Los Aranceles de EU, con Muchos en Contra y Temores de Guerra Comercial

Por Masiel Fernández Bolaños

Marzo 11, La Habana, Cuba (Prensa Latina).- El capítulo de los aranceles estadounidenses a las importaciones de acero y aluminio parece hoy lejos del fin, en medio de crecientes pronunciamientos contra dicha medida unilateral y de alertas sobre una posible guerra comercial.

El presidente estadounidense, Donald Trump, dispuso esta semana de manera oficial la imposición de aranceles a las importaciones de acero y aluminio de 25 y 10 por ciento, respectivamente, con la firma del documento afín.

Por el momento, Canadá y México (con los que Washington está asociado en un Tratado de Libre Comercio de América del Norte que se está renegociando), quedarán exentos de esas tarifas, la cuales –según Trump– se tomaron “por necesidad”.

El acero y el aluminio son vitales para la seguridad nacional, apuntó, al tiempo que adelantó que se evaluarán a otros países para saber cuáles tratan a Estados Unidos de manera justa e injusta.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) llamó a evitar una escalada internacional en las barreras comerciales, tras conocerse el plan unilateral de Estados Unidos, y recomendó fomentar el multilateralismo.

“Está claro que ahora vemos un riesgo mucho más elevado y real de desencadenar una escalada de las barreras comerciales en todo el mundo”, aseveró.

La comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström, expresó que la Unión Europea (UE) sigue sin tener claro lo relativo al proceso de exención a los aranceles por Estados Unidos a los metales y que seguirá negociando la semana próxima para quedar excluidos.

“He tenido una discusión franca con la parte estadounidense sobre el grave asunto pendiente de los aranceles al acero y aluminio”, señaló tras un encuentro este sábado con el responsable estadounidense de Comercio Exterior, Robert Lighthizer.

La UE afirmó que no hará concesiones comerciales ni de otro tipo para conseguirlo y advirtió que si los aranceles siguen adelante, está lista para responder en menos de 90 días, con sus propias tarifas y salvaguardas y un recurso ante la OMC.

Se calcula que el impacto de las tarifas será de dos mil 800 millones de euros para los exportadores europeos.

Expresamos nuestra preocupación: podría afectar los mercados de acero y aluminio del mundo y tener un impacto negativo. Si hay una violación, buscaremos consulta.

Analizaremos el impacto en las empresas nacionales y tomaremos una decisión, expuso por su parte el ministro japonés de Economía, Industria y Comercio, Hiroshige Seiko, quien también participó en dicho encuentro en el que solicitó una exención para los productores nipones.

Las tasas punitivas para el acero y el aluminio anunciadas por Trump podrían dañar además a importantes economías latinoamericanas, como Brasil, que en 2017 representó el 13 por ciento de las importaciones norteamericanas de acero.

La decisión de imponer sobretasas al acero y al aluminio es injustificada e ilegal, juzgó la Confederación Nacional de Industrias de Brasil, cuyos cálculos prevén perjuicios al país por tres mil millones de dólares en las exportaciones de hierro y acero, y de 144 millones de dólares en las de aluminio.

Esa nación sudamericana es actualmente el segundo mayor proveedor de hierro y acero a Estados Unidos, recordó la agrupación, que consideró el proyecto de Trump como una violación a las reglas internacionales fijadas por la OMC.

En dicho contexto, crecen las llamadas de alertas y los temores de una guerra comercial de alcance global, recalcaron especialistas. Un ojo por ojo nos dejará a todos ciegos y al mundo en una profunda recesión, advirtió la OMC.

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en: