Miguel Díaz–Canel, el Nuevo Presidente Cuba

Díaz–Canel Ofrece Actualizar el Modelo Socialista, Pero sin Vuelta al Capitalismo

Por Rafael Croda

La Habana, Cuba. -- El primer secretario del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro, sostiene el brazo del nuevo presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel (Foto: Xinhua)

La Habana, Cuba. — El primer secretario del Partido Comunista de Cuba, Raúl Castro, sostiene el brazo del nuevo presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel (Foto: Xinhua)

Abril 19, Ciudad de México (apro).- La Asamblea Nacional de Cuba anunció hoy que el ingeniero electrónico de 57 años, Miguel Díaz–Canel, fue electo como el nuevo presidente de la nación caribeña, lo que pone fin a más de cuatro décadas de gobierno de los hermanos Fidel y Raúl Castro y marca el relevo generacional de los dirigentes históricos de la Revolución Cubana.

En el segundo día de sesiones de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional en el Palacio de las Convenciones de La Habana, los nuevos diputados eligieron a Díaz–Canel como presidente de los consejos de Estado y de Ministros, lo que lo convierte en el nuevo jefe del Estado y de gobierno de la isla.

Díaz–Canel releva en esos cargos a Raúl Castro, quien se mantendrá como primer secretario del Partido Comunista de Cuba (PCC) hasta 2021, cuando se realizará el VIII Congreso de esa organización política que da los lineamientos de acción a las instancias de gobierno.

El nuevo presidente cubano ha sido funcionario del Partido Comunista desde su juventud, en su natal provincia de Villa Clara, y en Holguín.

Entre 2009 y 2012 fue ministro de Educación Superior y en 2013 asumió como primer vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros, lo que lo puso desde entonces como el número uno en la línea sucesoria de Raúl Castro.

Díaz–Canel es el primer cubano nacido después de la Revolución de 1959 en ocupar el cargo de presidente y el primer civil desde 1976.

La llegada del político e ingeniero a la presidencia marca el desembarco de una nueva generación de dirigentes y el retiro de alguno de los más emblemáticos rostros de la Revolución en Cuba, entre ellos José Ramón Machado Ventura, de 87 años, quien en la elección de este miércoles dejó de ser vicepresidente del Consejo de Estado, aunque se mantiene como el segundo hombre del PCC.

Machado Ventura es la cara más visible de la línea ortodoxa que se resiste a las reformas económicas impulsadas por Raúl y que Díaz–Canel ha prometido dar continuidad para construir un socialismo “más próspero y sostenible”.

Como primer vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros quedó Salvador Valdés Mesa, un político y dirigente sindical afrocubano de 72 años de edad, lo que lo ubica en la generación intermedia.

Es la primera vez que un afrocubano llega a ese cargo, el segundo en importancia en el gobierno de la isla.

De los otros cinco vicepresidentes del Consejo de Estado, tres son de la nueva generación: el ministro de Salud, Roberto Tomás Mortales, de 50 años, y las afrocubanas Inés María Chapman, de 52 años y presidenta del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, y Beatriz Jhonson, de 48 años, quien hasta ayer era presidente de la Asamblea Provincia en Santiago de Cuba.

Los otros dos vicepresidentes del Consejo de Estado son la contralora general Gladys María Bejarano, de 71 años, y Ramiro Valdés, un general de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de 85 años de edad que forma parte de la dirigencia histórica de la Revolución.

La nueva cúpula del Estado cubano –el presidente y seis vicepresidentes– tiene un equilibrio racional, de género y regional al tener tres afrocubanos, tres mujeres y tres dirigentes procedentes de las provincias, entre ellos Díaz–Canel.

Díaz–Canel Ofrece Actualizar el Modelo Socialista, Pero sin Vuelta al Capitalismo

El presidente de Cuba, Miguel Díaz–Canel, ofreció hoy en su primer discurso como jefe de Estado encabezar una transición política en la que dará continuidad a la Revolución Cubana y mantendrá el proceso de reformas impulsado por su predecesor, Raúl Castro, pero sin que eso signifique una “restauración capitalista”.

El político con 33 años de trayectoria en el Partido Comunista de Cuba (PCC) e ingeniero electrónico dijo que el mandato popular que tiene es “el de dar continuidad a la Revolución Cubana en un momento histórico crucial que estará marcado por todo lo que logremos avanzar en la actualización del modelo económico y social”.

Tras ser elegido por la Asamblea Nacional como jefe de los consejos de Estado y de Ministros, Díaz–Canel, quien cumplirá este viernes 58 años, afirmó que será fiel al legado de Fidel Castro, quien murió en noviembre de 2016, y de su hermano Raúl, a quien se refirió como el “líder actual del proceso revolucionario”.

El nuevo gobernante incluso señaló que Raúl, quien dejó la Presidencia pero se mantendrá como primer secretario del PCC –el cargo principal en ese organismo político–, “encabezará las decisiones de mayor trascendencia para el presente y futuro” de la nación.

“Para nosotros está totalmente claro que solo el Partido Comunista de Cuba garantiza la unidad de la nación y de su pueblo”, agregó ante el pleno de la Asamblea Nacional, que lo eligió presidente de la isla con el 99.83 por ciento de los votos de los 605 diputados.

Dijo que para quienes “por ignorancia o mala fe” dudan de su compromiso, el mensaje es que la Revolución seguirá y que esta no termina con el retiro de los guerrilleros que la hicieron posible.

Aseguró que en Cuba no hay espacio para una transición que desconozca o destruya la obra de sus predecesores, Fidel y Raúl Castro, y afirmó que nunca cederá ante presiones o amenazas.

“Los cambios que sean necesarios los seguirá decidiendo soberanamente el pueblo”, afirmó el nuevo gobernante de Cuba.

Díaz–Canel puntualizó que la política exterior cubana se mantendrá “inalterable” y que la isla no aceptará condicionamientos de ninguna potencia extranjera ni “los oscuros intentos por destruirnos”.

“Jamás cederemos ante presiones o amenazas”, dijo, y se manifestó dispuesto a enfrentar las amenazas de Estados Unidos contra Cuba sin renunciar a la soberanía y a la independencia.

El presidente consideró que en esta etapa que se inicia con su elección como jefe de Estado y de gobierno es necesario “ejercer una dirección cada vez más colectiva, fortaleciendo la participación del pueblo”.

“No vengo a prometer nada, como jamás lo hizo la Revolución en todos estos años. Vengo a cumplir el programa que nos hemos impuesto con los lineamientos del Socialismo y la Revolución”, sostuvo al referirse a sus objetivos como gobernante.

Raúl Castro, el saliente mandatario, expresó por su parte su confianza en el nuevo jefe de Estado y de gobierno por su fidelidad a la Revolución y solidez política.

Dijo que su elección no fue una casualidad sino el reconocimiento a su experiencia y su dedicación al trabajo desde que fue dirigente de las juventudes comunistas y, posteriormente, como primer secretario del PCC en las provincias de Villa Clara y Holguín, como ministro de Educación Superior y, desde hace cinco años, como primer vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros.

 

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en: