Los Asuntos de Cultura en Tiempos de Cambio

Por Judith Amador

Diciembre 26, Ciudad de México (apro).- Para Patricia Chavero, docente e investigadora del Centro de Investigación Teatral “Rodolfo Usigli” (CITRU), del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), el Gobierno de la Ciudad de México es estratégico para el desarrollo de todo el país, pues aquí se concentra el poder político federal, el sistema financiero, las principales instituciones de educación superior y buena parte de la infraestructura cultural.

Así lo señala en su más reciente libro “Los asuntos de cultura en tiempos de cambio.  Política de producción en la Ciudad de México (1997-2012)”, donde analiza y evalúa la acción cultural de la capital a partir de la llegada por voto ciudadano de Cuauhtémoc Cárdenas a la jefatura de Gobierno.

Se basa fundamentalmente en los programas en torno de las artes escénicas y la producción teatral, y la posibilidad de generar condiciones para su desarrollo.

El volumen de 244 páginas, publicado por editorial Aluzar, es pertinente en estos momentos en que la Secretaría de Cultura del Gobierno Federal cumple un año de existencia, y tras la muerte de su primer titular, Rafael Tovar y de Teresa, están quizá por definirse nuevas líneas de acción, o bien se afianzará el modelo impuesto por el desaparecido funcionario.

También está en puerta una nueva posibilidad de elaborar y aprobar una ley de cultura, según han propuesto los diputados, que incluso ya conformaron un consejo redactor integrado por varias personalidades del ámbito cultural, como reportó Niza Rivera para la agencia Apro el pasado miércoles 14.

Autor del prólogo, el sociólogo y maestro en artes teatrales Tomás Ejea Mendoza, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana-Xochimilco, destaca en las primeras páginas: “No cabe duda de que existen momentos decisivos en la historia social y política de las naciones en que se definen rumbos y caminos perdurables no sólo para el momento mismo, sino para el mediano y el largo plazo.

Considero que esto está sucediendo en los últimos meses en materia de política cultural en nuestro país.

” Y aunque señala que el libro se refiere en concreto a la reconstrucción del proceso de institucionalización de la política cultural en la Ciudad de México, “definitivamente sí aporta pistas de gran utilidad que enriquece la comprensión de los hechos”, que abarcan un espectro más amplio como el de la cultura en el ámbito nacional.

Como ejemplo menciona la importancia de los actores sociales en la esfera cultural, la participación ciudadana en la definición de las líneas de acción de la política cultural y, como observadora y garante de su cumplimiento, para que contribuya con ello a resolver las diferencias en el consumo cultural y otras desigualdades.

Chavero dice también en la introducción: “Aun lo focalizado del tema y en un país caracterizado por la necesidad de resolver urgentes cuestiones sociales, consideramos que el observar el desarrollo del campo cultural nos da elementos que nos permiten trasladar la compleja dinámica que éste encierra al ámbito general.”

El libro, resultado de una investigación con la que Chavero obtuvo la maestría en sociología por la Universidad Iberoamericana, se divide en cinco capítulos:

I. El estudio de la cultura y el arte en México desde la perspectiva de las ciencias sociales;

II. Cultura y teoría social;

III. Proceso de institucionalización de la política cultural en la Ciudad de México;

IV. Los asuntos de la cultura en tiempos de cambio; y

V. La cultura puesta en acción.

La investigación, se destaca, muestra que aún está pendiente legislar sobre políticas públicas en cultura, y que falta encontrar un modelo adecuado que conlleve el incremento y manejo del presupuesto en la capital y los estados.

Más aún: “Apunta el poco o nulo interés de cada administración de gobierno en temas de cultura, en donde se ignora su trascendencia para la gobernabilidad.

(Aunque) en el papel se reconoce a la cultura como un motor de convivencia pública, habilitador para la prevención de violencia y sensibilizador educativo para temas de recuperación de conciencia sobre el medio ambiente y la sustentabilidad”.

Pero, en suma, hay mucho todavía por hacer.

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *