Aquí Calvillo

Por Alfonso Morales Castorena

Como cada domingo acontece, los contenedores de la basura instalados en la Ruta del Artista del llamado Pueblo Mágico, lucían rebosantes de todo tipo de desperdicios e inmundicias

Como cada domingo acontece, los contenedores de la basura instalados en la Ruta del Artista del llamado Pueblo Mágico, lucían rebosantes de todo tipo de desperdicios e inmundicias

A TRES DÍAS de que inicie la tradicional Feria de la Guayaba, el ambiente que se vivía ayer en la comunidad desde hora temprana era ya de incipiente fiesta popular y en el templo parroquial del Señor del Salitre, el sacerdote oficiante de la misa dominical llamaba a los feligreses a la cordura y a celebrar “como Dios manda” una edición más de la verbena, a “medirse y a no caer en excesos”.

 EN LA EXPLANADA de la plaza principal, trabajadores de una empresa local de luz y sonido, se daban a la tarea de instalar el equipo necesario para la magna celebración de la elección de la joven que en calidad de reina presidirá la verbena decembrina, desde el jueves primero de diciembre y hasta la noche del lunes 12 del mismo mes, al cierre de la misa con las tradicionales “mañanitas a la Virgen de Guadalupe y su consabida misa de gallo”.

 EL JOLGORIO de los comerciantes establecidos en el Centro Histórico no era compartido por los residentes en la misma zona del primer cuadro de la comunidad, tanto de quienes viven en las calles de Hermenegildo Galeana, 5 de Mayo, Independencia, Ignacio Zaragoza, Jesús Gómez Portugal, Ignacio López Rayón, Cristóbal Colón, como de los vecinos del andador peatonal de la calle Centenario.

 LOS VECINOS nos aseguraron que como cada año sucede y desde mucho antes que el borrachín panista Francisco Javier Luévano Núñez asumiera el cargo como presidente municipal, del que se retiró apenas el sábado pasado, el prostíbulo Punto y Coma va a ser un dolor de cabeza permanente para ellos “porque va a permanecer abierto y ofreciendo drogas, alcohol y prostitución casi las 24 horas del día”.

ASEGURARON QUE también, como cada año acontece, han recurrido ante las instancias respectivas para exigir que se llame a cuentas a la usufructuaria de esa emborrachaduría, pero que también y como de costumbre “las autoridades les han dado atole con el dedo”.

 HASTA A los regidores en pleno se les ha solicitado su intervención para que se solucione este grave problema social “que enfrentamos desde hace cinco o seis años”, continuaron diciendo, “y ni ellos han querido o podido hacer algo por nosotros”.

 INCLUSO “SE les ha entregado uno o dos escritos firmados por quienes vivimos en el andador peatonal, para que nos auxiliaran en el caso, pero ahora nos dicen que no sabían nada del asunto”, que “les enteremos por escrito otra vez y que entonces van a considerar su intervención, antes de que concluya su gestión en la Presidencia Municipal”.

 TAMAÑA DESFACHATEZ no se podía esperar de los regidores, aseguraron las amas de casa Otilia Pérez y Lucita Torres, dos residentes de esa área que han sido mayormente perjudicadas con la explotación del prostíbulo, dado que la usufructuaria de la licencia reglamentada, Edith Cristina de Lara Martínez, “no tiene respeto para nadie, mucho menos para quienes vivimos aquí desde antes de que ella llegara con ese negocio de mala muerte”.

 Y LA SOLUCIÓN a nuestro problema es de lo más sencilla, señalaron los irritados vecinos, todo está en que el ignorante titular de Control Reglamentario y Regulación Sanitaria, Juan Roberto Delgado González, conozca su responsabilidad y aplique el Código Municipal en la medida exacta, si la mujer explota una licencia como “restaurante-bar”, pues que así la trabaje, pero si la usa para explotar la zona roja en la que ha convertido esa emborrachaduría, al amparo de ese documento, “pues que se le obligue a tramitar el cambio de giro y si se niega, entonces que se le clausure”.

 ESPERAN QUE el presidente municipal suplente, Mario Alberto Morales Contreras, se empape de sus nuevas responsabilidades para enterarlo del problema que tienen muy cerca de sus domicilios, para solicitarle su intervención y les solucione el caso a la mayor brevedad posible, a menos que él también diga que “los empleados de Edith Cristina de Lara Martínez y ella misma padecen de sordera y que por eso le suben el volumen a la música que escuchan”, como lo señaló en su momento el jefe de Reglamentos Municipales, con lo que justificaba el “tremendo escándalo y el ruidazo que se registraba en el prostíbulo día con día”. Esperemos que no sea ese el caso, terminaron diciendo.

http://pagina24calvillo.com.mx

Publicado en: Página 24

Comparta Esta Información en:

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *