Mueve La Historia

¿190 Años de la Feria de San Marcos?

Por Vicente Agustín Esparza Jiménez/Centro INAH Aguascalientes

“Vista de San Marcos, Aguascalientes”, Pintura al óleo del francés Léon Trousset, octubre de 1883, colección de la familia Trousset (Fuente: https://tony-trousset.squarespace.com/paintings-1/)

“Vista de San Marcos, Aguascalientes”, Pintura al óleo del francés Léon Trousset, octubre de 1883, colección de la familia Trousset (Fuente: https://tony-trousset.squarespace.com/paintings-1/)

LA FERIA de Aguascalientes se celebró por primera vez en 1828 entre los días 5 y 20 de noviembre, teniendo como sede el Parián, que se construyó a propósito de la reunión mercantil. Pero al trasladarse al “paseo público de San Marcos” tomó el nombre de “feria o función de San Marcos,” celebrándose en la última quincena del mes de abril. ¿Por qué y cuándo cambió de sede?

LA FERIA desde su celebración tuvo problemas de índole mercantil y social, lo que años después ocasionó que se suspendiera y cambiara de sede. Después de 20 años de realizarse ininterrumpidamente con medianamente actividad mercantil, proliferación de los juegos de azar y un excesivo relajamiento de la sociedad, fue suspendida en 1837, pues la autoridad política veía que eran muchos los abusos que se cometían: “ya con relación a la hacienda nacional, por la malicia con que se conducen los introductores y agiotistas, ya por el vergonzoso disimulo que han tenido que sufrir las autoridades para permitir los juegos públicos que la costumbre o la corrupción han calculado maliciosamente necesarios a esta clase de concurrencias”.

LOS MOTIVOS para la suspensión eran más que claros, pues se trataba de “evitar la suma inmoralidad y fatales consecuencias que siguen de su continuación”, porque eran muchos los viciosos y jugadores que se quedaban en la ciudad, que después partían hacia la feria de San Juan de los Lagos, que iniciaba en los primeros días del mes de diciembre. Además, habría que añadir el bandidaje, que azotó al país después de la independencia nacional. Debido a estos problemas en 1837 el gobierno local suspendió la feria de Aguascalientes durante tres años para después restablecerla. Al parecer esto ocurrió en agosto de 1840 por órdenes del gobernador del departamento Francisco Flores Alatorre, por lo que se acordó “hacer algunos cambios en el calendario de los festejos, los cuales tendrían lugar ahora entre el 11 y 20 de noviembre”; explicaba el propio gobernador, que era “a partir de los cálculos de varias personas inteligentes que resolvía estrechar el calendario de los festejos y recorrerlo un poco, de tal manera que se celebrasen inmediatamente antes de la feria de San Juan”, para que no quedara entre la población “gente vaga, tahúr, soez y viciosa”[…]. Empero, cabe preguntarse: ¿al estrechar el calendario de los festejos de 15 a 10 días se solucionaba el problema de los vagos y viciosos que se quedaban en la ciudad y que después partían para la feria de San Juan de los Lagos?

QUEDA CLARO que reduciendo los festejos unos cuantos días no se acababa con el problema de los sanjuaneros y el relajamiento de la sociedad. Además, el problema no era exclusivamente de los sanjuaneros y visitantes, sino de la propia sociedad aguascalentense, entregada a los vicios del juego, alcohol y a toda clase de diversiones “bárbaras y fuera de toda moral”, según pregonaban los liberales de la época. En 1847 debido a la guerra contra los Estados Unidos de América se pensó y estaba ya el iniciarse según un dictamen de la comisión de puntos constitucionales, que la “feria de aquí, que está suspensa, la tuviera el partido de Rincón”. Al final esto no sucedió, y como se sabe, la feria continúo en la ciudad de Aguascalientes pero cambió de sede y fecha.

LA FERIA de San Marcos se celebró por primera vez en 1848 entre el 20 y 30 de abril en el paseo público de San Marcos, que para entonces tenía un hermoso jardín con su balaustrada de cantera y era uno de los paseos favoritos de los habitantes de Aguascalientes durante la estación primaveral. A partir de entonces empezaron a surgir alrededor de dicho jardín, la plaza de Toros del Buen Gusto y el Teatro o palenque de la Primavera (1850). Además, la función se animó con una Exposición Anual de Industria, Minería, Agricultura, Artes y Objetos Curiosos (1851). Sin embargo, para el poeta Eduardo J. Correa, que bien podría pasar por un clásico “aguafiestas”, ni una vez cambiada la feria al mes de abril se superaron los problemas, ya que al terminar los festejos primaverales quedaba la “resaca: tahúres, meretrices, rateros, valentones y borrachos”.

POR LO tanto, en sentido estricto la Feria de San Marcos en este 2018 cumple 170 años de haberse celebrado por primera vez en la plazoleta de San Marcos y no 190 años.

Fuentes:

AHEA-FPN, Not. José María Medina, 1847, 60, 31v-33v. El Patriota, 4-12-1847, 25-12-1847 y 22-04-1848. Jesús Gómez Serrano, Historia de la Feria Nacional de San Marcos, 1828-2006, Aguascalientes, Patronato de la Feria Nacional de San Marcos, 2007. Francisco Javier Delgado Aguilar, Jefaturas Políticas. Dinámica política y control social en Aguascalientes 1867-1911, Aguascalientes, Gobierno del Estado-Universidad Autónoma de Aguascalientes, 2000. Eduardo J. Correa, Un viaje a Termápolis, Aguascalientes, Instituto Cultural de Aguascalientes, 1992. Daniel Díaz Arias, Comercio, fe, peligro y placer: La feria de San Juan de los Lagos, 1823,1857, tesis para obtener el grado de Maestro en Historia, San Luis Potosí, COLSAN, 2012.

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en: