Carta de Antonio Mercher a Rodolfo Franco

Señor Rodolfo Franco Ramírez, así lo saqué de la fiesta de Gabriel Arellano Espinosa: cagado, meado y vomitado

Señor Rodolfo Franco Ramírez, así lo saqué de la fiesta de Gabriel Arellano Espinosa: cagado, meado y vomitado

Señor director, le agradecería publicara en Pagina 24 El Mejor Periodismo Diario, la siguiente carta dirigida al Sr. Rodolfo Franco Ramírez:

Apreciable Señor Franco:

Primero que todo le quiero pedir una disculpa por no haberme ocupado de contestar a sus repetidas y calumniosas publicaciones en las cuales ha tratado de desacreditar a la empresa la cual represento en aras de concluir su intento de extorsión en contra de mi persona, mi empresa, y la madre de mi hijo.

Lejos quedaron todas las publicaciones donde me alababa como:

“El Empresario de La Industria Farmacéutica, Antonio Mercher, Dona Costoso Tratamiento”.

“Por si Había Dudas, Antonio Mercher Ejerce su Derecho a Votar en Jesús Maria”.

“El Empresario Antonio Mercher, Ayuda en la Comunidad de la Tomatina”.

Usted como yo, (aunque yo no aprendí del maestro Miguel Ángel Granados Chapa, como usted lo refiere), también estoy documentado de todos sus intentos de chantaje y extorsión.

¡Ah!, no se le olvide el vergonzoso evento cuando lo saqué cargado en conjunto con el Comandante Barba de la fiesta de Gabriel Arellano Espinosa, pedísimo, cagado, meado, apenas podía caminar y aquí le publico una foto (la más decente) puesto que las otras que tengo (y están a su disposición) son demasiado gráficas para hacerlas del conocimiento público.

Pero para poder ser muy puntual, vámonos por partes y déjeme retomo sus injurias una por una, como provienen de un soplón consentido.

1. Mërcher Industrias Médicas, la empresa la cual usted vilipendia, y conformada en el 2014 es una empresa la cual usted y su hijo Rodolfo Franco Cansino (representante de Adhesivos 3M) pidieron ser socios, alegando que usted podía persuadir al actual secretario de salud (Dr. Francisco Esparza Parada) para que nos comprase lo que fuese. Decía usted que por conducto de una de sus investigaciones podía hacerle “manita de puerco” y forzarlo a ceder en compras en beneficio de mi empresa. Al procurador del Estado se refirió como un hombre “FÁCIL” de manejar.

2. Hace aproximadamente unos tres años usted se acercó con nosotros (Angélica Saucedo, Antonio Mercher) alegando que tenía información muy dañina en contra de la madre de mi hijo varón y trajo entre sus brazos, abultados expedientes, (decía usted) que eran secretos y sólo tenía acceso a ellos usted, la abogada Mary Martínez y la Procuraduría del Estado por ser una investigación en curso. En ellos, decía usted, se le acusaba a la madre de mi hijo por una serie de crímenes graves a los cuales nunca hizo referencia en su medio electrónico hasta que se le negó la participación en mi empresa y no cedimos a su intento de extorsión realizado en noviembre del 2014, hecho por el cual le pedí se retirase de mi hogar.

3. En esta reunión, en la cual usted dijo tener derecho a la mitad de todos los contratos que mi empresa realizase y de no ser así, echaría a andar toda su maquinaria periodística para desacreditarme y que no vendiese ni una aspirina en el Estado de Aguascalientes, también vociferó que usted era protegido de la Justicia Federal y Estatal y que podía persuadir a las Procuradurías en un sentido u otro para dañarme o beneficiarme.  Alardeaba de saberse todos los recovecos del sistema de justicia y más aún, pregonaba manejar la PGJ a su antojo calificando al Lic. Felipe Muñoz Vázquez como “FÁCIL.”

4. En Noviembre-Diciembre del 2014 lo busqué en repetidas ocasiones, pero cobardemente se escondió detrás de la abogada Mary Martínez (así se presentó cuando llegaron por primera vez a mi casa).  El propósito de buscarlo era para hacerle saber lo injusta que fue su petición (intento de extorsión) de ceder la mitad de los contratos a su persona. La respuesta de la abogada, Mary Martinez, era siempre de intimidación: “Sr. Mercher, en la Procuraduría le mandan decir que se la lleve tranquila, que calladito y cooperando se ve más bonito”. Esas eran sus palabras.

5. Le pregunto, si Angélica Saucedo fue o es prestanombres del “innombrable”, y yo “extorsionador favorito del sexenio”, y mi empresa un fraude, ¿por qué buscó ser socio de nosotros? Lo tengo documentado, y aquí lo publico.

