Desde mi Balcón

El IEEA, su Elección, Dinero y Algo más Parte II

Por Jorge Arturo Ferreira Garnica

Consejo General del Instituto Estatal Electoral del Estado de Aguascalientes

Consejo General del Instituto Estatal Electoral del Estado de Aguascalientes

TODAS LAS mañanas salgo de mi casa para caminar por zonas aún verdes y con multitud de flores multicolores. Sitios que quizá en breve ya no podré disfrutar por la expansión demográfica. Estas largas caminatas me dan el espacio que necesito para reflexionar, tratar de pensar e incluso meditar y soñar que algún día Aguascalientes y México cambiarán, serán otros. Que habrán de ser gobernados por personas aptas para esa noble actividad de dirigir a un pueblo; es decir, ciudadanos formados de manera expresa en el arte y la ciencia de gobernar, de dirigir, de administrar y de aplicar la ley. No sé si estos lances mentales los hago de la manera correcta, pero sí he notado que me han servido y permitido tener una mente más crítica y menos dogmática. Una mente más abierta y más libre, lo cual me hace sentir bien.

DEJARÉ ATRÁS este breve desliz emotivo y personal, y continuaré con mis comentarios sobre el proyecto de presupuesto del Instituto Estatal Electoral, en el que las sorpresas surgen una detrás de otra, por ejemplo: en el capítulo 21201 tienen programados $348,608.00 para gastos en los materiales de administración, emisión de documentos y artículos oficiales, “tinta indeleble para la jornada electoral (frasco con aplicación rolón)”. No dice cuánto se destinara a cada cosa, pero lo que sí llama la atención es el gasto relativo a la “tinta indeleble para la jornada electoral”. Y es de llamar la atención en virtud de que ese gasto ya está contemplado por la administración del INE, pues en principio será esta instancia federal electoral la que capacite y seleccione a los ciudadanos que habrán de fungir como funcionarios de mesa directiva de casilla. Lo que en español puro significa que serán estos funcionarios los que habrán de aplicar la tinta indeleble a los ciudadanos que vayan sufragando. ¿Entonces cómo es posible que el Consejo General del IEEA (Instituto Estatal Electoral del Estado de Aguascalientes), haya avalado un gasto en su proyecto de presupuesto para un insumo que no le corresponderá comprar? No es una cantidad exorbitante como la de la compensación electoral cuya suma es de poco más de quince millones de pesos, de los cuales poco más de siete millones y medio están destinados al Consejo General y a su presidente. Pero incluso así, da margen para pensar, si no se gasta en ese artículo, ¿entonces en qué se lo irán a gastar? Dicen que la gallina llena el buche grano, grano.

LE SIGUE el capítulo 21801 con $8´771,345.10 asignados para: materiales de administración, “emisión de documentos” y artículos oficiales, “caja contenedora de material electoral”; la suma asignada para estos cuatro elementos es un cantidad que no pasa desapercibida, máxime al no especificar de manera concreta a que se refiere con la emisión de documentos, queda volando en el aíre la sombra de la sospecha.

YO SUPONGO, pero como suponer no quiere decir afirmar, ya que como decía Guillermo de Ockham en su libro “Sobre la Suposición”, allá por el siglo XIII… se habla de suposición como la posición (en la oración) de algo en lugar de otra cosa… De tal suerte que mi suposición va en el sentido de que la emisión a que se refiere, supone una impresión de documentos, entonces vuelvo a suponer que esos documentos serían las boletas electorales para la elección de diputados locales, así como las diferentes actas que se utilizan el día de la elección, pero también, y sigo suponiendo, la caja contenedora de material electoral, lo que por costumbre o tradición se le ha denominado “paquete electoral”, que es donde se guardan las boletas electorales, actas y otros artículos, una vez realizado el acto jurídico del escrutinio y cómputo en la casilla electoral, y la urna donde se habrá de depositar la boleta ya tachada de la elección de diputados locales. Si lo que supongo es cierto, entonces para qué tanto brinco estando el suelo tan parejo. ¿A quién tratan de engañar recurriendo a los eufemismos? Al pan, pan, y al vino, vino.

EL PRESUPUESTO en cuestión contiene un apartado de cinco capítulos, 22101, 22103, 22103, 22104 y 23301. Todos con cantidades asignadas para alimentos, y suman un total de $453,400. No específica para qué momento del proceso electoral aunque sí asigna áreas. Pero de esta cantidad destaca una con $276,000, que reza: alimentos, y utensilios. Alimentos en talleres presenciales para fomentar la cultura cívica. ¡Ándale chucha, pos’ hay que ir! Los restantes $177,400 están distribuidos entre todas las áreas del IEEA. Según se advierte se comerá bien durante este proceso electoral local.

LOS CAPÍTULOS 15404 y 26601 contemplan combustibles, lubricantes y aditivos, una partida de $108,000.00 para el Consejo General, y otra por $684,000 otorgado por código de barras, con cargo al área de administración. Ambas cantidades suman $792,000. Mucho dinero para gasolina a consejeros; aquí la presidencia no la presupuestaron por separado, quizá para cuidar su imagen. Mucho dinero para combustibles, si se considera que sólo habrá elección para diputados locales, lo que nos dice que no se instalarán los consejos municipales, por lo que los recorridos de quienes salen a campo a realizar sus tareas electorales serán menores y en consecuencia se ahorrarán combustible al ser menos los recorridos y menos los lugares a visitar, pues incluso la localización de los lugares para la ubicación de las 1,600 casillas electorales las realizará el Instituto Nacional Electoral (INE), que es en lo que mayor cantidad de combustible se podría gastar.

EL CAPÍTULO 27101 (habla) de ropa deportiva, blancos, ropa de protección y chalecos por $240,300.00. ¿Qué será lo que habrán de comprar que presupuestaron tanto dinero?

Y VIENE el 31501, relativo a servicios básicos y telefonía celular, a la que le fue asignada la módica suma de $177,002, de los que cincuenta y cuatro mil pesos son únicamente para el Consejo General, nueve mil para la presidencia y el resto para las demás áreas. Nada más la módica cantidad de sesenta y tres mil pesos para teléfonos celulares de siete personas. Con todo y que estaremos en un año de austeridad.

EN EL CAPÍTULO 32201 para el arrendamiento de bodegas destinaron $512,000. Doce mil de ellos para la Dirección de Capacitación y el resto a la Secretaría Ejecutiva. De nuevo me pregunto: ¿Qué irán a rentar además de la bodega para el resguardo del material y la documentación electoral?

EN EL CAPÍTULO 33301 se contemplan servicios profesionales, científicos, técnicos, otros servicios y honorarios por consultoría informática contable, con una partida de $6´227,000. Con un cargo de catorce mil pesos a la Administración y a la Dirección de Capacitación $6´200,000.

Y FINALMENTE a Comunicación Social trece mil pesos. Aquí vuelvo a suponer que esto sería para la contratación de la empresa que habrá de realizar el PREP (Programa de Resultados Preliminares). Carito para ser una sola elección. Pero también me pregunto: ¿qué significará eso de “honorarios consultoría informática y contable”? Es demasiado dinero para una asesoría y máxime por honorarios; ¿qué algo así no debería someterse a concurso público?

 Y LE SIGUE otro no menos cuestionable capítulo, el 33601 destinado a servicios profesionales, científicos y otros servicios, impresión de la revista del IEEA, con un monto de $11´323,088.49 en partidas desglosadas por áreas: Consejo General: $262,736; Secretaría Ejecutiva $6´006,726.41; Dirección de Capacitación $5´034,626.08; y por último Comunicación Social con $19,000. Aquí surge una gran incógnita, pues se repite el concepto de servicios profesionales y científicos. ¿Por qué hay dos apartados para un mismo servicio? La pregunta la formulé en virtud de que esa empresa que habrá de prestar ese tan especializado servicio debe cobrar muy caro, pues en tan sólo dos capítulos en los que aparece ambos suman una partida presupuestal de $17´550,088.49. Demasiado dinero para que venga alguien externo a decirles cómo deben hacer lo que se supone, ya saben hacer. Bueno, yo nada más supongo. ¿Y qué decir de la edición de la revista del IEEA? ¿Será acaso una edición especial sexy electoral de la afamada Play Boy, editada por el recién desaparecido Hugh Hefner?

EL SIGUIENTE apartado corresponde al 36101 y es sobre servicios de comunicación social y publicidad, y cita no sé si una empresa, pero las siglas son DEMOFEST; quizá quisieron decir Democracia Festival o algo similar. Y enseguida y entre paréntesis: “Contratación de grupo musical” u “obra de teatro”. Con una cantidad asignada de $1´360,290.50 prorrateada entre el Consejo General: $115,200. Secretaría Ejecutiva: $216,300. Dirección de Capacitación: $229,470. Coordinación de Comunicación Social: $799,300. ¿Qué significa esto? ¿Quién paga qué? ¿A qué compañía de teatro van a contratar? ¿O qué grupo musical habrá de amenizar? ¿Van a pagar entre todos? Nunca antes había visto algo así de disparatado. ¿Quizá el fin sea noble y lo justifique, y de ser así, para qué dividir la partida en diferentes instancias?

PARA FINALIZAR este laberinto entre dinero, conceptos, eufemismos, capítulos, medias verdades, medias mentiras, política y la cosa electoral, sólo me queda agregar que los capítulos 37101, 37202, 37501, 37502 y el 37801, los contemplan partidas presupuestales sobre viáticos, pasajes aéreos, terrestres, hospedaje, alimentos, fueron asignados de manera independiente, y la suma de todo el concepto es de $2´599,000.

LA REPARTICIÓN de estos centavitos, si la generosidad y candidez de los poderes involucrados en esta aprobación se diere como la anhela el señor presidente del IEEA, sería la siguiente: El Consejo General, es decir todos los consejeros, tendrían a su disposición para ir y venir, a comisiones o cualesquier otro brete o mitote, la nada despreciable cifra de $252,000. El Consejero Presidente: $136,500. Para acudir a sus reuniones con los Consejeros Electorales del INE, a los diversos destinos turísticos para VIP a tratar asuntos con o sin importancia. Finalmente todo corre a cargo de los impuestos del pueblo. Ahí como premio de consolación a la Secretaría Ejecutiva le dejaron la exorbitante cantidad de $37,500. Para cuando su secretario quiera ir a la Chona o un poco más allá de ser posible.

COMENTARIO APARTE merece el último de los capítulos que enuncié en el párrafo que nos precede, y que consiste en el apoyo para gastos a consejos distritales y municipales, durante la jornada electoral, al que le destinaron la mísera cantidad de $2´251,000. Y viene otra pregunta más: ¿Se van a instalar los consejos municipales? ¿En qué consisten estos apoyos? ¿Son para los técnicos o asistente electorales? Ya que para los funcionarios de mesas directivas de casilla no pueden ser, en virtud de que ese gasto lo absorberá el INE. Y por otra parte los consejos municipales no funcionarán en esta elección, pues recordemos que es únicamente para diputados locales, además de la de presidente de la República, senadores y diputados federales, es por este motivo que la mayor parte del gasto destinado a ese rubro correrá a cargo del INE.

EL IEEA únicamente deberá imprimir actas y boletas electorales para diputados, base o mesa para colocar la urna de esa elección, y la caja paquete electoral. Los salarios de asistentes, consejeros distritales y cualesquier otro tipo de contratación de personas, ya están contemplados en el capítulo 12101 con un monto de $9´908,348.03. Casi el equivalente a lo presupuestado para el personal permanente incluidos consejeros y presidente, que es de $9´977,472.65. Sólo $69,124.62 más que lo presupuestado para el personal transitorio que se habrá de contratar para la elección. ¿No se habrán equivocado calculando las necesidades del capital humano que requiere esta elección de un solo cargo?

Y PARA CERRAR con broche de oro, veamos cuánto nos va a costar a los aguascalentenses esta elección, pesos más, pesos menos, solamente por concepto de salarios y prestaciones varios de los consejeros electorales y su presidente. El Consejo General presupuestó para sí, y como “compensación por concepto de las cargas laborales derivadas del proceso electoral”, la cantidad de $15´208,472.00. De los cuales $5´867,349.42 están asignados al Consejo General, que divididos entre siete consejeros, les correspondería a cada uno la indigna cantidad de $838,192.77. Para la presidencia, el señor Landeros presupuestó míseros $1´700,649.76, que si le agregamos los $838,192.77 da un total de $2´538,842.53. Aclaro que estas cifras son hipotéticas. Meros cálculos aritméticos, con base en las cifras que el documento contiene así como en sus conceptos, pues no incluye el personal adscrito a esas dos áreas. Es decir, son meras suposiciones del que garrapatea estas cuartillas, pues no tengo la menor idea de cómo se habrán de repartir estas minucias.

ESCUCHÉ UN rumor traído por el viento que sopla del poniente, que lo que han pensado darse como compensación por año electoral, son cuatro meses de salario. Ignoro si esto es sólo para el personal de infantería, o si los jerarcas también se apegaran a este ruido que me trajo el viento. De ser así, a los consejeros les corresponderían $342,527.56a cada uno. Poca cosa por no hacer ruido, por ser disciplinados y buenos muchachos al levantar el dedo. El de la vara de mando, se llevaría $356,907.16. Según mis atrevidos cálculos.

PERO SI sumamos esta cantidad con las demás prestaciones que tienen presupuestadas tanto consejeros como presidente, nos habrán de costar $2´055,165.30 los consejeros y $2´057,556.10 el señor presidente. Como quiera que sea esto es demasiado dinero para estas siete personas. Cualquiera que sea el escenario, el abultado o el “austero”, es una burla para la ciudadanía y más para aquella que vive en condiciones de pobreza extrema. Recuerden que es mera suposición.

NO OBSTANTE que sólo estuve jugando con los números que ellos se aprobaron, surgen un sinfín de preguntas, de las que haré unas más: ¿Y del remanente que quede, en el supuesto de que sólo sean cuatro meses lo que pretenden darse como compensación, que sería algo así como $3´818,184.12, qué irán a hacer con él? Bueno, eso en supuesto de que les autoricen tal cual su proyecto de presupuesto para el próximo año.

YA COMO sobremesa, recuerdo que para el 2016 el Consejo General aprobó un calendario electoral, que nunca coincidió, es decir, nunca se cumplió. ¿Se cumplirá el que aprobaron para este proceso electoral?

NO PERDAMOS de vista que sólo se habrán de ubicar 1,600 casillas, que los funcionarios y la mayoría de los insumos correrán a cargo del INE. Que para la elección local sólo se requerirán 1,600 mesas con sus respectivas urnas, y el mismo número de cajas de paquete electoral, además de las boletas electorales y actas, materiales que en ninguno de sus conceptos pude encontrar, sería acaso por tanto eufemismo utilizado, ¿casualmente, o exprofeso? Todo ello para atender a un universo de poco más de 919 mil electores.

MI REFLEXIÓN y pregunta final sería: ¿Los ahora consejeros buscaron la posición para brindar un servicio profesional electoral a la población de Aguascalientes, o sólo la pelearon para sentir esa agradable sensación al pasar sus dedos por los bolsillos llenos de billetes? Y lo pregunto, porque de ser lo primero, no tendrían que salirnos tan caros como si fuesen diputados locales.

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:
468 ad

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *