La Columna del Diablito

Carlos Lozano de la Torre ...“a mí no me van a chantajear”... | Arturo Solano López ...seria acusación... | Sergio Augusto López Ramírez ...como chivo en cristalería...

Carlos Lozano de la Torre …“a mí no me van a chantajear”… | Arturo Solano López …seria acusación… | Sergio Augusto López Ramírez …como chivo en cristalería…

2001–2016

15 Años de Impunidad

Ni Perdón ni Olvido

* UNA, DOS Y… ¡TRES! ¡COMENZAMOS!
Y QUE “EL PATRÓN” …

¡Dobla las manos!

En mi anterior entrega dije que “los concesionarios del transporte urbano de la capital del estado fumaron su churrito de mota y, ya envalentonados, se enfrentaron al gobierno del ‘Progreso Para Todos’, porque desde que Carlos Lozano de la Torre ‘El Patrón’ llegó al poder no les ha autorizado aumentar un clavo a las tarifas del pinchurriento servicio que dan a la raza con sus destartalados y malolientes camiones”.

Los dueños de los mencionados armatostes, pretextando estaban en “quiebra técnica”, sacaron del servicio un buti de sus tartanas y amenazaron con hacer un paro total si “El Patrón” no les autorizaba cobrar $9.00 por cráneo, pues él les ofreció solamente un peso de aumento, “y digan que les fue bien”: pero los concesionarios se montaron en su macho y lo obligaron a conseguir camiones para suplir los que sacaron de servicio.

Entonces “El Patrón” montó en cólera y respondió así a los dueños de los ataúdes ambulantes, que hasta entonces cobraban $6.00 por piocha:

“A mí no me van a chantajear, quieren aprovechar la terminación de mi gobierno (30 de noviembre) haciendo esa presión, con muy poco margen que hay ya de poder hacer algo. Son (eran) 15 días que nos quedan de gobierno”, pero que bajo ninguna circunstancia lo iba a permitir porque “las reglas las pone el estado, no las ponen los concesionarios”, tronó.

Y remató:

“¡A mí no me ven la cara, yo soy la autoridad y si no dan servicio les quito la concesión!”.

“¡Clap, clap, clap, clap, clap, clap, clap, clap, clap, clap, clap..!”, se escucharon los aplausos de la raza, toda (hasta la empresarial, como Coparmex).

“El Patrón”, con esas arengas se ganó, por vez primera en su gobierno, la admiración y el apoyo del respetable.

El triunfo de “El Patrón”, sobre los nefastos y millonarios concesionarios del transporte urbano, estaba cantado y las porras al “góber gringo” comenzaban a brotar por doquier:

“¡Les guste o no les guste, les cuadre o no les cuadre, ‘El Patrón’ es su padre. Y si no, chinguen a su madre!”, parodiaban a la brava porra del Glorioso Atlante.

Y sí, “El Patrón” era el tema del día: “¡Esos son güevos!”, celebraban,  pues se había puesto “en el lugar de la gente de bien, de la raza trabajadora, no de los rateros hijos de puta”:

“¡Ese es mi Carlangas Ñangas!”, gritaba la raza jubilosa.

EL LUNES NEGRO…

Pero la decepción y la condena de la raza llegó el pasado lunes 21, cuando medios de comunicación publicaron que, oficialmente, el gobernador Carlos Lozano había autorizado a los camiones urbanos, combis y taxis un aumento de $1.50 por piocha a la tarifa, a partir de ese día.

Y la sufrida y siempre pagana raza de bronce, convirtió los elogios en insultos: “es ojéis y cuyeyo, nos mintió, nos engañó, él nunca ha estado con los pobres, siempre con los rateros”.

Gacha fue la desilusión, pues la esperanza –dijeron– no viaja en los camiones, combis y taxis del proletariado, tal vez lo haga en Uber.

CRÓNICA…

Al estilo taurino: “El Patrón” había recibido a un auténtico miura a porta gayola y lo hizo bien, luego vinieron las banderillas y al grito de “¡dejadme solo!”, las partió en dos y las encajó en todo lo alto, toreó de maravilla, el público exigió la “Pelea de Gallos” y la banda municipal, inspiradísima como en pocas, muy pocas ocasiones, la tocó maravillosamente: hasta la piel se puso chinita.

Era su sexto y último toro, la raza se desgañitaba y gritaba: “¡Torero, torero, torero..!

Y llegó la hora de la verdad:

“El Patrón” recibe el estoque, va donde el toro, le da dos, tres capotazos y se perfila a matar… ¡falla!, vuelve a fallar, otra, y otra vez… y el miura es regresado vivo a los corrales… el público, desilusionado, vuelve a gritar pero ahora en su contra y le llovieron cojinazos y denuestos.

Ya ni tiempo hubo para un toro de regalo, los reflectores lo dejaron de iluminar y se anunció  la próxima corrida: 6 toros 6, la corrida de toros que Aguas-calientes está esperando: Martín Orozco Sandoval “El Jalisquillo”, se encierra con seis miuras. Los boletos están agotados…

COLOFÓN…

¿Qué fue lo que le hizo a “El Patrón” no sostenerse en lo prometido: un peso de aumento solamente?

¿Por qué reculó y autorizó $1.50, no sólo a los vetustos camiones sino a combis y taxis?

¿Dónde quedaron aquellas advertencias de: “¡A mí no me van a chantajear bajo ninguna circunstancia!.. “¡A mí no me ven la cara!.. “¡Yo soy la autoridad..! “¡Si no dan servicio les quito la concesión!”?

¿No hubo quién le confirmara a “El Patrón” que el peso que ofreció de aumento era más que suficiente para un grupo de voraces concesionarios que de todo lo que les entra (no es albur), ni siquiera una mínima parte utilizan para darle mantenimiento a sus ataúdes rodantes?

¿No hubo quién le dijera a “El Patrón”, que en Zacatecas los camiones cobran $6.50 y aún así es un buen negocio para los concesionarios?

¿No hubo quién le dijera que en Guadalajara hay camiones que cobran $6.00 y aún así es negocio?

¿No hubo quién le dijera que los trolebuses cobran $7.00, y aún así es negocio?

¿No hubo quien le dijera que hay camiones limpios, con cámaras de vigilancia que cobran $7.00 pesos y aún así son negocio?

Aunque también hay camiones llamados “Tour” que cuentan con aire acondicionado, televisión, mullidos asientos forrados con tela, ningún usuario va de pie y son auténticos autobuses de lujo que cobran $12.00, más cómodos y seguros que un taxi.

Ni hablar: su último toro, un miura que estaba destinado a cortarle orejas, rabos y hasta la pata –reitero– se le fue vivo a los corrales, “El Patrón” falló una y otra vez con el estoque y la rechifla fue generalizada.

Mientras tecleo, escucho a “El Piporro” cantar: “¡¿Pa’qué te devolvías criatura, si ya habías ganado?!”.

Pero, pues así fue.

SALDRÁN CHISPAS…

Es vox pópuli que el titular del Instituto Estatal de Educación (IEA), Francisco Javier Chávez Rangel “El Chato”, le metió con ganas la uña al cajón de los dineros del IEA y, cuando el río suena, es porque agua lleva.

Sin embargo “El Chato” se presume inocente y que lo único que riega son las flores.

Por eso, ayer miércoles en la estación de radio XEBI,  amenazó con demandar a todos sus detractores que también han afirmado que se quedó con muchos de los millones de pesos que defraudó la Universidad de Campeche al IEA en el caso aquel de las computadoras: lana “derrochada, en parte, en su campaña electoral de 2013, cuando perdió la alcaldía de la capital del estado y hasta el modo de andar ante el panista Juan Antonio Martín del Campo”.

Dicen que esa vez que “El Chato” chupó Faros estaba tan encabronado que hasta se le enroscaba la nariz.

Peras o manzanas, miles de orozquistas ansían que llegue el 1 de diciembre para comenzar a ver la película: “El Chato” vs “Los Cazadores de Narices”; saldrán chispas, júrelo usted, porque tales “Cazadores” quieren verlo tras las rejas.

Y LLEGÓ SERGIO AUGUSTO…

López Ramírez al Congreso del Estado, a “lerles” (Aurelio Nuño dixit) la cartilla a sus correligionarios, presumiendo ser el diputado más honesto y cabrón que ha existido en esta la tierra de la gente buena.

Por principio de cuentas, López Ramírez se lanzó en contra de sus compañeros del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), los exdiputados Gilberto Gutiérrez Gutiérrez y Anayeli Muñoz Moreno, a quienes tildó de ser más priístas que Felipe González González en su tiempo de vendedor de despensas al gobierno del estado.

Se lanzó también contra todos los priístas a quienes acusó de corruptos, pero además en contra del “malagradecido” Jorge Durán Romo (quien se había “atrevido” a defender a Anayeli y Gilberto), acusando de que Jorge Durán padre, “un deshonesto ferretero”, robó más de 300 millones de pesos con el programa de calentadores solares, “negocio –dijo– en el que inicialmente participó el macho golpeador de mujeres, Carlos Penna Charolet “El Pingüino”.

Cierto o falso, pero “Zergio Aujusto” se ha estado acercando mucho al callejón de los chingazos, pues en seguida acusó de rata a Arturo Solano López, titular del Órgano Superior de Fiscalización de Gobierno del Estado: veremos si resiste las reacciones de sus víctimas.

“No ze escrebir, pero si le hecho munchas ganas”, dijo el flamante diputado local verde, al tiempo que, con su mano derecha, sacude el polvo de su “mayativo” traje.

Y CON ESTA ME DESPIDO…

El pastelote azul…

Llegó el cambio de gobierno y sus nuevos usufructuarios hacen lo que siempre han criticado a los otros partidos: meter, a la de a güevo, a sus familiares en el carro triunfador, en los mejores lugares y con los mejores sueldos, prerrogativas y prebendas.

Así, la esposa del senador Fernando Herrera Ávila, coordinador de los senadores panistas, impondrá en la actual legislatura a su esposa María de Lourdes Medellín Estebanez como “Contralora Interna del Congreso”.

“Así será –dicen los diputados panaderos del Comité de Administración– y al que no le guste pues que chingue a su madre”.

* (Columna publicada inicialmente en el semanario hermano TRIBUNA LIBRE el pasado jueves 24).

 

 

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *