El Arte Como Sanación

Por Isabel Leñero

Septiembre 27, Ciudad de México (apro).– Después del sismo ocurrido en la Ciudad de México y en otros estados de la República Mexicana, es conveniente hablar de las posibilidades que el arte tiene como experiencia de sanación.

Dentro de los albergues instalados para cobijar a aquellos que lo necesitan, se ha convocado a la comunidad artística para que, en el marco de su disciplina, los apoyen, brindando, además de refugio, consuelo.

El proceso creativo permite sin duda exteriorizar las emociones frente a acontecimientos como los que se vives actualmente en nuestro país.

El arte ofrece alternativas para acceder al mundo interior desde sus diversos lenguajes.

Su valor, tanto como expresión y posibilidad catártica, se convierten en un vehículo para identificar y drenar −como en este caso− emociones y sentimientos postraumáticos.

Fue durante la II Guerra Mundial que se empezó a considerar el arte como forma de tratamiento terapéutico, conocido como arte-terapia.

En el aspecto social es importante la articulación comunitaria que los albergues ofrecen, pues generan comunicación y participación ciudadana.

El apoyo a través de actividades artísticas permite, además, una reconstrucción capaz de generar un orden semántico.

Es en el orden del significado del lenguaje donde se integran la ayuda y el esfuerzo de la propia comunidad.

En su justa medida, estos ejercicios de solidaridad son experiencias comunitarias que rescatan una de las cualidades supremas del arte como sanación humana, que nos dimensiona como seres creativos capaces de situarnos fuera del campo utilitario.

La experiencia artística conecta con lo esencial, para que desde ahí y a través de un lenguaje exteriorizar lo que se está sintiendo y viviendo frente a esta desgracia.

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *