El Hambre Aumenta de Nuevo en el Mundo, Advierte la FAO

El Papa Francisco expresó su firme apoyo a la agenda de la FAO, enfatizando la necesidad de solidaridad y reconocimiento de los derechos humanos (Foto: Archivo/Xinhua)

El Papa Francisco expresó su firme apoyo a la agenda de la FAO, enfatizando la necesidad de solidaridad y reconocimiento de los derechos humanos (Foto: Archivo/Xinhua)

Julio 3, Ciudad de México (apro). – La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) dio a conocer que la cifra de personas que padecen hambre en el mundo ha aumentado desde 2015, revirtiendo los progresos alcanzados durante años.

En la apertura de la Conferencia bienal de la FAO, su director general, Graziano da Silva, subrayó que casi 60% de las personas que padecen hambre en el mundo viven en países afectados por conflictos y por el cambio climático.

Hoy en día, dijo, la FAO clasifica a 19 países en situación de crisis prolongada, que a menudo también sufren eventos meteorológicos extremos, como sequías e inundaciones, y ha advertido de un alto riesgo de hambruna en el noreste de Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen, con 20 millones de personas gravemente afectadas.

Los medios de subsistencia de estas personas –en su mayoría población rural– han sido interrumpidos y “muchos de ellos no han encontrado otra opción que aumentar las estadísticas de migración de socorro”, destacó.

“Es fundamental contar con un sólido compromiso político para erradicar el hambre, pero no es suficiente”, dijo, y advirtió que “solo se vencerá el hambre si los países traducen sus promesas en acción, especialmente a nivel nacional y local”.

“La paz es, por supuesto, la clave para poner fin a estas crisis, pero no podemos esperar a la paz para actuar”, añadió, recordando que la FAO, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Fondo Internacional para el Desarrollo Agrícola (FIDA) trabajan duro para ayudar a las personas vulnerables.

“Es sumamente importante asegurar que estas personas tengan las condiciones para seguir produciendo sus propios alimentos.

Las personas rurales vulnerables, especialmente los jóvenes y las mujeres, no pueden dejarse atrás”, puntualizó Da Silva ante la Conferencia de la FAO que se realiza del 3 al 8 de julio en Roma, Italia.

A la reunión asisten cerca de mil 100 participantes, entre ellos un jefe de Estado, un primer ministro, 82 ministros y numerosos representantes de organizaciones internacionales, el sector privado y la sociedad civil.

Entre las principales prioridades de la FAO para los próximos dos años figuran la promoción de la agricultura sostenible, la mitigación y la adaptación al cambio climático, la reducción de la pobreza, abordar la escasez de agua, la migración y el apoyo a los medios de vida rurales afectados por los conflictos, así como la labor en curso sobre nutrición, pesca, silvicultura y resistencia antimicrobiana, según un comunicado del organismo.

En su oportunidad, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, señaló que la perspectiva de la peor crisis alimentaria desde la Segunda Guerra Mundial –que afecta al noreste de Nigeria, Somalia, Sudán del Sur y Yemen– significa que “no debemos resignarnos, sino más bien hacer esfuerzos renovados y extraordinarios”.

Al describir el objetivo del Hambre Cero de la ONU como una forma de lograr la paz, la justicia y la igualdad y preservar el planeta para el futuro, Gentiloni apeló a toda Europa para que comparta el esfuerzo italiano para gestionar las llegadas a gran escala de migrantes a su país, para ser “fiel a su propia historia, principios y civilización”.

Pero los esfuerzos de desarrollo deben ir más allá de responder a las emergencias, dijo.

“No podemos salvar a la gente poniéndola en campamentos”, insistió a su vez Graziano da Silva, asegurando que “para salvar vidas, tenemos que salvaguardar sus medios de subsistencia”.

Por su parte, el Papa Francisco expresó su firme apoyo a la agenda de la FAO, enfatizando la necesidad de solidaridad y reconocimiento de los derechos humanos.

“Somos conscientes de que la intención de garantizar a todos su pan cotidiano no es suficiente.  Es imperativo que reconozcamos que todas las personas tienen derecho a la alimentación”, dijo en declaraciones leídas por el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano.

Y anunció que el próximo 17 de octubre visitará personalmente la FAO con motivo del Día Mundial de la Alimentación.

Achim Steiner, que encabezó el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) durante un decenio hasta 2016, y actualmente se desempeña como administrador del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), ofreció la Disertación en memoria de McDougall en honor del economista australiano, gran defensor de la creación de la FAO.

La agricultura puede representar sólo el 4% del PIB mundial, pero su papel real es mucho mayor y abarca “historias extraordinarias” sobre la gente, la tierra y sus culturas, dijo Steiner en una conferencia centrada en el futuro de la economía agrícola tras el Acuerdo de París sobre el cambio climático.

La escasa atención política y presupuestaria a un sector afectado actualmente por altos niveles de desperdicios y la erosión de los recursos naturales, refleja una “estrategia de alto riesgo”, advirtió el responsable del PNUD.

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *