El Sexo, Mejor sin Condón: Alvarado

“Usarlo es Pecado”, Insiste

Por Liliana Ramírez Macías

Carlos Alberto Alvarado Quezada, vocero de la Diócesis de Aguascalientes (Foto: Eddylberto Luévano Santillán)

Carlos Alberto Alvarado Quezada, vocero de la Diócesis de Aguascalientes (Foto: Eddylberto Luévano Santillán)

Pide la Iglesia católica acoger a enfermos con VIH y sida, pero rechaza el uso de condones.

Carlos Alberto Alvarado Quezada, vocero de la Diócesis de Aguascalientes, se pronunció ayer a favor de que los feligreses de la Iglesia católica den un buen trato a las personas enfermas con VIH y sida, pues si bien muchas se contagian por sostener relaciones sexuales sin protección, también hay casos de niños que ya nacieron con este padecimiento, o quienes se contagiaron mediante una transfusión sanguínea.

Inclusive, la Iglesia católica en Aguascalientes tiene en puerta un nuevo proyecto denominado “Casa de la Obra de Misericordia”, donde monjas y sacerdotes darán atención a enfermos terminales, incluidos aquellos que tienen sida.

No obstante, se manifestó en contra del uso de condones, pues indicó que si bien hoy se vive una “moral relajada”, para la Iglesia católica continúa siendo un pecado el sostener relaciones sexuales antes del matrimonio, así como el hacer uso de métodos anticonceptivos.

Dijo que no porque ya no sea un tabú el uso de anticonceptivos, quiere decir que la Iglesia católica los avala, “para la Iglesia hoy ortodoxa, reglamentaria, anticuada, es pecado, pero para la sociedad de hoy no, entonces ¿por eso deja de ser pecado?”.

En rueda de prensa, lamentó que las personas con VIH y sida sean discriminadas, “son desplazados de los trabajos, de las escuelas, porque tienen esta situación. La Iglesia es sensible ante el dolor, y siguiendo la voz del Papa, ha impulsado los cuidados paliativos como una expresión de la actitud propiamente humana de cuidarse unos a otros, especialmente a quien sufre esta actitud; no porque estén en esta situación (deben ser) marginados, menospreciados”.

Alvarado Quezada dijo que “muchos de los enfermos de VIH y sida se quedan sin hogar, porque sufren de la exclusión familiar; varios de ellos son expulsados de sus trabajos, señalados en sus escuelas al manifestar ser enfermos de VIH y sida; esto sin considerar a todos los niños que desde su nacimiento lo adquieren.nDebido a estas razones, es primordial que se encuentre un espacio que les brinde mucho más que atención médica oportuna”.

Para evitar esta y otras enfermedades de transmisión sexual, es necesaria la educación sexual “pero desde la cuestión moral, la cuestión ética, porque alguna señora me decía que en una escuela iban a darles un curso a los niños sobre paternidad responsable, pero como que vamos yendo pasos adelante; no te comes primero el postre y luego el mole, primero hay que comer el mole y luego el postre”.

En la actualidad –acotó Carlos Alvarado– “vivimos en una sociedad del hedonismo, la cultura del hedonismo, la cultura del placer, la vida fácil, la vida sensual, la vida del confort, la vida de la sensualidad mal encauzada”.

Finalmente, el vocero de la Diócesis local lamentó que haya padres de familia que fomenten el uso de preservativos.

“Si una madre de familia le dice a su hijo: ‘¿A dónde vas?’; (y él dice:) ‘¡Ah, pues voy a salir de antro, voy a salir de fin de semana!’; (la madre responde:) ‘¡Ah!, espérate, toma 20 pesos para el taxi y ten, hoy tengo (condones) de sabores’.

O sea, un padre de familia tiene una grave responsabilidad en conciencia, porque desde que se da el rito de matrimonio se dice a los esposos: ‘¿Prometen educar a sus hijos cristianamente en la fe según la Iglesia?, y ellos dicen ‘sí’; se están comprometiendo a educar en valores morales y éticos”.

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *