Represión a Manifestaciones en Jalisco

Acostumbrados a Usar gases y Antimotines Contra Manifestantes

Comerciantes ambulantes y establecidos se encuentran entre las víctimas de la mano represiva de ambos gobernantes, quienes pretextan la paz pública para lanzar policías estatales contra quienes alzan la voz; el caso más reciente fue el del lunes, cuando uniformados lanzaron toletazos hiriendo a manifestantes, utilizaron gases lacrimógenos y a varios de ellos los metieron a la cárcel

Por Francisco Andalón López | Pagina 24 Jalisco

Poco después de la seis de la tarde, por órdenes del gobernador Aristóteles Sandoval, policías del estado armados con escudos y equipo antimotines agredieron a los manifestantes con gas lacrimógeno para esparcir al grupo de personas que supuestamente atacó primero a los uniformados/Foto: Cuartoscuro

Poco después de la seis de la tarde, por órdenes del gobernador Aristóteles Sandoval, policías del estado armados con escudos y equipo antimotines agredieron a los manifestantes con gas lacrimógeno para esparcir al grupo de personas que supuestamente atacó primero a los uniformados/Foto: Cuartoscuro

Guadalajara, Jal.- El uso de la fuerza pública se ha convertido en la respuesta de autoridades estatales y municipales para reprimir manifestaciones ante su incapacidad de resolver los problemas que aquejan a los ciudadanos, tal como ocurrió la tarde del lunes 2 de enero en el cruce de Calzada Independencia y avenida Juárez, para dar “por terminada” la manifestación pacífica que se llevaba a cabo en contra del gasolinazo.

Poco después de la seis de la tarde, policías del estado armados con escudos y equipo antimotines recibieron la orden de Eduardo Almaguer Ramírez, fiscal general de Jalisco, de agredir a los manifestantes con gas lacrimógeno para esparcir a las aproximadamente 20 personas, según el funcionario estatal, que aún se mantenían en la manifestación, aunque por videos que fueron subidos por ciudadanos a redes sociales se puede apreciar una cantidad mayor.

Para repeler la acción policial, algunas personas les aventaron cosas, lo que dejó como saldo tres uniformados heridos, según el fiscal, sin que diera a conocer más detalles sobre esta acción y qué tipo de heridas presentaron, además de contar con cinco detenidos como saldo inicial.

Ante estos hechos, uno de los que alzaron la voz fue Enrique Alfaro Ramírez, presidente municipal de Guadalajara, quien aclaró que la policía tapatía no participó en esta represión, condenó las acciones que mandó llevar a cabo Eduardo Almaguer y le reclamó a Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, gobernador del estado, el haber permitido estas acciones.

De entre los episodios protagonizados por la policía de Enrique Alfaro, el más reciente ocurrió el pasado 22 de noviembre de 2016, cuando comerciantes de la Feria Permanente del Calzado fueron desalojados con lujo de violencia, deteniendo a cinco de ellos que defendían su patrimonio/Foto: Archivo Página 24

De entre los episodios protagonizados por la policía de Enrique Alfaro, el más reciente ocurrió el pasado 22 de noviembre de 2016, cuando comerciantes de la Feria Permanente del Calzado fueron desalojados con lujo de violencia, deteniendo a cinco de ellos que defendían su patrimonio/Foto: Archivo Página 24

“Desde aquí le digo al gobernador Aristóteles Sandoval que NO es correcto usar a los policías antimotines para reprimir a los ciudadanos. El gobernador debe entender que la gente está encabronada con justa razón”, aseveró en un mensaje publicado en su cuenta de Facebook.

Según Eduardo Almaguer, la intervención de la policía del estado fue porque la policía de Guadalajara no intervino a tiempo en una manifestación que estaba a punto de salirse de control, según dijo un par de horas más tarde en una entrevista telefónica que ofreció a Televisa, pese a que minutos antes apenas había dicho que quedaban unos 20 encapuchados manifestándose.

Pero esta no es la primera vez que se hace uso de los policías para reprimir manifestaciones y ha habido ocasiones que hasta juntos lo han hecho, la policía del estado y la de Guadalajara, comandados por mandos estatales.

25 de noviembre de 2015

Después de casi dos meses de haber iniciado su mandato, Enrique Alfaro mandó el retiro de comerciantes ambulantes de la zona de Obregón; para el 25 de noviembre de 2015, los manifestantes llevaron a cabo el cierre de Calzada Independencia y avenida Juárez, el mismo punto de la manifestación del lunes, y la respuesta fue la misma.

El 25 de noviembre de 2015 los comerciantes ambulantes desalojados de la zona de Obregón bloquearon la Calzada Independencia y avenida Juárez, el mismo punto de la manifestación del lunes; en respuesta, policías estatales y de Guadalajara arrojaron gases lacrimógenos a los ambulantes, que lo único que exigían era que los dejaran trabajar

El 25 de noviembre de 2015 los comerciantes ambulantes desalojados de la zona de Obregón bloquearon la Calzada Independencia y avenida Juárez, el mismo punto de la manifestación del lunes; en respuesta, policías estatales y de Guadalajara arrojaron gases lacrimógenos a los ambulantes, que lo único que exigían era que los dejaran trabajar

Policías del estado y de Guadalajara aventaron gases lacrimógenos a los ambulantes, que lo único que exigían era que los dejaran trabajar y buscaban una reunión con el alcalde tapatío, que se negó desde un primer momento a recibirlos, por lo que no les quedó de otra que retirarse ante la represión que llevaron a cabo los policías, con la aprobación del alcalde tapatío.

Alfaro y sus métodos contra comerciantes

El 3 de diciembre de 2015, comerciantes ambulantes se manifestaban de manera pacífica afuera del ayuntamiento tapatío exigiendo que no los trataran como delincuentes, casi rogando que los dejaran trabajar en las calles para no andar delinquiendo, pero como otras ocasiones, la respuesta de Alfaro Ramírez fue la misma: no hacerles caso.

El 3 de diciembre de 2015, comerciantes ambulantes se manifestaban de manera pacífica afuera del ayuntamiento tapatío exigiendo que no los trataran como delincuentes, pero la respuesta de Alfaro Ramírez fue la misma: no hacerles caso y mandarles policías

El 3 de diciembre de 2015, comerciantes ambulantes se manifestaban de manera pacífica afuera del ayuntamiento tapatío exigiendo que no los trataran como delincuentes, pero la respuesta de Alfaro Ramírez fue la misma: no hacerles caso y mandarles policías

Los manifestantes subieron el tono de las consignas por la desesperación de querer obtener dinero para la manutención de sus familias y mientras esto ocurría, supuestamente un policía agredió a un menor de edad que se encontraba presente, lo que desató la ira de los presentes, avocándose hacia los policías, quienes los repelieron con gas lacrimógeno y hasta detuvieron a varias personas, que fueron llevadas al sótano de la presidencia, en donde se encontraba Salvador Caro Cabrera, comisario de Guadalajara, dando las órdenes a sus subalternos.

Este funcionario municipal utilizó el mismo mensaje que Eduardo Almaguer en esta última trifulca: los manifestantes comenzaron, agredieron a los policías, con saldo de varios heridos, sin que se detallara el número y por ello tuvieron que usar la fuerza pública y el gas lacrimógeno para dispersarlos.

El más reciente “desencuentro” entre Alfaro y manifestantes ocurrió el pasado 22 de noviembre, cuando fueron desalojados con lujo de violencia los comerciantes de la Feria Permanente del Calzado, deteniendo a cinco de ellos, tan sólo por defender su patrimonio, pero fueron repelidos por órdenes del alcalde tapatío.

En aquella ocasión, el indignado por este asunto fue ni más ni menos que el propio Aristóteles Sandoval, quien lamentó el uso de la policía para tratar a los comerciantes como delincuentes, en vez de antes, haber llegado a un acuerdo para que fueran reubicados.

“A mí me parece que en este caso los comerciantes no son los enemigos, los comerciantes son las víctimas de un proceso económico que nos concierne a todos. Ellos están buscando oportunidades y además se han generado derechos a través de la costumbre, de la tradición que se da en Guadalajara”.

“Sí debe de haber una regulación donde en el marco del entendimiento y del diálogo podamos ser tolerantes y no llevemos a nuestros policías a este tipo de hechos que dañan, que afectan, que violentan física, moral y económicamente, por supuesto, de acuerdo a las repercusiones que traerá parte como se vio desde el pasado 16 de septiembre”, fustigó el pasado 23 de noviembre.

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *