La Columna del Diablito

Rodolfo y Cuca, primero perseguidos por defraudar a Felipe González, después contratados por el abarrotero

Rodolfo y Cuca, primero perseguidos por defraudar a Felipe González, después contratados por el abarrotero

* UNA, DOS Y… ¡TRES! ¡COMENZAMOS!
EL CUMPLEAÑOS DE PAPÁ…

Ayer miércoles, 20 de diciembre, esta su TRIBUNA LIBRE cumplió 34 años de haber salido a la luz pública.

Como se lo he platicado con anterioridad al lector, “La Tribuna” salió a a las calles por primera vez, siendo católica: sí, católica porque salía, decían, cada vez que Dios quería; como que se resistía a darle luz verde a nuestra aventura, pues yo creo que don Chuy era priísta y no soportaba las críticas a su partido y a sus políticos y gobernantes que tanto quería, pues nunca permitía que perdiera una elección.

La relación de ambos era más que un amasiato, avalado con los colores de La Guadalupana del Tepeyac.Eran, pues, tiempos de gloria para el PRI, cuando todos sus miembros eran “licenciados”, y sus “miembras” “señoritas”; has de ver.

Con el tiempo nuestro rotativo fue apareciendo cada dos meses, después cada mes, luego cada 14 días y, por fin, cada semana.

Desde un principio TRIBUNA LIBRE llamó poderosamente la atención, aunque nació satanizada y en muchos puestos no querían expenderla porque “están en contra del gobierno y el Municipio nos van a quitar el permiso”.

Mario Granados Roldán –saludos, señor doctor–, entonces jefe de prensa del alcalde Miguel Romo Medina, se ponía fúrico cada vez que salía TRIBUNA LIBRE; éramos causantes de sus sudores, diarreas y sus desvelos.

En otros puestos se resistían a exhibirla porque “no se vendía”, decían, pero al poco tiempo nos enteramos de la realidad: Asunción Gutiérrez Padilla, que en aquel entonces era funcionario en el gobierno de Miguel Romo Medina, iba personalmente a los puestos de periódicos y les exigía a sus propietarios y encargados que no la exhibieran: “Ponga la Tribuna abajo de todos los diarios, y sólo si se la piden pues se las vende” (hay que reconocer que “Chon” es machito, pues, con pena y todo, lo ha reconocido en plática con amigos comunes).

Cuando nos dimos cuenta de tales artimañas del hoy flamante Defensor de los Derechos Humanos, no tuvo más que recular y permitir su exhibición y, claro está, su venta.

Y así, poco a poco, TRIBUNA LIBRE se fue consolidando. (Hoy nuestro semanario es referente: envidiado por muchos e imitado por otros, pero nunca superarán a papá).

Y “robado” por un exgobernador corrupto, perverso, represor, enemigo de la libertad de expresión, que le abrió las puertas al narcotráfico y que se manchó las manos de sangre inocente.

Sí, me refiero al abarrotero de “las nalgas al revés”, Felipe González González, quien contrató al par de bandidos: Rodolfo Franco Ramírez alias “El Ingeniero” y Ma.del Refugio Martínez Guardado alias “La Licenciada”, para robarme los títulos de TRIBUNA LIBRE y Página 24.

Qué cosas tiene la vida, Mariana: en los primeros años del desgobierno de Feli-Pillo, Rodolfo y Cuca, que también le hacen a la “construcción”, le cometieron fraude: No terminaron las obras que les contrataron y se quedaron con los anticipos, o sea, se embolsaron, robaron, hurtaron, defraudaron o rodolfearon, cientos de millones de pesos de aquellos.

Llámele el lector como quiera, pero Rodolfo y su socia Cuca, se “chingaron” al abarrotero, que los persiguió por un tiempo, pero al comprobar que son muy jijos de la… para asaltar en despoblado, los contrató para que me robaran mis periódicos.

Pero aquí seguimos y continuamos en la brega y así será hasta que el Atlante nos llame a sus eternas y gloriosas filas. Y del abarrotero ya ni quién se acuerde, si acaso lo ven por ahí y la raza lo identifica, susurra al oído: “Mira, ahí va el ojete ese de las nalgas al revés, que se manchó las manos de sangre inocente, se enriqueció a lo bestia y ahora llora como cobarde lo que no defendió como hombre”.

–¿Es el abarrotero Felipe González, al que Carlos Lozano de la Torre le decía “hambreador”?

–Sí, el mismito cabrón que ganó la gubernatura engañando a la raza diciendo: “DEJO LOS NEGOCIOS PARA IR POLÍTICA, NO VOY A LA POLÍTICA A HACER NEGOCIOS”.

–¡Qué poca madre de cabrón, pero si robó a manos llenas el güey!

–Tú lo has dicho: “¡qué poca madre, robó a manos llenas el güey!”.

Pero bueno, TRIBUNA LIBRE La Voz del Pueblo, papá de los pollitos, cumple 34 años y bien vale la pena echarnos un “güisquito” entre pecho y espalda, después de aquel tequilita en Guadalajara, el pasado día 15, por los 9 años de Página 24 Jalisco, ¡salud pues! ¡Y que chille la manteca!

EL PRI VA CON TODO…

Sabedores de que si pierden la Presidencia de la República no sólo podría desaparecer el PRI, sino que vendría una cacería de corruptos que han hundido el país en la miseria, Enrique Peña Nieto y su Cártel de “Los Pinos” comienzan a operar una “guerra sucia” contra sus dos principales contendientes: Andrés Manuel López Obrador y Ricardo Anaya Cortés, en ese orden de importancia.

Aliado al PRI, para restarle votos a López Obrador, está el PRD de “Los Chuchos”; y para quitarle votos a Anaya Cortés, está Margarita Zavala quien, por principio de cuentas, ya dividió al PAN.

Y el PRI, sin rubor alguno, hace tratos, no en lo oscurito, sino de manera descarada con el Panal, para ir en alianza a cambio de sacar de la cárcel a la maestra Elba Esther Gordillo, acusada por el gobierno de Peña Nieto de lavado de dinero y otras cosas más. En fin.

Esta visto, pues, que aunque hundido en el mar de la corrupción, el desprestigio y la ineptitud, el PRI se agarra hasta de los güevos del diablo para impedir su desaparición.

Otra arma más para lograr su objetivo es el Ejercito Mexicano y su apestosa nueva ley llamada pomposamente “Ley de Seguridad Interior”, enfocada a evitar las protestas por si las ratas priístas ven la posibilidad de robar la elección.

¡Cuidado!

Y CON ESTA ME DESPIDO…

Hace unos días estuve recordando aquellos años de los rebeldes del rock: “El Roma”, Eloy Valadés, “El Culy”, “El Julio”, “El Cara Pálida”, entre otros, y “El Querubín”, hermano de Agustín Morales Padilla “Don Viborón”, y tío del zafado locutor José Luis Morales Peña “La Víbora”.

Nos la pasábamos padre en la chamba y, en cuánto salíamos, nos reuníamos en la Casa Verde, en Plaza de Armas, en el Parián: jugábamos billar y nos íbamos a tomar chocos a la Nevería de Don Salvador y hasta dos que tres cervezas. Éramos harto fresas.

Al paso de los años uno de esos amigos, “El Querubín”, desvió el camino y formó una banda peligrosa de asaltantes que cimbró la ciudad, por lo que en una de esas fue a parar a la cárcel.

Al cabo del tiempo salió del penal, pero sólo para morir. Cosas de la vida.

* (Columna publicada inicialmente en el semanario hermano TRIBUNA LIBRE el pasado jueves 21).

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:
468 ad