6. Usted no es periodista, usted no es constructor. Usted Sr. Franco es un criminal consumado al cual se le ha acusado en más de 50 ocasiones por fraude. Bueno, no sólo a  usted, las innumerables acusaciones por fraude incluyen a su retoño, Rodolfo Franco Cansino y a su concubina.

7. Me pregunto qué tan cierto será que “tiene agarrados de los huevos” (así lo dijo) a los hermanos Martín del Campo, y razón por la cual, según usted, le otorgan jugosos contratos de publicidad, obra, y dinero fácil en el Municipio. Todo esto, decía usted, gracias a su poderosa pluma la cual todos los políticos de Aguascalientes temen.

8. En su publicación de meses pasados “Papelito Habla Sr. Mercher”, dígame algo: ¿Usted cree ser la autoridad para que una empresa privada le muestre permisos de funcionamiento?, o ¿cuándo fue nombrado Secretario de Salud o Director de Regulación Sanitaria? Usted señor, no es la autoridad, usted es un conocido pillo.  Más de 50 denuncias por repetidos comportamientos fraudulentos avalan su quehacer.

9. Del Sr. Ramiro Luévano, usted decía que “se lo había chingado como quiso” pues se le adelantó a registrar las marcas de los periódicos en los cuales él funge como Director. Decía usted que nadie sabe para quién trabaja.

10. Del exgobernador Felipe González siempre habló de una manera muy despectiva y cada vez que venía a lloriquear a mi hogar pidiendo dinero decía que “era más fácil sacarle el saludo a la estatua del Papa en Las Américas, que un peso a Felipe González”.

11. Con respecto al “innombrable” y Juan Luis Núñez “La Yuri”, pues no necesitaba grabarme. Mi sentir con respecto al desaseo de la administración pasada, y el actuar de los mismos lo publiqué, lo escribí, y lo sostengo. Añado que, si hicieron algo fuera de la ley, no es para mí juzgar, y si lo aprendí fue gracias a sus publicaciones, como se lo expresé en repetidas ocasiones.

12. Con respecto a las máquinas expendedoras de medicamentos, le comento que las autoridades (las reales) no usted, estaban, están, y estarán al tanto del proceder y operación de las mismas. No se retiran porque a usted no le parece o sí le parece, se retiran o permanecen según lo que la autoridad determine.

13. Dígame algo, si lo hubiese aceptado como socio a usted o a su hijo Rodolfo Franco Cansino o cedido a su intento de extorsión ¿las máquinas hubiesen sido un avance tecnológico en la distribución de medicamentos?

14. Dígame algo, si lo hubiese aceptado como socio a usted o a su hijo Rodolfo Franco Cansino o cedido a su intento de extorsión, ¿tanto Angélica Saucedo como Antonio Mercher no serian parte del “racimo” de excolaboradores del “innombrable” que serán procesados y según usted “caerán” pronto? ¿Es usted juez, fiscal, o ambos? ¿O simplemente es un soplón consentido?

15. De los hermanos Arellano, pues siempre se refirió con mucho desprecio alegando la falta de dicción de Gabriel y la falta de tacto de “El Pato”.

16. A propósito de su estatus de protección federal por ser defensor de los Derechos Humanos. ¿Sabe usted que usar ese fuero para estafar, intimidar, o peor aún, extorsionar, está prohibido? ¿O está usted exento de dichas leyes?

17. Usted Sr. Franco, es un malagradecido, el cual ahora acusa de socia del “innombrable” a la misma persona que tantas veces le sirvió café en mi hogar, que tantas veces le sirvió su desayuno en mi hogar. Acusa de extorsionador sexenal a la misma persona que tantas veces le tuvo que pagar la gasolina pues “andaba jodido”

18. A propósito de la vez que venia cagado, meado, y vomitado en mi coche: Cuando llegamos a Aguascalientes no sabíamos a quién entregarle tan raro espécimen y tampoco encontramos el “botón de pánico” con el que la Justicia Federal provee a sus soplones consentidos. Lo revisé todo, excepto el fundillo, pues venía cagado… no encontramos nada, excepto el teléfono de su sensacional abogada, mujer de complexión rolliza y piel morena oscura.

Pues ahí la tiene “Señor Paladín de la Verdad”, pulcro representante de la decrepitud mediática, hombre que trae mal nombre al periodismo local, soplón consentido, usted Sr. Franco, es mi hijo por cada vez que me pidió dinero, por cada vez que le di de comer, por haberlo cargado cagado, meado y vomitado, y por no ceder a los chantajes de un hijo malcriado.

No lo olvide.

Cordialmente,

Su padre, Antonio Mercher.

Publicado en: Pagina 24

Comparta Esta Información en: