Volcanes del Occidente, sin Riesgo de Erupción

Aunque Especialistas se Mantienen Alerta

Por Elizabeth Ríos Chavarría

Los ciclos de los volcanes Ceboruco y Nevado de Colima han llegado a su límite, por lo que se debe estar alerta a pesar de que los mismos ciclos no son tan exactos/Foto: Cortesía

Los ciclos de los volcanes Ceboruco y Nevado de Colima han llegado a su límite, por lo que se debe estar alerta a pesar de que los mismos ciclos no son tan exactos/Foto: Cortesía

Guadalajara, Jal.- Aunque no existen riesgos por el momento de actividad en los volcanes de Jalisco, Colima y Nayarit, el Nevado de Colima y el Ceboruco han llegado a un punto en donde el ciclo de inactividad en el que han permanecido los úl­timos cien años se puede al­terar, señalaron expertos de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Pese a que no se espera ac­tividad volcánica de cuidado, la UdeG en colaboración con la Unidad de Protección Civil y de Bomberos del Estado cuentan y trabajan en una red de estaciones de monitoreo a fin de anticipar cualquier eventualidad o riesgo en la materia.

“Con la instrumentación sísmica y la cobertura que tenemos en este momen­to, no hay ningún indicador que diga que se aproxima un evento eruptivo importante ni en el Volcán de Colima, ni en el Ceboruco”, aseguró Fran­cisco Javier Núñez Cornú del Centro de Sismología y Vul­canología de Occidente.

Sin embargo, Carlos Suárez Plascencia, jefe del departamento de Geografía en el CUCSH, detalló por su parte que como los ciclos de los volcanes Ceboruco y Nevado de Colima han lle­gado a su límite, sí se debe de estar alerta a pesar de que los mismos ciclos no son tan exactos.

“El Volcán de Colima pre­sente cierta ciclicidad cada 100 años, tiene actividad fuerte, eso implica emisión de flujos piroclásticos, ceni­zas y derrames de lava. En los últimos 500 años ha esta­do esa constante de cada 100 años un evento importante, y ya pasó la época del ciclo. Estamos en la etapa de que en cualquier momento puede ocurrir esa actividad, por eso la importancia del monitoreo y los planes operativos. El Ceboruco tiene recurrencia de 127 años aproximadamente, y también está sobre ese tiem­po”, expresó.

En cuanto al Volcán de Colima, Núñez Cornú ex­planó que éste ha registra­do actividad similar a la del año pasado. De acuerdo al especialista, de repente se ha presentado algún flujo, columnas eruptivas o flujos piroclásticos, dependiendo de la velocidad con que se presente el pulso de magma o lava.

“Como está abierto el vol­cán, sísmicamente produce pocos temblores, no es fácil identificarlo, tampoco el peli­gro o riesgo es tan alto. Si se respetan las zonas de exclu­sión no vamos a tener ningún problema de daños o riesgos, por eso se hacen los mapas de riesgo. En caso de alguna erupción en fase mayor, por la experiencia que tenemos en Latinoamérica u otros vol­canes del mundo, podremos anticiparla y nuestro contacto directo con las unidades de Protección Civil nos permiti­rán tomar acciones para miti­gar estos riesgos”.

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en: