señales de agresividad.

Refirió que la estadística de mordidas tanto a nivel local como nacional es un indicador de salud pública que debe ser atendido por las instituciones, promoviendo la prevención de ese tipo de sucesos, sobre todo ante recientes casos lamentables en el país, en los que la mordida de un animal ha llegado a ser fatal.

Apuntó que hoy en día preocupa que por una simple cuestión de “moda” sobre una determinada raza, se dispare la reproducción de animales sin que sean criados debidamente, por lo que es fundamental que los propietarios asuman la responsabilidad de educar a sus mascotas, sobre todo entre la cuarta y la doceava semanas de edad.

“Tenemos que saber que hay diferentes tipos de agresividad, algunas inherentes al perro y otras ocasionadas por las personas, que tienen que ver mucho con la falta de sociabilización, la gente que tienen a sus animales encerrados, encadenados, que no los deja convivir, propicia el hecho de que cuando el perro se escape o salga, como no sabe interactuar con la gente, puede llegar a ser agresivo, por eso es importante que no los tengan encerrados, que los saquen a pasear pero siempre con correa, indistintamente de si son chicos o grandes”.

Asimismo, destacó que es importante que los dueños de un perro sean conscientes de que un animal hereda 20 por ciento de la conducta de su progenitor, en tanto que el restante 80 por ciento de su “perronalidad” se forma de acuerdo a su entorno y a la crianza que se le brinde.

En ese sentido, expuso que si bien se han clasificado a algunas razas como peligrosas, ello no implica que todos los animales que entran en esa categoría sean precisamente agresivos, ya que un perro tendrá un cierto temperamento dependiendo de las características de su antecesor, lo que está sujeto a cómo haya sido creado ese animal.

“La perronalidad o personalidad de un perro está compuesta 20 por ciento de la parte genética que le llamamos temperamento, y 80 por ciento (de lo que) llamamos carácter, que esto es lo que sucede en el medio ambiente y le da una personalidad.  Si yo tengo un perro que te gruñe, que no lo puedo controlar y lo cruzo, es muy probable que alguna de sus crías o más de una tenga esa característica debido a (que) es una de las conductas que más se puede heredar, aunque lo anterior aplica para cualquier característica, por eso la crianza responsable es tan importante”, apuntó.

Refirió que en algunos países incluso se ha prohibido ciertas razas, sin embargo la tasa de mordidas no ha disminuido, toda vez que los perros que sí están permitidos siguen sin ser criados ni sociabilizados de manera correcta.

Resaltó que por parte de la gente es elemental entender el lenguaje corporal de un perro, a fin de poder identificar si puede estar en peligro de ser atacada y cómo actuar ante ello.

Comentó que los perros pueden incurrir en una agresión ofensiva cuando quieren dominar, pero también defensiva, (como) cuando se encuentran asustados, situaciones ante las cuales el impulso del animal depende de la repuesta de la persona.

“Si un perro se empieza a erguir, a echar el pecho hacia adelante, las orejas las echa para adelante, y te está viendo muy firmemente, es un animal que ya está alerta; de ahí, con el hocico cerrado pero atento puede pasar a ser un animal dominante, puede empezar a enseñarte un colmillo y a levantar el labio, mandando la señal de que esa es su arma y que no debes acercarte; si uno entiende la interacción con el animal y lo dejas en paz, no tendrías por qué ganarte una mordida, pero si la persona sigue presionando, lo que va a pasar es que el animal va a enseñar los dos colmillos, lo que significa que ya va en serio, y si eso no funciona te va a gruñir y en seguida dependiendo de la raza de va a ladrar y puede entonces morder.

“Otra de las razones porque la que un perro puede morder es por una agresión defensiva.  Puede ser que tenga miedo o se sienta acorralado; si un perro se agacha, echa las orejas hacia atrás, la comisura de los labios las hace hacia atrás, y empieza a gruñir significa que está asustado, y un perro que está asustado no se va a poder controlar fácilmente y va a dar una mordida mucho más impulsiva”, ahondó.

Finalmente, la especialista comentó que Humane Society International brindó durante la semana pasada una capacitación a personal de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, del cuerpo de Bomberos, del Centrode Control, Atención y Bienestar Animalde la Procuraduría Ambiental, así como al Colegio de Veterinarios y a estudiantes de medicina veterinaria, entre otros, a efecto de impulsar un programa de prevención de mordidas y que se pueda transmitir el mensaje, sobre todo a los menores.

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *