Por “Crisis” Recortan las Becas de Conacyt

Mientras Diputados y Altos Funcionarios Gozan Sueldazos…

Culparon al Consejo de Ciencia y Tecnología de frenar el desarrollo y la investigación de profesionistas en México; para mantenerse, los alumnos deberán trabajar, algo que dificultaría obtener la “calidad” exigida por el reglamento de becas

Por Elizabeth Ríos Chavarría | Pagina 24 Jalisco

A falta de una comunicación efectiva por parte de Conacyt, cientos de alumnos sopesan la penosa posibilidad de desertar por la falta de recursos que en un inicio les aseguraron no les iban a retirar

A falta de una comunicación efectiva por parte de Conacyt, cientos de alumnos sopesan la penosa posibilidad de desertar por la falta de recursos que en un inicio les aseguraron no les iban a retirar

Guadalajara, Jal.- La crisis financiera desigual que se vive en el país ha pegado en el ámbito de educación, y es que, mientras a nivel federal diputados y demás funcionarios continúan con jugosas percepciones, en el resto de México cientos de estudiantes de posgrados y doctorados han sido afectados por las reducciones que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) hizo en las becas para este año; daños que alcanzaron también a alumnos de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

La becas que otorga Conacyt han sido con la intención de apoyar a los estudiantes que decidan continuar con una especialidad después de la licenciatura, sin embargo, ante los sustanciales recortes presupuestales esto también azotó al Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de la UdeG, cuyos 87 alumnos de cuatro posgrados se quedaron sin las respectivas becas para continuar, situación de la que se acaban de enterar.

Aunque se ha visto cómo en todo el país alumnos de diversos centros universitarios se han inconformado por el recorte en recursos para continuar con programas de investigación, para los estudiantes de las maestrías en Derecho, Desarrollo Local y Territorio, Estudios Filosóficos y Estudios en Lenguas y Culturas Inglesas del CUCSH, el panorama ha cambiado de manera abrupta al haberse enterado hace tan sólo unos días del rechazo de sus solicitudes de beca para continuar con maestrías generacionales cuya oferta de estudio se abre cada dos años.

Por su parte, y al ser entrevistados por Pagina 24 Jalisco, varios alumnos de estos posgrados platicaron la crítica situación a la que se tendrán que enfrentar, pues a falta de una comunicación verdadera y real, cada uno sopesa la penosa posibilidad de desertar por la falta de recursos que en un inicio les aseguraron no les iban a retirar.

“No tenemos ni una semana de habernos enterado, es algo nuevo para nosotros, estamos en contacto con nuestros coordinadores y estamos buscando el contacto con los demás afectados para ejercer acción con las autoridades correspondientes. Aunque sí se está hablando de de plano dejar el posgrado porque el programa ante todo es de claridad y excelencia como lo marca el Conacyt, entonces seguir con ese ritmo de trabajo y seguir rindiendo como lo marca no es posible si uno está trabajando”, explicó Bernardo Rangel, quien cursa la maestría de Estudios Filosóficos en CUCSH.

Para él, como para otros muchos más compañeros la situación a la que se enfrentan es incierta, pues aunque apenas comenzaron a estudiar en enero de este año, el propio director del Conacyt, Enrique Cabrero Mendoza, había asegurado que el financiamiento a las maestrías del Programa Nacional de Posgrados de Calidad (PNPC) y del Sistema Nacional de Investigación (SNI) no se iban a perder; y apenas el viernes pasado alumnos se enteraron –porque fueron a preguntar– en sus respectivas coordinaciones que no se otorgarían becas a ninguna de los cuatro programas ya mencionados.

Situación por la que culpan de manera directa a Conacyt, por frenar el desarrollo y la investigación de profesionistas que solo buscan hacer un bien a la sociedad.

“Yo pienso que (es culpa) directamente del Conacyt; por no tomar en cuenta las diversas peculiaridades de los posgrados, por querer estandarizar y de manera arbitraria y tomando en cuenta únicamente el presupuesto. Por otra parte, lo que está mal es que no hay una política de comunicación clara. Al momento en que nos dicen rechazados, creo que deberían poner también los fundamentos del por qué, y dentro de toda esta mal coordinación de comunicación que tienen, pues tampoco hay una cara que plantee lo que está sucediendo”, lamentó Rangel.

Por ser programas que requieren a sus estudiantes un desempeño excelente, imposibilitándolos a trabajar, el monto para maestrías llega a 10 mil 327 pesos mensuales; sin embargo, y aunque estos apoyos suelen llegar meses después de iniciar con los trabajos de investigación, a estas alturas muchos alumnos de CUCSH se han visto en aprietos, pues ante la negación de la beca podrían trabajar para sacar adelante sus estudios, aspecto que en automático los imposibilitaría el dedicarse al 100 o aguantar el ritmo de trabajo.

Todo por recortes presupuestales que se han dado de manera diferenciada o desigual, pues mientras cientos de alumnos enfrentan la opción de abandonar sus posgrados o doctorados, a nivel federal funcionarios como los que pululan en la Cámara de Diputados que viven a expensas del erario público, han aumentado sus percepciones los últimos años en más de 100 por ciento.

Un panorama a considerarse, pues tal pareciera que las prioridades del gobierno federal son otras, si se tiene en cuenta los recursos recortados a personas que se dedican a crear conocimiento y verdaderos aportes, a diferencia de diputados de la federación –por poner un ejemplo–, quienes en este año gastarán al menos 7 mil 629 millones de pesos por no hacer gran cosa.

Recortes en educación, freno al crecimiento

Otro de los afectados por mencionados recortes de la Maestría en Estudios Filosóficos, es Sebastián Maya quien con la esperanza de crear un cambio en la sociedad mexicana, salió de su natal Medellín, Colombia hace un par de años a fin de crecer profesionalmente.

A varios meses de haber iniciado con mencionado posgrado, y a pesar de que gastó todos sus ahorros para conseguir la visa de estudiante, salir de su país y llegar a México a fin de mejores oportunidades; hoy se encontró con la funesta realidad, lo cual no solo lo pone en peligro de frenar sus investigaciones, sino de perder la visa de estudiante la cual por el momento tiene por un año.

“En mi caso, la verdad la situación es muy difícil. Yo vine a México con la intención de estudiar para hacer lo que no podía hacer en Colombia, que era acceder a un posgrado que me permita tener un mejor nivel de vida (…). Debido a lo que está sucediendo, lo que sigue es tratar de obtener esa beca; no hay más opción, no puedo hacer más. La idea era lograr obtener mi título como maestro y poder hacer algo con ese conocimiento por el pueblo mexicano. Entonces, en ese sentido no queda más opción que luchar hasta que obtengamos la beca”, detalló en entrevista para Pagina 24 Jalisco

Para Sebastián Maya, como para el resto de afectados en estos posgrados, la única opción viable es unir esfuerzos y lograr los recursos financieros, y es que, mientras unos –como él– vienen de fuera, otros más han agotado todos sus ahorros estos meses de estudio, por la promesa de una beca que ahora les han negado sin muchas explicaciones.

Dinero necesario, a fin de continuar con sus respectivas investigaciones, que como la de Sebastián, van en la búsqueda de una mejora en la sociedad mexicana.

“Me interesa mucho lo que ya había hecho en Colombia como profesional, como historiador; yo me he inclinado mucho hacia el trabajo científico, es decir a la práctica. En este momento mi trabajo tiene que ver en cómo se entiende la ciencia y el método o conocimiento científico inclinado a la sociedad, que es precisamente lo que quiero hacer; obtener la tesis en ese campo y aplicarlo en los problemas que le surgen a la mayoría de las personas”.

“Todos mis ahorros los gasté en el viaje que tenía que hacer y para obtener la visa, así como lo presupuestado para vivir un par de meses pues la beca llegaría. Hasta la semana pasada todo mundo me decía que la beca llegaría, y ahora llevo casi una semana tratando de asimilar el golpe para ver qué voy a hacer. Estoy sin mayores opciones, a dos semanas de pagar un depósito del cual no sabré de dónde sacar el dinero, por lo que lo más importante es sumar esfuerzos y hacer que esto trascienda”, agregó.

 

 

 

 

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *