La Columna del Diablito

Ni uno se salvó, todos se hundieron en las profundas y frías aguas del “Océano Pacífico”, junto con el PRItanic ... ♫ ♪ y tú que te creías el Rey de todo el mundo ♪♫...

Ni uno se salvó, todos se hundieron en las profundas y frías aguas del “Océano Pacífico”, junto con el PRItanic
… ♫ ♪ y tú que te creías el Rey de todo el mundo ♪♫…

* UNA, DOS Y… ¡TRES! ¡COMENZAMOS!
“EL BOQUETAZO LOZANISTA”…

Recordará el lector que en mi anterior entrega le comenté a usted que “el próximo domingo 1 de julio por la noche, la raza de bronce conocerá el tamaño del boquete que el exgoberladrón Carlos Lozano de la Torre ‘El Patrón del Mal’, le hizo al PRI merced a su pésimo gobierno rapaz, represivo corrupto, desleal, traidor y ojete”.

Pues el “boquetazo lozanista”, como el lector ya está enterado, fue de proporciones gigantescas: lo perdieron todo, hasta los calzones. No ganaron ni una Senaduría, ni una diputación Federal, ni una diputación Local, por lo que ahora son la tercera fuerzas política, en vías de extinción, en “la tierra de la gente buena”.

Claro que tendrán algunas diputaciones y regidurías, que serán como una limosna electoral.

Hoy los priístas levantan lo que su exgoberladrón cosechó en su rancho, perdón, hacienda “La Campana”: ¡Puro chile!

Y ahora sí: Martín Orozco debe de estar sacando sus fierros para el inicio de la pelea: Peña Nieto ya se va de Los Pinos y llega a Palacio Nacional Andrés Manuel López Obrador que, como ya lo advirtió, no permitirá en México la corrupción ni la impunidad:

“Ahora es cuando, chile verde, le has de poner sabor al caldo”.

Es decir, Martín Orozco, al no haber llegado el “Pepe Meado” a Los Pino-les, no debe de temer coletazo alguno del RIP, si castiga las grandes raterías de El Patrón del Mal, el pueblo se lo reconocerá. No hay duda, esas heridas siguen sangrando.

Pero, ¿quiénes fueron los candidatos que se hundieron en el PRItanic Loza-nista?

Van:

Candidatos a diputados locales:

  1. Nidia Acosta
  2. Aída Lozano
  3. Fernando Díaz de León
  4. Margarita Gallegos
  5. Laura Salinas
  6. Alejandro Aizpuru
  7. Alberto Lyon Aceves
  8. José de Jesús Ortiz Macías
  9. Roberto Tavares
  10. Karla Guardado
  11. Leslie Atilano
  12. Elsa Amabel Landín Olivares
  13. Citlalli Rodriguez
  14. Israel Tagosam Imamura
  15. Francisco Guel Saldívar
  16. Miguel Ángel Juárez
  17. Noemí Medina
  18. Juan Manuel Gómez Morales

Para Diputados Federales

  1. Norma Esparza Herrera
  2. José Carlos Lozano
  3. Ivón González Rodríguez

Y finalmente para senadurías

P1 Lorena Martinez Rodríguez

P2 Gustavo Granados Corzoç

Todos chuparon Faros.

FELIPE GONZÁLEZ – CARLOS LOZANO…

Los exgoberladrones, de nacimiento priísta, Felipe González González y Carlos Lozano de la Torre tienen muchas cosas en común: los genes del viejo, represivo y autoritario PRI. Nacieron y los mecieron en la misma cuna, por lo que ambos estaban destinados a ser gobernadores de Aguascalientes.

Si bien a Felipe González lo cobijó el PAN, el abarrotero es priísta de cepa, aunque lo niegue, su ídolo de siempre fue el genocida Gustavo Díaz Ordaz, no Gómez Morín como luego presumió falsamente.

Él era el surtidor exclusivo de despensas del PRI, su padrino fue el profesor J. Refugio Esparza Reyes El Huarache Veloz (como lo bautizó el entonces alcalde capitalino Felipe Reynoso Jimé-nez) gobernador de Aguascalientes, gracias a que Augusto Gómez Villa-nueva, el célebre “Bandido de Bahía de Banderas”, desdeñó el cargo porque él esperaba suceder a Luis Echeverría Álvarez, a quien le hacía los trabajos sucios (les recomiendo el libro “Crónica de una Infamia”, escrito por el extinto periodista y escritor Jesús Blanco Ornelas), para que la chaviza se entere de sus “hazañas”, o los viejos como yo las recuerden.

Ahí comenzó Felipe González a presumir de “priísta con credencial”, para luego ganar el título del constructor preferido de Miguel Ángel Barberena Vega (en ese sexenio el abarrotero de miércoles construyó el teatro Aguasca-lientes); bueno para el billete, Felipe peleó por él con el propio Barberena Vega, quien por poco lo mete a la cárcel acusado de “acopio de armas” y otras cosillas más.

Después, con Otto Granados Roldán “El Niño Sabio del Campestre”, Felipe tuvo otro enfrentamiento que hasta lloró cuando Otto le dijo que no, que él no sería candidato del PRI a alcalde de Aguascalientes, que el bueno era el millonario Enrique Pasillas Escobedo, quien por cierto perdió con el arribista Alfredo “El Mosco” Reyes.

Ahí es donde Felipe ya no quiso ser priísta y se dedicó de lleno a vender kilos de 800 gramos, a la venta de frijol con gorgojo y a falsificar manteca de puerco, con lo que acrecentó su patrimonio.

Después, quién iba a pensarlo, fue el sucesor de Otto Granados, pero bueno, esa es otra historia, que Felipe aprovechó gracias al Fobaproa, ¿panista? No señor, priísta y de ideología “diazorda-cista”. Que le quede claro al lector.

Carlos Lozano mamó de la misma leche: J. Refugio Esparza Reyes le dio chamba, pero su sucesor, Miguel Ángel Barberena Vega por poco y lo mete a la cárcel quesque por no sé qué fraude, pero gracias a las influencias de Miguel Romo Medina, que tenía un buen cargo en la PGR, Carlos no fue a parar al Cereso de la carretera a Calvillo.

Fueron malos años para el ahora “Patrón del Mal”, pues hasta lo chisparon de la aduana de Guanajuato, quesque sabe por qué transa.

Pero gracias a Miguel (otra vez Miguel, el de la reluciente espada, ¿verdad Moy?), Otto Granados le dio chamba y al término de su administración, lo arropó Ricardo Monreal en Zacatecas dándole chamba como titular de la Secretaría de Economía, donde vendía predios y fincas muy por debajo de su valor.

Y Carlos, aprovechando su amistad con Roberto Madrazo Pintado, dejó a Ricardo Monreal para ser candidato del RIP a la alcaldía de Aguascalientes, elección que perdió ante Martín Orozco Sandoval (vea el lector la similitud entre Felipe y Carlos, ambos quisieron ser alcalde de la capital de  estado, pero “doña Leonor” se los impidió). Después vendría otra derrota: la Senaduría, pero en esta ocasión su amigo Roberto Madrazo se la puso de pechito y, aún perdiendo, se fue al Senado por ser el PRI primera minoría.

Ya en el Senado, Carlos Lozano empolló el huevo de la serpiente, para luego ser gobernador de Aguascalientes: la raza de bronce conoce muy bien cómo fue que “El Patrón del Mal”, llegó a la titularidad del Poder Ejecutivo, donde, al igual que Felipe González, enloqueció.

Soberbios, intolerantes, represivos, ambos intentaron heredar a sus junior’s el “oficio de la política”, pero fracasaron. Felipe todavía hizo el esfuerzo para que su hijo mayor, Felipe González Ramírez, fuera alcalde por el partido MC y lo único que logró fue un vergonzoso último lugar, la pérdida de las prerrogativas del Naranja, Naranja, además su expulsión en automático, de las filas del PAN por haber apoyado al partido contrario, como lo ordenan los estatutos.

Mientras que Carlos Lozano de la Torre, creyendo que “con dinero baila el perro”, lanzó a su chamaco como candidato a diputado federal por el segundo Distrito, y perdió vergonzosamente, pero no fue sólo eso, sino que la raza se la cobró en serio y ningún candidato del RIP logró triunfar, se las partieron completita, sin misericordia alguna.

Los priístas, llorando a mares su “inverosímil” derrota, culpan a la Ola Lopezobradorista, pero los que conocen bien cómo masticó la iguana, juran y perjuran que la raza de bronce se la cobró a “El Patrón del Mal”, pues cosechó lo que sembró y le demostró quien a la hora de los chingazos es la real autoridad… “viejo mamón”; todavía en Redes Sociales circula ese video en donde una maestra le hace un reclamo y Carlos le contesta furioso: “¡Yo soy la autoridad!”, pero esta vez el pueblo le demostró que la mera “tolonga” es la ciudadanía.

Así las cosas, los chamacos de los dos priístas rancios fracasaron: el primero de ellos hasta se suicidó, el otro se refugiará, dicen, en la Ciudad de México, o se quedará aquí con su “Muerte Civil”, hinchado de dinero y administrando, tal vez, los millones y millones de su padre “El Patrón del Mal”.

Lástima: ambos, Felipe y Carlos, pudieron ser los mejores gobernadores en la historia de Aguascalientes, pero a los dos les ganó la soberbia, la ambición, lo represivo (Felipe y Carlos metieron a periodistas críticos a la cárcel), lo traidor, lo desagradecido, lo corrupto y lo hijo de la chingada.

¿Verdad qué hay mucha similitud entre ellos? Son los genes del PRI intolerante.

Y CON ESTA ME DESPIDO…
DE “LOPITOS A SEÑOR PRESIDENTE”…

¿Ya vio el lector el video que circula en Facebook del mariguano Vicente Fox en el que felicita a Andrés Manuel López Obrador por “ser presidente electo de México (sic)”?

¡Futa!, que arrastrado e hipócrita se vio el viejo mariguano. Es de lo peor, si AMLO le dijera “bájate a los chescos”, jure usted que se bajaba y se los tragaba sin hacer gestos.

Ahora, ya tampoco somos “la perrada, que idolatra al Mesías Lopitos”, sino “ciudadanos que merecen todos mis respetos”, pinche viejo loco.

Ojalá y no sólo le quite su pensión, sino todo lo que le robó al pueblo de México él, la “señora Marta” y todos sus postizos hijos, porque el viejo mariguano, además de loco e hipócrita, fue y es estéril, traidor a la democracia y a México.

* (Columna publicada inicialmente en el semanario hermano TRIBUNA LIBRE el pasado jueves 5).

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en: