Clío al Desnudo

* La Maestranza Ferroviaria

Por Carlos Alberto Sánchez Villegas

EL FERROCARRIL fue uno de los transportes más importantes en México, gracias a él, la industrialización del país se expandió desde el Porfiriato. Los espacios públicos de las ciudades se fueron adaptando a la construcción de instalaciones ferroviarias, aún en la actualidad es común observar las vías del tren que aún son operables. A lo largo de provincia se construyeron diversas estaciones rurales que dieron servicio a la población desde finales del siglo XIX, la mayor parte de estas desaparecieron y otras están abandonadas.

EN LA DÉCADA de 1880, cuando se estableció la mayor parte de la red de ferrocarril en México, también se instalaron en el país distintos talleres que daban servicio de mantenimiento a las locomotoras y a los vagones. La Ciudad de México, Puebla, San Luis Potosí y Aguascalientes son tan sólo algunos de los estados y ciudades donde los talleres fueron parte del entorno urbano. Durante décadas los talleres brindaron empleo a miles de trabajadores, siendo en muchos de los casos las principales fuentes de empleo para ciudades y estados.

EN EL SECTOR de los ferrocarriles había tres principales columnas en el que el trabajador se desempeñaba. La primera es el mantenimiento de las vías y de los caminos, así como su construcción; la segunda era la parte operativa donde se operaban y manejaban las locomotoras, y la tercera el mantenimiento de las locomotoras y de los vagones; esta última columna se realizaba principalmente en los talleres ferrocarrileros que también eran conocidos como maestranza. (1)

LOS TALLERES eran espacios de suma importancia para la operación ferroviaria, en ellos se llevaban a cabo las reparaciones de toda la maquinaría de los trenes, además los trabajadores tenían la oportunidad de aprender distintos oficios que iban desde la carpintería, la forja, la reparación de distintas maquinarias, etcétera. La maestranza no sólo servía como fuente de trabajo sino también era un espacio donde el obrero se capacitaba y aprendía.

Los talleres del ferrocarril en Aguascalientes

Los talleres del ferrocarril en Aguascalientes

EN AGUASCALIENTES tenemos el mayor ejemplo en los talleres que se establecieron en el año de 1903. Esta maestranza daba mantenimiento a la Compañía del Ferrocarril Central Mexicano y después de la nacionalización de los ferrocarriles en 1907, dio servicio a Ferrocarriles Nacionales de México (FNM). Estos talleres fueron los más grandes e importantes a nivel nacional y no sólo dieron mantenimiento, sino que también fue uno de los primeros donde se construyeron locomotoras, sobre todo después de la Revolución Mexicana. (2)

EN LAS instalaciones de Aguascalientes se encontraban diversos departamentos de trabajo, así como hospital, escuela y casas para los trabajadores extranjeros que llegaban a laborar a la maestranza. En un principio daba trabajo a más de mil 500 obreros por lo que era la mayor fuente de trabajo en Aguascalientes. Por esta misma razón se dio un apego de la población hacía todo lo que tenía que ver con la cultura ferrocarrilera.

DESDE FINALES del siglo XIX se instalaron distintas maestranzas a nivel nacional, pero a pesar de que la mayor parte de la red ferroviaria ya estaba establecida, la producción y la industria del material rodante se importaba de Estados Unidos y el extranjero, por lo que en México hubo cierto atraso en este rubro, a esto se suma el estallido de la Revolución Mexicana en 1910, por lo que la producción de material ferrocarrilero se encuentra con un mayor impulso hasta después de la década de 1920. En la ciudad de México y en Aguascalientes es donde se presentó una mayor producción de locomotoras y vagones, siendo en estas dos ciudades donde se intensificaba la construcción ferroviaria. (3)

LOS TALLERES de ferrocarril fueron elementos importantes hasta finales del siglo XX, cuando se privatizó la industria ferrocarrilera. En estas maestranzas no sólo se daba mantenimiento, sino que también se construían distintos materiales. Además no funcionaban como la industria actual donde el obrero realiza operaciones donde no hay un nivel avanzado de aprendizaje, sino todo lo contrario, en las maestranzas ferrocarrileras había un nivel de capacitación donde los obreros podían aprender distintos oficios que después utilizaban en la vida cotidiana y común, es por eso que el taller ferroviario era identificado con la palabra maestranza, donde el arte de la construcción y el aprendizaje se mezclaban.

ESTIMADO LECTOR, este texto tuvo como objeto identificar los distintos espacios que dieron vida al ferrocarril mexicano, en distintas ciudades del país. En este caso hicimos énfasis a los talleres de ferrocarril a aquella maestranza donde el obrero no sólo laboraba, sino que también aprendía. En la actualidad, algunas de esas instalaciones como en Aguascalientes y Puebla fungen como museos donde se conserva el patrimonio de la cultura ferrocarrilera que se desarrolló en nuestra nación. Cada vez que pasemos por estos espacios no sólo observemos lo que son en la actualidad sino demos un vistazo a todo lo que representaron en el pasado y la gran importancia que tuvieron a la industria del ferrocarril, al sinfín de enseñanzas que dieron a los trabajadores, a la sociedad mexicana.

Notas

1. Juárez Lucas, Patricio, “Trabajo y trabajadores” en Mirada Ferroviaria, México, 2012, p. 15.
2. Sánchez Villegas, Carlos Alberto, La llegada del ferrocarril a Aguascalientes y San Luis Potosí 1880-1908. Historia comparada. (2016) Tesis de licenciatura, Universidad Autónoma de Aguascalientes, p. 48.
3. Guajardo Soto, Guillermo, en Mirada Ferroviaria, México, Número 1, 2009, p. 3.

* Historiador, columnista, fotógrafo y amante del café.

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *