¡Se Enfrentan Policías Municipales y Estatales!

Policías de Guadalajara, Vestidos de Civil y Armados, “Actúan Como Delincuentes”

Elementos de la Fuerza Única desarmaron a los gendarmes vestidos de civiles y los retuvieron, junto al presunto ladrón

Por Jaime Ramírez Castillo

Todo ocurrió cuando policías de Guadalajara vestidos de civil realizaban un operativo para arrestar a un motociclista, al que detuvieron y bañaron en sangre cuando iba en su moto sin placas y sin documentos. Testigos llamaron a emergencias al ver a los hombres armados, por lo que llegaron elementos de la Fuerza Única, quienes amagaron con sus armas a los policías pensando que eran delincuentes, lo que desató la furia de los municipales. Ambos bandos pidieron refuerzos/Fotos: Especial

Todo ocurrió cuando policías de Guadalajara vestidos de civil realizaban un operativo para arrestar a un motociclista, al que detuvieron y bañaron en sangre cuando iba en su moto sin placas y sin documentos. Testigos llamaron a emergencias al ver a los hombres armados, por lo que llegaron elementos de la Fuerza Única, quienes amagaron con sus armas a los policías pensando que eran delincuentes, lo que desató la furia de los municipales. Ambos bandos pidieron refuerzos/Fotos: Especial

Policías de Guadalajara y elementos de la Fuerza Única protagonizaron un zafarrancho en la colonia Oblatos, cuando uniformados tapatíos vestidos de civil realizaban un operativo para detener a un presunto asaltante “conejero”.

Los hechos ocurrieron en las confluencias de las avenidas Circunvalación Oblatos y Plutarco Elías Calles.

Cerca de las 17:00 horas de ayer martes, gendarmes tapatíos vestidos de civil detuvieron a un hombre que viajaba en una motocicleta sin placas y que no tenía documentos para acreditar la legítima propiedad del vehículo motorizado.

Supuestamente, varias personas que pasaban por el lugar al ver a los civiles armados se asustaron y llamaron al 911 para reportar el incidente.

A pocas cuadras del lugar se encontraban varias patrullas de la Fuerza Única, las cuales acudieron hasta dicho cruce en atención al reporte.

Una vez en el lugar de los hechos, los policías estatales amagaron con sus armas a los policías vestidos de civil pensando que eran delincuentes, esta acción desató la furia de los gendarmes municipales, los cuales aparentemente se negaron a mostrar sus identificaciones que los acreditaban como elementos de seguridad.

El supuesto “conejero” detenido, en las confluencias de las avenidas Circunvalación Oblatos y Plutarco Elías Calles

El supuesto “conejero” detenido, en las confluencias de las avenidas Circunvalación Oblatos y Plutarco Elías Calles

Al sentirse amedrentados, los gendarmes tapatíos, vía radio de comunicación, pidieron apoyó a sus compañeros. El llamado de auxilio provocó la movilización de una veintena de patrullas de Guadalajara.

Para cuando el apoyó llegó, los policías de la Fuerza Única ya habían despojado de sus armas de cargo a los cuatro civiles y los habían subido a una patrulla.

Los policías de Guadalajara recibieron la orden de impedir que los estatales se llevaran a sus compañeros a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE) de la Calle 14, lo que generó más tensión entre los guardias del orden, incluso los gendarmes municipales bloquearon las calles con sus unidades.

Al sitio llegó el comisionado de Seguridad Pública, Raúl Alejandro Velázquez Ruiz, para intentar mediar en el conflicto, pero los ánimos estaban muy caldeados, minutos después, el fiscal general del estado, Jesús Eduardo Almaguer Ramírez, también se hizo presente en el lugar.

El encargado de la seguridad en el estado de Jalisco ordenó que los policías y el civil fueran retenidos y puestos a disposición del Ministerio Público (MP).

Para entonces, casi medio centenar de patrullas de la Fuerza Única y de la policía de Guadalajara tenían sitiada la zona del conflicto, incluso, una tienda Oxxo, ubicada a pocos metros de donde se registraba el zafarrancho, cerró sus puertas ante el temor de que se registrara un conflicto de mayor escala.

Al sitio llegó el comisionado de Seguridad Pública, Raúl Alejandro Velázquez Ruiz, para intentar mediar en el conflicto, pero los ánimos estaban muy caldeados, minutos después, el fiscal general Eduardo Almaguer (izquierda) también se hizo presente en el lugar. El comisario de Guadalajara, Salvador Caro Cabrera (derecha), quien por cierto fue el último funcionario de primer nivel de la policía tapatía en llegar al sitio, acusó al comisionado de querer dejar en libertad al sospechoso; finalmente, Almaguer, tras dialogar con Caro, dio la orden de que los cuatro policías y el civil fueran retenidos para ser investigados

Al sitio llegó el comisionado de Seguridad Pública, Raúl Alejandro Velázquez Ruiz, para intentar mediar en el conflicto, pero los ánimos estaban muy caldeados, minutos después, el fiscal general Eduardo Almaguer (izquierda) también se hizo presente en el lugar. El comisario de Guadalajara, Salvador Caro Cabrera (derecha), quien por cierto fue el último funcionario de primer nivel de la policía tapatía en llegar al sitio, acusó al comisionado de querer dejar en libertad al sospechoso; finalmente, Almaguer, tras dialogar con Caro, dio la orden de que los cuatro policías y el civil fueran retenidos para ser investigados

El comisario de Guadalajara, Salvador Caro Cabrera, quien por cierto fue el último funcionario de primer nivel de la policía tapatía en llegar al sitio, acusó al comisionado de Seguridad Pública de querer dejar en libertad al sospechoso.

“La policía estatal decidió acudir para liberar al detenido y así está muy difícil, así está muy difícil, nosotros estamos haciendo nuestro trabajo y otros cuerpos policiales se dedican a defender delincuentes, esto no lo podemos seguir permitiendo, no lo va aceptar la policía y ahora nos quieren voltear el chirrión por el palito”, dijo Caro Cabrera.

El comisario tapatío reconoció que sus policías estaban vestidos de civil y lamentó la intromisión de los estatales: “Lo que sí existe es la intención del propio comisionado y del propio fiscal de meter en problemas a la policía de Guadalajara, de obstaculizar nuestro trabajo y nuestro combate a la delincuencia”.

Finalmente, Eduardo Almaguer, tras dialogar con Salvador Caro, dio la orden de que los cuatro policías y el civil fueran retenidos para ser investigados.

“Estas personas tienen que ser trasladadas al Ministerio Público que tiene el mando y la conducción, y en ese sentido se está procediendo  en este momento. Yo espero que lo que hoy se da no vuelva a suceder, no debe haber éste tipo de confusiones”, indicó el fiscal general.

Lo que dice la ley

El artículo 62 de la Ley del Sistema Estatal de Seguridad Pública establece que el Ejecutivo y Ayuntamientos, a través de reglamentos establecerán lineamientos sobre uniformes, entre otros aspectos.

  • El artículo 77 del Reglamento Interno de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Guadalajara establece que los elementos operativos tienen la obligación de portar debidamente los uniformes, insignias, divisas, identificación oficial y equipo reglamentario correspondiente en TODOS LOS ACTOS Y SITUACIONES DE SERVICIO, a menos que, por razones debidamente justificadas y para los efectos de un operativo especial, sean autorizados por el comisario para no portarlos, bajo su más estricta responsabilidad.
  • El artículo 78 del mismo reglamento señala que “queda estrictamente prohibido utilizar otros uniformes, combinarlos con ropa inadecuada y utilizar insignias o divisas diferentes a las que se les proporcione”.

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *