¡Ahora la Inquisición del Arte en Jalisco!

Que no nos Confronte el Alcalde de Guadalajara: Arzobispo Robles

El alcalde tapatío se pasa por el arco del triunfo la opinión de los habitantes de Guadalajara, quienes están ofendidos por el alto costo de las obras del programa de arte urbano; la gota que derrama el vaso es “Sincretismo”, puesta a escasos metros del templo El Refugio

Por Francisco Andalón López

Además de que está de por medio el elevado costo de cada “obra de arte” que inaugura el alcalde Enrique Alfaro, también se suma el descontento ciudadano por no haber tomado en cuenta su opinión/Fotos: Francisco Andalón López

Además de que está de por medio el elevado costo de cada “obra de arte” que inaugura el alcalde Enrique Alfaro, también se suma el descontento ciudadano por no haber tomado en cuenta su opinión/Fotos: Francisco Andalón López

Enrique Alfaro Ramírez, presidente municipal de Guadalajara debe retirar la escultura “Sincretismo”, del artista Ismael Vargas, porque existen algunos expertos en arte que consideran que no cumple los requisitos para ser considerada como una obra de arte y por la repulsión que existe hacia ésta de una gran cantidad de habitantes de la ciudad, exigió José Francisco Robles Ortega, arzobispo de Guadalajara.

“Eso como que la autoridad debiera de evaluarlo, de evaluar el sentir, la expresión de la ciudadanía, respecto a esa obra y a otras, porque está de por medio no sólo el poner las obras sino el recurso, que sabemos que el recurso es alto y que el recurso se toma precisamente de lo que la gente, la ciudadanía aportamos como impuestos, entonces la autoridad tendría que hacer un análisis, un balance del sentir de la comunidad”.

“Ojalá que prevalezca la serenidad, la paz, que esto no nos confronte, no nos enfrente, no nos divida, porque lo que menos necesitamos en este momento es estar divididos o estar contrapuestos unos con otros, sino que nos urge que estemos en armonía avocados a otros temas más urgentes que tenemos como sociedad”, añadió el prelado.

En entrevista al concluir la misa dominical en la Catedral metropolitana, el prelado aseguró que pese a estar en las inmediaciones del templo El Refugio, sobre el camellón de Federalismo, esquina con Hospital, no se le pidió siquiera su opinión sobre esta obra que ha provocado revuelo por sobreponer las imágenes de la Virgen de Guadalupe y la diosa indígena Tonantzin.

“Nunca me pidieron a mí ni opinión, ni autorización, sin embargo, yo quiero creer, quiero pensar que el artista no hizo esa obra con el afán de faltar el respeto a la santísima Virgen María de Guadalupe, ni faltarnos el respeto a nosotros los católicos, yo creo que no debemos de suponer eso así de entrada, porque muchas personas así lo piensan, que pretendían faltarnos al respeto”.

“¿Qué se pide en un gobernante? Que conozca los sentimientos de su gente (...), pero éste parece que no, él va por su camino, como tráiler (...) como bulldozer, aventando: “‘a ver, háganse a un lado que aquí va Enrique Alfaro’”, manifestó recientemente el arzobispo emérito Juan Sandoval

“¿Qué se pide en un gobernante? Que conozca los sentimientos de su gente (…), pero éste parece que no, él va por su camino, como tráiler (…) como bulldozer, aventando: “‘a ver, háganse a un lado que aquí va Enrique Alfaro’”, manifestó recientemente el arzobispo emérito Juan Sandoval

Aunque Robles Ortega también consideró que lo mejor en esta caso, es tratar de pensar que no hubo alguna intención negativa del artista Ismael Vargas para generar esta escultura como una afrenta hacia los católicos, tal como ha ocurrido en redes sociales, donde la menor de las críticas hacia el alcalde tapatío es llamarlo hereje.

“Estoy convencido de que esa obra no se propone como una nueva devoción o como una nueva advocación a la Santísima Virgen, que tengamos que ir a venerar ahí, no, es una interpretación subjetiva del artista, que como obra de arte a la mejor no está bien lograda y lo digo porque ese ha sido como el sentir de la ciudadanía, como que es una obra de arte que no llena, por así decir los patrones o los requisitos de una verdadera obra de arte”.

Estas críticas a la obra se suman a las que hizo Juan Sandoval Íñiguez, arzobispo emérito de Guadalajara, quien aseguró que esta obra hiere los sentimientos de los católicos, según una entrevista publicada por el periódico Mural.

“¿Qué se pide en un gobernante? que tenga sentido común para que tenga prudencia. Que conozca los sentimientos de su gente (…), pero éste parece que no, él va por su camino, como tráiler (…) como bulldozer, aventando:’’a ver, háganse a un lado que aquí va Enrique Alfaro’”, señala en dicha entrevista.

Alfaro se ríe

Previo a la entrevista con José Francisco Robles Ortega, Página 24 cuestionó a Enrique Alfaro sobre los comentarios emitidos por el arzobispo emérito, quien solamente sonrío para indicar que no tiene comentario alguno.

Sobre lo dicho por el arzobispo emérito, el alcalde Enrique Alfaro se limitó a sonreír y a decir que “todo mundo tiene derecho a opinar en la ciudad”, no obstante recalcó de nuevo que “no habrá marcha atrás” en la ruta del programa de arte público

Sobre lo dicho por el arzobispo emérito, el alcalde Enrique Alfaro se limitó a sonreír y a decir que “todo mundo tiene derecho a opinar en la ciudad”, no obstante recalcó de nuevo que “no habrá marcha atrás” en la ruta del programa de arte público

“Nada, sin comentarios, en esta ciudad todo mundo es libre de opinar”.

Aunque insistió en que no habrá marcha atrás pese a las críticas que ha recibido por parte de un sector importante de la ciudadanía por el costo de las obras y porque no se sometieron a consulta para conocer si tendrían una aceptación ciudadana.

“Seguimos en la ruta que el programa de arte público va para adelante y es un programa que nos llena de orgullo”, sentenció.

 

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *