Senderos de una Historiadora

100 Años de Organización Proletaria

Por Daniela Itzel Domínguez Tavares

Manifestación popular en Petrogrado, el 18 junio de 1917

Manifestación popular en Petrogrado, el 18 junio de 1917

DESPUÉS DEL sismo que sacudió algunos estados del centro del país, se ha hecho una gran mención de la organización emanada de la sociedad civil en México. Es cierto que los mexicanos se caracterizan por su solidaridad, pero del otro lado del mundo en el año de 1917 el pueblo ruso evidenció la fuerza y los grandes resultados que puede tener una organización entre trabajadores.

ESTE MES se cumplen 100 años del comienzo de la Revolución Rusa. 1917 es sin duda alguna el año que se vigorizó un proyecto alterno al modelo capitalista, el gran fantasma que recorrió Europa según Marx se afianzó en Rusia. Pero los hechos sucedidos en aquel inolvidable octubre tuvieron su crisol en la carencia, marginalidad y organización zarista en la que estaba inmersa la nación rusa.

EN 1905 frente al despotismo real ruso se organizó la primera Duma (asamblea legislativa) que era un organismo consultivo para hacer frente a las decisiones del zar, así como para atender la situación de los obreros. Fue la primera ocasión en que las masas de trabajadores y campesinos rusos se organizaron frente al sistema zarista. En el lapso de 12 años las Dumas se sucedieron una tras otra, algunas con más éxito que otras pues la influencia del zar, la iglesia ortodoxa y la burguesía eran un frente difícil de vencer. La última Duma que se organizó fue cesada por la participación de Rusia en la Primera Guerra Mundial, aunque esta participación nunca fue socialmente apoyada por la precaria condición del pueblo.

EN FEBRERO de 1917 el Zar Nicolás II abdicó al trono por la presión política emanada de los recién formados soviets (consejos o asambleas de campesinos, obreros y/o soldados) y un gobierno provisional cada vez más fuerte. Este fue apenas el preámbulo a todos los cambios políticos y económicos que experimentarían durante la maduración y organización de los obreros y campesinos de Rusia.

EL ZAR dimitió en febrero y durante los siguientes meses se logró organizar un gobierno provisional que tuvo sus últimos días en octubre de 1917. Los soviets dejaron sus actividades solamente como consejos representativos de los trabajadores y campesinos para actuar de manera directa y en primera línea, se apoderaron pues de las principales ciudades así como del Palacio de Invierno en San Petersburgo; para el día 7 de noviembre de ese año las ciudades más importantes habían sido tomadas.

DENTRO DE todas las revoluciones u otros movimientos de corte político se pueden encontrar ideas que se contradigan o tengan diversos caminos para llegar a un mismo fin. Para este caso los bolcheviques eran el ala radical de la revolución y los mencheviques y Kadetes representaban la facción moderada. Sin duda alguna, estos dos corrientes tenían sus ideas afianzadas en los planteamientos socialistas de Marx pero la vorágine y la euforia de las masas no podían frenarse. La Rusia zarista estaba dando su primer gran paso y lo hacía con el aliento de los trabajadores.

VLADÍMIR ILICH Uliánov mejor conocido como Lenin, Trotsky o el mismo Stalin son apenas la punta del iceberg para la historia del modelo socialista. Los grandes actores de la revolución rusa fueron los obreros y campesinos organizados en los soviets. Era una empresa titánica tomando en cuenta que Rusia era todavía un país preindustrial.

“LA CARACTERÍSTICA de los gobiernos burgueses es que engañan al pueblo. Nosotros, los soviets de los diputados obreros, soldados y campesinos, vamos a intentar una experiencia única en la historia. Vamos a fundar un gobierno cuya única meta sea satisfacer las necesidades de los soldados, los obreros y los campesinos”. (1)

EL GRUPO que tuvo mayor auge, quizá por su líder Lenin o por el número de soviets que lo conformaban, fueron los mencheviques. Hasta 1921 la disputa entre mencheviques y bolcheviques terminó; un año más tarde se conformó la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). El mundo había dejado de ser como antes y la historia tenía el primer ejercicio socialista de gran magnitud. Vietnam, Cuba y China son la encarnación y herencia de lo ocurrido en 1917 en Rusia pero también representaron la ofensiva y el principal opositor al modelo capitalista que crecía a la par. (2)

LA REVOLUCIÓN roja o la revolución de octubre no sólo significaron un cambio para el pueblo ruso sino que marcó buena parte del devenir político, económico y cultural del siglo XX mundial. Muchas preguntas quedan en el aire, han pasado 100 años, y el sistema capitalista sigue creciendo, siendo abrasador y rapaz. ¿Acaso la lucha de clases, la esencia del capital y de los procesos económicos del mundo han sido superados? En términos históricos ¿en qué momento se encuentra la organización proletaria en el mundo? ¿Es necesaria otra revolución socialista para resignificar y sobredeterminar el devenir de la hegemonía de capitalismo? ¿Los gobiernos ya pueden aceptar que pese a los modelos democráticos y de vanguardia la explotación económica, la desigualdad social y la opresión política, siguen estando presentes?

Notas

  1. Reed, John. 2009. Díez días que estremecieron el mundo. España: Biblioteca Pensamiento Crítico. p 140.
  2. Aguirre Rojas, Carlos Antonio. 2003. Para comprender el mundo actual. Una gramática de larga duración. La Habana: Centro de Investigaciones y Desarrollo de la Cultura Cubana Juan Marinello. p. 321.

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *